EibarLAB’s diseña artefactos para la reutilización de edificios en desuso

EibarLAB’s diseña artefactos para la reutilización de edificios en desuso

Se organizará un segundo taller para crear mobiliario, módulos habitables o alarmas con tecnologías digitales

ALBERTO ECHALUCEeibar

La iniciativa EibarLABs, proyecta una segunda fase de actividades con la organización de talleres destinados al diseño y a la elaboración de prototipos y artefactos que faciliten la reutilización de edificios industriales en desuso, como por ejemplo, mobiliario, un módulo habitable, un sistema de alarma, o una aplicación para la organización interna del espacio.

EibarLABs es una iniciativa que lleva a cabo diferentes talleres relacionados con las nuevas tecnologías, hasta el mes de abril, con el fin de promover la transmisión generacional de conocimientos de una forma lúdica, dinámica y divertida.

Según los promotores de esta iniciativa «mediante estos artefactos, se evitaría un gasto muy grande en la reconversión, y nos daría la capacidad de ocupar el espacio sin tener que hacer una rehabilitación total desde el inicio. Estos prototipos se realizarán haciendo uso de nuevas tecnologías como impresoras 3D, fresadoras CNC, ordenadores, placas de Arduino, etc». Estos talleres de prototipado se desarrollarán entre los meses de enero y abril.

Primeramente, en noviembre, se organizó un taller «con un rotundo éxito», en el que se trató de dar a conocer cuánto interés generan este tipo de nuevas propuestas en Eibar, y saber qué conocimiento existe en la actualidad en torno a las nuevas tecnologías. La serie de talleres, comprendidos en una primera fase, acercaron las nuevas tecnologías, para participantes de todas las edades.

EibarLABs se diferencia de otros eventos de nuevas tecnologías por su afán de querer generar una interacción entre conocimientos tradicionales y de nuevas tecnologías. Además, no quiere ser un laboratorio teórico, «sino que sigue la filosofía del Learning-by-doing, aprender haciendo».

Entre los objetivos de este proyecto está el que que todo lo que viene diseñando y fabricando en los talleres se pondrá a prueba en un edificio industrial en desuso que se reutilice como prueba piloto del proyecto Berreibar, iniciativa encaminada a la recuperación del patrimonio industrial local.

Este laboratorio pretende facilitar el acercamiento de las técnicas y la tecnología de la industria tradicional a otras más innovadoras y viceversa, impulsando a su vez la red de actividad productiva colaborativa. Todo ello, haciendo partícipe de la misma a la ciudadanía de diferentes edades.

EibarLABs pretende crear, a través de los talleres, un espacio de encuentro entre personas de variada edad y disciplina donde los participantes tendrán la oportunidad de construir un proyecto real mientras se divierten e intercambian conocimientos.

Fomentar el conocimiento

En gran medida, Eibar debe su gran desarrollo industrial al conocimiento tecnológico. Los maestros armeros partieron del mundo artesano y uniéndose entre ellos generaron una red productiva que fue capaz de hacer frente a grandes retos empresariales. Más tarde, aquellas empresas artesanas fueron diversificando su producción a productos como las bicicletas (B.H., Orbea, G.A.C.), grapadoras (El Casco), o máquinas de coser (ALFA), y se convirtieron en importantes empresas. Aquel desarrollo industrial hubiera sido imposible sin el desarrollo tecnológico y el trabajo cooperativo que alcanzaron los eibarreses.

Al modo de aquellos armeros, EibarLABs quiere fomentar un nuevo artesano, el artesano digital, que trabajando de un modo colaborativo con otras iniciativas económicas pueda generar una red productiva, favoreciendo una mejora económica y social en Eibar.

A escala real

Como tercera fase se pretende construir a escala real los prototipos desarrollados en la segunda fase. El objetivo es probar el prototipo de forma real, para comprobar su validez. En este momento se podrán conocer las dificultades que suponen construir una idea. Esta fase quedará fuera de la programación de EibarLABs fomentada por el Gobierno Vasco (Fábricas de Creación) y el Ayuntamiento de Eibar.

El cuarto y último taller se basaría en la instalación, teniendo como base el protocolo de Berreibar, de los diseños finalizados en un espacio industrial en desuso.

EibarLABs no trata de ser un proyecto aislado, ya que tiene relación directa con los proyectos que se vienen desarrollando en los últimos años en Eibar: Berreibar, BEK (Acción Cultural Berreibar), Auzolab, con el apoyo de Hirikiten.

Los planteamientos generales de estas iniciativas son tres fundamentalmente: atraer la actividad (económica sobre todo) a la ciudad reconvirtiendo los viejos edificios industriales en desuso; generar una red económica, social y cultural y potenciar, difundir y renovar la cultura industrial de Eibar.

Los promotores apuntan que «la motivación es hacer arquitectura más allá de lo convencional. Creemos en el trabajo en equipo y en la multidisciplinariedad. Con nuestro esfuerzo queremos generar ciudades proactivas, concienciando a su vez a la ciudadanía de su patrimonio industrial. Nos gustaría que estos talleres sirvieran para fomentar y fortalecer la red laboral de nuestro entorno».

Con todas las edades

El primer taller de difusión organizado permitió conocer el estudio de arquitectura y diseño Arquimañana, compuesto por Iñaki Albistur y Raquel Ares, que propusieron la creación de un mini-mundo nevado dentro de una bola de cristal mediante las herramientas de la fabricación digital. Entre los participantes se contaba con muchos niños, acompañados de adultos, que pudieron conocer las posibilidades que abren las nuevas tecnologías.

Otro taller estaba dirigido por la artista y educadora Paola Guimerans que aproximó las nuevas tecnologías al mundo textil y el aprendizaje de la electrónica básica de un modo creativo.

Como tercera dinamizadora de los talleres, se contó con la granadina Mar Delgado, en torno al hacktivismo, con la creación de broches luminosos o robots de papel. Para ello se trabajó la plastilina conductiva y se dieron a conocer los principios básicos de la electrónica de forma intuitiva.

El segundo taller, dirigido a los más mayores, pretendió trabajar en equipo y crear un mini árbol de navidad animado.

Otro dinamizador digital fue José Antonio Llorente, que consiguió convertir objetos cotidianos en divertidos objetos con los que jugar y crear la creatividad. Desde un piano de frutas hasta un videojuego utilizado como joystick se pudieron fabricar en el hall del Ayuntamiento, ante una animada participación que, curiosamente, en su mayoría procedía de fuera de Eibar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos