Multan a dos ertzainas en San Sebastián por orinar en el coche patrulla de dos compañeros

Imagen de un coche de la Ertzaintza ajeno a la noticia. / /LUIS CALABOR
Imagen de un coche de la Ertzaintza ajeno a la noticia. / / LUIS CALABOR

Una camarera de un bar de San Sebastián alertó a los agentes de que había dos personas meando sobre el vehículo. Cuando les identificaron descubrieron que eran dos veteranos policías

DAVID S. OLABARRI

Dos veteranos ertzainas que se encontraban fuera de servicio han sido sancionados esta semana con una multa recogida en la Ley de Seguridad Ciudadana (más conocida como la Ley Mordaza) después de que protagonizasen un extraño episodio en un bar del barrio de Ondarreta de San Sebastián. Lo curioso es que el incidente se desencadenó después de que supuestamente fuesen cazados orinando en el coche patrulla que estaban utilizando dos de sus compañeros.

El incidente se produjo cuando los dos ertzainas uniformados que estaban trabajando se pararon a tomar una consumición en un bar de San Sebastián, cercano al campus universitario. Fue una de las trabajadoras del local la que alertó a los agentes de que había dos personas meando sobre el coche patrulla. Fuentes de este establecimiento confirmaron a este periódico que fue una de las empleadas del bar la que avisó a los agentes de lo que estaba ocurriendo.

Los ertzainas salieron y se encontraron con dos personas. Una estaba orinando y la otra estaba grabándolo en vídeo, según explican fuentes policiales. No les conocían de nada. Los sujetos empiezan a protestar. Insisten en que no estaban meando sobre el coche patrulla. Los ertzainas les identifican y descubren que son dos compañeros. Uno de ellos perteneciente a una de las primeras cinco promociones.

Insultos

Según diversas fuentes consultadas, se produjo un cierto rifirrafe entre ellos. Los ertzainas supuestamente sorprendidos orinando empezaron a increpar a sus compañeros porque estos querían llamar a la Policía Municipal. Algunas fuentes hablan incluso de que lanzaron amenazas e insultos.

Finalmente, agentes de la guardia urbana les impusieron unas sanciones relacionadas con la Ley de Seguridad Ciudadana «por falta de respeto». Pero el asunto no ha quedado ahí. De hecho, el incidente ha sido puesto en manos de la unidad de Asuntos Internos de la propia Ertzaintza, que podría imponer sanciones recogidas en el régimen disciplinario de la Policía vasca por el supuesto mal comportamiento de estos funcionarios.