El último mamut murió hace 4.000 años en una isla del Ártico

Restos de un mamut congelado, hallado en una remota isla del Ártico, en Rusia./AFP
Restos de un mamut congelado, hallado en una remota isla del Ártico, en Rusia. / AFP

Conocidos como lanudos de la isla Wrangel sobrevivieron a sus congéneres por tener un hábitat con unas condiciones climáticas más suaves

EUROPA PRES

Los últimos mamuts lanudos o mamuts de la tundra de la Tierra vivieron en la isla Wrangel, en el Océano Ártico al norte de Siberia, y murieron hace 4.000 años en muy poco tiempo. Un equipo de investigación internacional de las universidades de Helsinki y Tübingen y la Academia de Ciencias de Rusia ha reconstruido el escenario que pudo haber llevado finalmente a la extinción de los mamuts.

Los investigadores creen que una combinación de hábitat aislado y eventos climáticos extremos, e incluso la propagación del hombre prehistórico pueden haber sellado el destino de estos antiguos gigantes. El estudio ha sido publicado en la última edición de 'Quaternary Science Reviews'.

Durante la última glaciación, hace unos 100.000 a 15.000 años, los mamuts se extendieron en el hemisferio norte desde España hasta Alaska. Debido al calentamiento global que comenzó hace 15.000 años, su hábitat se redujo hasta el norte de Siberia y Alaska. En la isla Wrangel, algunos ejemplares quedaron aislados del continente por el aumento del nivel del mar; esa población sobrevivió otros 7.000 años.

El equipo de investigadores de Finlandia, Alemania y Rusia examinó las composiciones isotópicas de carbono, nitrógeno, azufre y estroncio de un gran conjunto de huesos y dientes de mamut del norte de Siberia, Alaska, el Yukón y la Isla Wrangel, que van desde 40.000 a 4.000 años en edad. El objetivo era documentar posibles cambios en la dieta de los mamuts y su hábitat y encontrar evidencia de una alteración en su entorno.

Los resultados mostraron que las composiciones de isótopos de carbono y nitrógeno de colágeno de los mamuts de la Isla Wrangel no cambiaron a medida que el clima se calentó hace unos 10.000 años. Los valores permanecieron sin cambios hasta que desaparecieron los mamuts, aparentemente en medio de condiciones de vida favorables y estables.

Este resultado contrasta con los hallazgos sobre mamuts lanudos de las llanuras ucraniano-rusas, que murieron hace 15.000 años, y en los mamuts de la isla de St. Paul en Alaska, que desaparecieron hace 5.600 años. En ambos casos, los últimos representantes de estas poblaciones mostraron cambios significativos en su composición isotópica, lo que indica cambios en su entorno poco antes de que se extinguieran localmente.

Estudios anteriores de ADNc indican que los mamuts de la isla Wrangel sufrieron mutaciones que afectaron su metabolismo de las grasas. En este estudio, el equipo encontró una diferencia intrigante entre los mamuts de la isla Wrangel y sus predecesores siberianos de la edad de hielo: los valores de isótopos de carbono de carbonato indicaron una diferencia en las grasas y carbohidratos en las dietas de las poblaciones.

«Creemos que esto refleja la tendencia de los mamuts siberianos a depender de sus reservas de grasa para sobrevivir a los inviernos extremadamente duros de la era de hielo, mientras que los mamuts Wrangel, que viven en condiciones más suaves, simplemente no las necesitan«, dice Laura Arppe de Museo finlandés de historia natural Luomus, Universidad de Helsinki, que dirigió el equipo de investigadores.

¿Por qué entonces los últimos mamuts lanudos desaparecieron tan repentinamente? Los investigadores sospechan que murieron debido a eventos a corto plazo. El clima extremo, como la lluvia sobre la nieve, es decir, un evento de formación de hielo podría haber cubierto el suelo en una gruesa capa de hielo, evitando que los animales encuentren suficiente comida. Eso podría haber llevado a una dramática disminución de la población y, finalmente, a la extinción.

«Es fácil imaginar que la población, tal vez ya debilitada por el deterioro genético y los problemas de calidad del agua potable, podría haber sucumbido después de un evento climático extremo«, dice el profesor Hervé Bocherens, del Centro Senckenberg para la Evolución Humana y el Paleoambiente de la Universidad de Tübingen, coautor del estudio.

Otro posible factor podría haber sido la propagación de los humanos. La primera evidencia arqueológica de humanos en la isla Wrangel data de unos pocos cientos de años después del hueso de mamut más reciente. La posibilidad de encontrar evidencia de que los humanos cazaron mamuts de Wrangel Island es muy pequeña. Sin embargo, no se puede descartar una contribución humana a la extinción.

El estudio muestra cómo pequeñas poblaciones aisladas de grandes mamíferos están particularmente en riesgo de extinción debido a las influencias ambientales extremas y el comportamiento humano. Una conclusión importante de esto es que podemos ayudar a preservar las especies protegiendo a las poblaciones que no están aisladas unas de otras.