Diario Vasco

«El encaje de una Euskadi independiente en un mundo globalizado es muy difícil»

González Laya considera que España ejerce un papel más modesto del que le correspondería en el escenario internacional por su peso económico y demográfico. Respecto a Euskadi, estima que tendría un encaje muy difícil como Estado independiente.

¿Qué papel ejerce España en el escenario global?

Bastante más modesto del que podría ejercer. Portugal, que es nuestro vecino y vivimos en un contexto bastante similar, ha tenido un presidente de la UE y ahora un secretario general de la ONU. España, con 40 millones de habitantes frente a 10 de Portugal, tiene una presencia claramente inferior. España, por su tamaño, historia, capacidad económica y calidad de su gente debería ejercer un papel más relevante. En España vivimos una especie de ensimismamiento nacional, al que se añade un ensimismamiento regional, preguntándonos constantemente quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos. Entre tanto, se nos olvida que debemos contribuir a conformar el mundo.

¿La corrupción no es un lastre a la hora de aspirar a un mayor protagonismo?

Pesa muy fuerte de puertas adentro. La corrupción lleva a muchos ciudadanos a una desafección política total. La corrupción en España es un problema de país. Si los ciudadanos no la aceptaran, no existiría o sería muy pequeña. El grado de tolerancia es muy alto y la consecuencia es una pérdida de recursos que afecta más al pobre que al rico. La solución no es mandar a la cárcel a un par de personajillos. El problema es más profundo.

¿Y el papel de Euskadi?

Estamos en un mundo en el que no importa tanto la situación geográfica y el tamaño como la capacidad para ajustarte a las transformaciones. Euskadi tiene enormes posibilidades si sabe aunar internacionalización, innovación e inclusión.

Las instituciones vascas sitúan a Euskadi en los puestos de cabeza de la UE en I+D. ¿Pecan de autocomplacencia?

En los rankings internacionales de transparencia Euskadi aparece en buen lugar.

Le pregunto por la I+D.

Si la comparación es con otras comunidades, estamos probablemente a la cabeza. Si miramos al resto de Europa, estaríamos en la parte media, en la buena dirección.

¿Euskadi o Cataluña independientes tendrían encaje en el mundo global?

Me gusta la reflexión que realizó el lehendakari Urkullu hace poco. La independencia tiene muy difícil encaje en un mundo globalizado donde la clave es la interdependencia. Construir un país, con una bandera, un ejército y una moneda propia ... Esto en Europa es un poco ilusorio porque parte de todo eso ha sido transferido. Se tiende a una soberanía compartida que se llama Europa. La clave es cómo gestionar la interdependencia, y esto tiene que ver poco con las banderas y mucho con el individuo, su formación, la innovación y la tecnología.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate