«No nos hemos comido un buitre de chiripa», protesta un piloto a la torre al aterrizar en Loiu

Imagen de archivo de un avión averiado por chocar contra un cuervo en Loiu./Pedro Urresti
Imagen de archivo de un avión averiado por chocar contra un cuervo en Loiu. / Pedro Urresti

El avión, procedente de Vigo y con 50 personas a bordo, se topó con la carroñera a menos de un minuto de tocar pista

JOSU GARCÍA

Un avión de la compañía Air Nostrum estuvo en la mañana del miércoles a punto de colisionar con un buitre en la parte final de su aproximación al aeropuerto de Loiu. El incidente ha suscitado un gran enfado por parte del comandante, que comentó por radio que no había impactado contra el ave de grandes dimensiones «de chiripa». Ya en tierra, la tripulación del aparato ha mostrado su malestar por una problemática que trae de cabeza a los pilotos. El año pasado se produjeran dos episodios en los que los motores de sendos 'Airbus 320' resultaran dañados al engullir carroñeras. Una tercera aeronave regresó al aeropuerto de Bilbao tras haber percibido que su tren de aterrizaje había impactado contra un pájaro de cierta envergadura.

El sobresalto de este miércoles ha afectado al vuelo IB8963 procedente de Vigo. El avión, un 'CRJ200', con capacidad para 50 personas, se encontraba a 2,5 millas de la cabecera 30 (la más cercana a Derio) cuando el piloto se ha topado de forma inesperada con un buitre. Eran las 13.00 horas. La aeronave volaba a 900 pies (unos 270 metros) y se hallaba en un momento crítico de la operación. Estaba a menos de un minuto de tocar tierra, en un momento en el que no se pueden ejecutar maniobras evasivas salvo que se trate de algo extraordinariamente grave.

Aumenta la actividad

Por fortuna, el aparato no ha llegado a absorber a la carroñera y ha podido aterrizar con normalidad, más allá del enfado del piloto. Desde la dirección del aeropuerto han confirmado que el asunto se ha tratado como un avistamiento ordinario. No obstante, otras fuentes apuntan a que lo sucedido, sin ser una colisión, ha entrañado «un riesgo evidente». «Se estuvo muy cerca, mucho más que en otras ocasiones que los pilotos han reportado la presencia de estos animales».

En las últimas semanas, con el buen tiempo, está aumentando el número de buitres divisados en 'La Paloma', según apuntan estas mismas fuentes. La problemática se había mitigado con la llegada del invierno, cuando estas grandes aves están menos activas. En las últimas reuniones celebradas en Madrid para abordar este asunto se acordaron, entre otras medidas, realizar nuevos estudios, actuar contra vertederos de animales incontrolados y mejorar la recogida de ganado muerto.