El crédito nuevo a pymes aumenta un 7,7% interanual y supone ya un 54,3% del dinero que se presta

El crédito nuevo a pymes aumenta un 7,7% interanual y supone ya un 54,3% del dinero que se presta

Los préstamos a familias, empresas y autónomos en Euskadi acumulan cuatro trimestres de repuntes consecutivos, según Confebask

JULIO DÍAZ DE ALDASAN SEBASTIÁN.

Hay liquidez a raudales en el sistema y la recuperación económica tira del crédito con una fortaleza evidente. Esa es una de las conclusiones del análisis del último informe sobre financiación empresarial que la patronal vasca (Confebask) hizo público ayer. La organización presidida por Roberto Larrañaga desgranó los detalles de los grandes números en España y ofreció algún detalle de lo ocurrido en Euskadi, donde las familias, las compañías y los autónomos incrementan su recurso a la financiación, aunque el stock de préstamos vivos es aún muy modesto si se compara con el que había antes de la crisis.

El documento pone en valor -prueba evidente de que la recuperación toma velocidad- el que el nuevo crédito que da a las empresas en el conjunto de España, que cayó en 2016, ha vuelto a crecer en este 2017. El conjunto de esos préstamos se ha disparado entre enero y septiembre un 4,4%, hasta los 336.787 millones de euros, según los datos de la patronal vasca, que se apoya en la estadística del Banco de España.

2,2%
de interés
es lo que se cobró de media a las pymes españolas en el mes de septiembre cuando fueron a pedir dinero a los bancos
Ese coste es 3,12 puntos inferior al que soportaron en lo más duro de la crisis y muy similar al 2,19 que abonan de media sus competidores de la zona euro.

Pues bien, frente a ese avance promedio, lo que realmente crece con vigor son los préstamos nuevos a las pequeñas y medianas empresas; un apartado que en los nueve primeros meses se ha disparado un 7,7%, hasta llegar a los 183.034 millones. Esta cantidad supone (y esto es también relevante para las pymes) el 54,3% de todo el crédito bancario a empresas surgido este año.

Así las cosas, las grandes compañías 'solo' han firmado préstamos por valor de 153.877 millones, el 45,7% del nuevo crédito. Este segmento (del que en Euskadi hay alguna representación pero que no supone de ningún modo el grueso del corpus empresarial vasco) ha preferido acudir a otras fuentes de financiación, lo que ha hecho que esos préstamos firmados entre los meses de enero y septiembre por las grandes compañías apenas hayan registrado un aumento del 0,8% respecto al mismo periodo del ejercicio 2016.

«El estancamiento del nuevo crédito bancario a grandes empresas en España (el mercado acostumbra a comportarse de igual manera en el País Vasco) se debe a la creciente relevancia de otros canales de financiación, como pueda ser la deuda corporativa», señala Confebask en su documento.

La patronal vasca explica que esa financiación que no sale de los bancos o las cooperativas de crédito ha crecido un 41% en los nueve primeros meses hasta rozar los 25.000 millones de euros. Dentro de las distintas modalidades, las que predominan son las ampliaciones de capital y las emisiones de renta fija.

En cuanto al precio, las pymes están financiándose a un 2,24% en operaciones a un año, un porcentaje similar al que pagan sus competidores en Europa. No sucede lo mismo a las grandes firmas, que aunque a un menor coste (1,68% en promedio) sí que pagan cierto peaje frente al 1,21% de media en la zona euro.

Con datos referidos solo a Euskadi, Confebask resaltó que el 'stock' de crédito al sector privado (empresas, autonomos y familias) repuntó un 1,3% entre junio y septiembre, con lo que acumula ya cuatro trimestres de crecimiento consecutivos. «El volumen del crédito total (no solo el nuevo) es ya similar al que había en 2006», asegura la patronal. En cuanto al 'stock' de crédito al sector público, y ante el golpe sufrido por la economía real, las instituciones han elevado su endeudamiento en algo más de 7.000 millones en la crisis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos