El lago Vostok, el gran misterio del planeta

El lago Vostok, el gran misterio del planeta

Es un estanque bajo el hielo de la Antártida con unas singularidades extraordinarias

Elisa López
ELISA LÓPEZ

Es el lugar más frío e inhóspito de la Tierra. La Antártida. Bajo ella se esconden misterios que traen de cabeza a los científicos. Como las incógnitas del lago Vostok, un estanque bajo el hielo con características extraordinarias.

Un lago situado bajo la superficie de la Antártida, pero que no está helado y en cuyas aguas podrían habitar microorganismos como bacterias y algas de los que, pese a las investigaciones, poco se sabe. Esas son algunas de las increíbles singularidades del lago Vostok, uno de los espacios en los que la ciencia más se afana en avanzar. Y es que de los más de 400 subglaciales que se encuentran bajo la Antártida, el lago Vostok es el que más misterios encierra.

Se trata de un estanque de agua subglacial que se calcula ha permanecido aislado de la atmósfera terrestre durante 15 millones de años, según los científicos, gracias a una enorme capa de hielo de cuatro kilómetros de altura que tapona su conexión con la superficie de la Antártida.

En la década de los sesenta los rusos realizaron una serie de sondeos sísmicos con la intención de medir el espesor de la capa de hielo bajo el área antártica donde se encuentra la base soviética de Vostok, del estudio de las ondas sísmicas intuyeron la existencia de un enorme lago bajo el hielo. Después de tantear electromagnéticamente la zona se comprobó su existencia y se calculó que el lago tiene 250 Km de largo, 50 Km de ancho y una profundidad media de 400 metros, aproximadamente la misma superficie que el lago norteamericano de Ontario pero más profundo: ¿Quién sabe qué misteriosos seres vivos y otros secretos encierran sus recónditas aguas?

Clima más templado

Hace más de 60 millones de años el clima del continente antártico, que aún estaba unido a Australia, era mucho más templado y con una exuberante vegetación tropical, lentamente se separó de Australia y se desplazó a la posición en la que se encuentra actualmente soportando un clima gélido y vistiéndose de hielo.

Se piensa que el lago quedó cubierto y sellado por el hielo hace unos 15 millones de años, por lo que el agua que contiene es muy antigua, y desde entonces su ecosistema ha evolucionado aislada e independiente de la vida del resto del planeta. Hay diferentes opiniones en cuanto a qué clase de organismos o «vida» podría existir en ese ambiente extraño y difícil, separado de la luz solar por 3.700 m de hielo, oscuro, frío (temperatura constante de 3 grados bajo cero), una altísima y tóxica concentración de oxígeno en el agua y a una presión 360 veces mayor que la atmosférica.

Debate científico

Existe un interesante debate científico en cuanto a la posibilidad de vida en el Vostok. Unos opinan que es estéril, sin vida, debido a sus condiciones ambientales extremas. Y otros consideran que ya que en la Tierra no existe ni un solo lugar donde haya agua en estado líquido y no existe alguna forma de vida (geiseres, fumarolas del fondo del océano...), también es cierto que los organismos extremófilos (como los microorganismos) han aparecido en los lugares más improbables, incluso dentro de los respiraderos volcánicos en el fondo del océano, o en las rocas en la corteza terrestre y en el suelo ártico congelado.

Por eso cabe suponer que en el agua de este lago podría haber criaturas con alta tolerancia al frío, capaces de vivir en ausencia de luz solar y con un alto poder antioxidante para tolerar grandes concentraciones de oxígeno en el agua. También hay otras opiniones, quizás no tan científicas, que dicen que en el fondo del lago están las ruinas de una enorme ciudad de la avanzada y extinguida civilización de los Atlantes, ciudad que fue quemada y destruida hace milenios.

Vida extraterrestre

El descubrimiento de la vida en Vostok podría tener interesantes implicaciones sobre las ideas de la existencia de vida extraterrestre, ya que el ambiente en sus aguas sería muy similar al del inmenso océano que hay bajo la gruesa cubierta helada de Europa (luna de Júpiter) o de Encélado, luna de Saturno.

Por si esto fuera poco, en el fondo del lago hay un lecho de 70 metros de espesor de sedimentos, que esconde un registro climático único de la vida en la Antártida antes de que se formara la capa de hielo, por lo que su estudio tiene un enorme interés.

¿Cómo es posible que el agua de Vostok sea líquida? Para contestar a esta pregunta se barajan varias hipótesis. Una de ellas dice que está líquida por debajo del punto de congelación normal debido a la alta presión (360 atm) provocada por el peso de la capa de hielo que tiene encima y que tiene un espesor de más 3.700 metros. La solidificación del agua no es posible en esas condiciones de presión y temperatura, además el calor geotérmico del interior de la Tierra en esa zona calienta las rocas sobre las que descansa el lago y estas a su vez el agua, la cubierta de hielo podría actuar como una manta aislante, protegiéndolo de las frías temperaturas de la superficie.

¿Cómo se podría investigar a fondo las aguas del lago? La respuesta en principio es fácil. No habría más que perforar un agujero en el hielo, introducir un tubito y coger muestras de agua a diferentes profundidades e incluso introducir una cámara. La tecnología para hacerlo existe pero hay un problema; si se hace de esta manera, se contaminará y dañará gravemente un ecosistema que se ha mantenido aislado durante millones de años y podríamos acabar con el. En 1998 los investigadores perforaron el hielo 3.623 metros llegando casi hasta el agua. La perforación se detuvo a 100 metros de la superficie, en la capa de hielo. Tomaron y analizaron muestras de hielo cercano al lago, pero no continuaron por miedo a la contaminación. Se han realizado muchas más perforaciones pero no se ha llegado directamente al agua del lago. Se está intentando diseñar una perforación «limpia» que permita extraer agua con cero contaminación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos