Los minutos antes del accidente ferroviario más grave de los últimos 40 años

Imagen del vídeo grabado por una cámara de seguridad en el momento del descarrilamiento del tren Alvia./
Imagen del vídeo grabado por una cámara de seguridad en el momento del descarrilamiento del tren Alvia.

Eran las 20:41 del 23 de julio de 2013 cuando el tren Alvia 04155 entró en la curva de Angrois y empiezó a descarrilar provocando la muerte a 81 personas

COLPISAmadrid

Es miércoles 24 de julio de 2013, víspera del Día de Galicia, y muchos se desplazan a la ciudad gallega con motivo de las fiestas. El Alvia 04155, uno de los trenes híbridos s-730 Talgo que se estrenaron en 2012 en el servicio Madrid-Galicia, sale de la estación de Chamartín de la capital española con destino Ferrol a las tres de la tarde. Cinco horas más tarde, en la estación de Orense, el maquinista Francisco José Garzón Amo -de 52 años y originario de Monforte- le da el relevo a Jesús Illanes. Este es su primer viaje después de dos días de descanso.

más información

Garzón ha realizado esta ruta hacia Ferrol unas 60 veces, pero esta vez será la última que lo haga. A las ocho de la tarde el tren debe salir de Orense, pero un pequeño problema en el sistema de aire acondicionado obliga a retrasar la salida unos minutos. El interventor del tren, Antonio Martín Marugán, logra solucionarlo y se inicia la marcha.

A la altura del kilómetro 78, seis antes de llegar a Santiago, Garzón recibe una llamada de Marugán. Hablan de qué vía coger en la estación de Pontedeume para facilitar la bajada de una familia con dos niños pequeños. Según el informe de las cajas negras, en ese momento el vehículo circula a 199km/h. A la salida del último túnel previo a la estación el tren no debe superar los 80km/h, por eso, durante la conversación telefónica suena un aviso acústico de velocidad al paso por una baliza. Una vez finalizada la llamada, el convoy va a 195km/h.

Los investigadores creen que en ese momento el conductor se da cuenta de dónde está, de que hay que tomar la curva a 80 y de que no le queda tiempo suficiente para frenar. Se oye el segundo aviso sonoro de otra baliza. El maquinista activa el manipulador de freno cuando quedan 300 metros para la curva de Angrois. La velocidad sigue siendo la misma y suena un tercer aviso al paso por otra baliza.

A las 20.41,06 el tren entra en la curva y empieza a descarrilar. Circula a 179 por hora y la grabación recoge el sonido de arrastre. Garzón pulsa el freno de emergencia con el tren ya descarrilado y la velocidad baja a 153km/h. Diez segundos más tarde, finaliza el sonido de arrastre. El maquinista informa del siniestro vía telefónica y se activan los protocolos de emergencia que movilizan a la Protección Civil de la Xunta, el Servicio de Emergencias 112, el 061, el parque de Bomberos de Santiago, la Policía Nacional y la Guardia Civil. El viaje ha terminado con 81 fallecidos y 144 heridos.