Steilas y LAB no descartan movilizaciones el próximo curso en la educación pública

Ana Pérez y Aitor Idigoras, de Steilas, en su comparecencia de hoy/
Ana Pérez y Aitor Idigoras, de Steilas, en su comparecencia de hoy

Cuestionan la voluntad del Gobierno Vasco para avanzar en el acuerdo de mínimos que alcanzaron en abril del año pasado

Teresa Flaño
TERESA FLAÑO

El curso pasado, Gobierno Vasco y sindicatos, salvo ELA, llegaron a un acuerdo de mínimos con el propósito de poner fin al conflicto en el que desde varios años antes estaba inmersa la educación pública. Se establecieron unos puntos de negociación para avanzar de cara a la firma de los convenios colectivos. Hoy, en la Comisión de Educación, dos de las centrales con mayor representación en el sector, Steilas y LAB, han hecho un repaso a cómo se encuentra en estos momentos la negociación. Aunque coinciden en varios puntos, su perspectiva de cómo el Departamento de Educación se está ciñendo a los acuerdos es diferente, aunque ambos sí comparten que en muchos puntos no encuentran voluntad de avanzar por parte de la consejería.

La principal crítica de las centrales se centra en que la comisión donde se iban a tratar los temas apenas se ha reunido cuatro veces este curso y que los avances casi no han existido. Por ello avisaron de que no descartan «una dinámica de confrontación» y «de movilizaciones» en el próximo curso.

Según ha explicado Aitor Idigoras de Steilas, salvo en el tema de la gestión de la estabilidad de la interinidad, no se han dado pasos adelante en cuestiones que ambos sindicatos consideran imprescindibles como las ratios -que según afirman las centrales han aumentado hasta un 9,1% desde 2010-; determinar las zonas de las sustituciones para que el trabajador no tenga que trasladarse muchos kilómetros o que después de un determinado tiempo pueda renunciar; las licencias y permisos; reducir las horas lectivas de los interinos; la atención de las bibliotecas; profesorado de refuerzo de euskera y psicólogos. Otra de sus reclamaciones es que los puestos de trabajo de personas que llevan muchos años en excedencia o trabajando en otro puesto como en berritzegunes salgan a concurso.

Las sustituciones desde el primer día de baja, que fue uno de los puntos del acuerdo alcanzado en abril del año pasado, comenzaron cumpliéndose pero en los últimos meses no se están realizando «por un problema de la aplicación telemática que se está probando».

Uno de los temas que consideran imprescindible a tratar es el de las jubilaciones. Por un lado exigen que se restituya la prima para aquellos docentes que quieran jubilarse antes de la edad determinada; por otro reclaman la igualdad de condiciones para los profesores adscritos a la Muface, que pueden jubilarse con 60 años, y los profesores funcionarios que deben esperar hasta los 65 años, «o incluso a los 66 o 67». También piden reducir las horas lectivas a partir de los 58 años.

Respecto al seguimiento del acuerdo Ana Pérez, también de Steilas, ha indicado que «en principio se dijo que nos reuniríamos cada quince días. Se han convocado muchas, pero se suspendían el día anterior y solo se han celebrado cuatro. Nos preocupa mucho».

Según han expresado desde Steilas esta falta de acuerdo se debe a una ausencia de voluntad política porque «PNV y PSE no tienen una apuesta clara por aumentar el presupuesto para la educación. Es cierto que se ha incrementado algo, pero se ha destinado a infraestructuras». Los datos que han ofrecido indican que «en 2009 se destinaba el 4,2% del PIB, después bajó al 3,5% y luego al 2,7% cuando la Unesco dice que con un mínimo del 6% se puede garantizar una educación de calidad y equitativa».

Los representantes de LAB han señalado que firmaron el acuerdo de abril del año pasado «porque los puntos alcanzados eran buenos para los trabajadores, se desbloqueaban muchos puntos paralizados desde hace años».

«Los acuerdos firmados son buenos y los vamos a seguir defendiendo», han mantenido, aunque también han advertido de que todas las opciones están abiertas» por lo que no han descartado nuevas movilizaciones «si no se cumplen los pactos» porque entienden que según los colectivos «han tenido un desarrollo distinto», con retrasos de aplicación o incumplimientos.

En Educación Especial «se ha reconocido nuestra labor docente, pero sigue siendo un colectivo precarizado y feminizado, que lleva 15 años sin convenio». En el aspecto positivo han destacado que «se han limitado nuestras funciones como la de acompañar en el autobús, se ha concretado la jornada, se han aumentado plazas y se han equiparado salarios».

Los trabajadores laborales de servicios, que cuentan con dos categorías, las limpiadoras y las cocineras, también ven algunos avances como en la formación, la euskaldunización pero no «hay avances en las ratios de las cocinas que están sin definir, ni en las funciones de las limpiadoras».

En el tema de las haurreskolak mostraron su preocupación en las repercusiones de la bajada de la matriculación «con aulas que van a cerrar» y exigen medidas para «evitar desplazamientos» si se les reubica en otras plazas. Además, solicitan un plan integral porque «nuestra trabajo es muy físico«.

En cuanto al colectivo de los docentes ,desde LAB reconocen que las medidas escritas que se acordaron hace un año se están cumpliendo, en cambio «aquellas que por su complejidad se iban a tratar en comisiones de seguimiento no se han abordado en la dirección correcta» y critican al departamento porque «quiere dividir más a los interinos».

Una de sus reivindicaciones fue la aplicación del índice de necesidades educativas en los centros, medida que sí se está aplicando en Primaria, pero «en el caso de Secundaria se ha dejado para el próximo curso».

Otras dos preocupaciones de este sindicato son la reducción de horas lectivas para los docentes mayores de 60 años y la estabilidad de los interinos. «No se les confirma dónde van a estar durante el curso hasta el 30 de agosto y eso no es bueno ni para los profesores ni para la planificación de los centros».

Temas

Steilas