Monedas para la paz que hacen estallar la guerra

Moneda hecha en oro con la efigie del rey Felipe VI y un valor facial de 200 euros. /
Moneda hecha en oro con la efigie del rey Felipe VI y un valor facial de 200 euros.

La acuñación de piezas conmemorativas de la derrota del nazismo genera indignación al recurrir a un lema de la dictadura franquista

ANTONIO PANIAGUAMadrid

Un viejo lema de mal agüero ha sobresaltado a los españoles que ya tienen cierta edad. En 1964, Manuel Fraga, entonces ministro de Información y Turismo, puso en marcha la maquinaria de propaganda franquista y apabulló al país con el lema 25 años de paz para conmemorar que la dictadura cumplía un cuarto del siglo. Lejos del avinagrado discurso de la cruzada, el Gobierno de entonces reivindicaba las bondades del primer plan de desarrollo, que se traducía en la España del Seat 600 y del boom turístico. Ahora, para celebrar los 70 años del fin de la Segunda Guerra Mundial, la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre ha acuñado una serie de monedas de un valor facial de 200 y 10 euros que incorporan la imagen de Felipe VI y en cuyo reverso figura la leyenda 70 años de paz. La asociación de ideas que suscita el mero enunciado ha provocado la polémica, primero porque resucita la imagen de una España de vencedores y vencidos y, segundo, porque, sin comerlo ni beberlo, resulta implicada la institución de la Corona.

No en balde, el anverso muestra la efigie del rey Felipe VI, que aparece engalanado con traje militar. Todo un cúmulo de circunstancias ha resucitado antiguos fantasmas. En el reverso de la pieza, aparte del lema de la discordia, una paloma de la paz con una rama de olivo en el pico alza el vuelo. La ocurrencia ha enfurecido a muchos, pues se da por hecho que desde 1945 España era una balsa de aceite en la que no había torturas, ejecuciones, campos de concentración, cárceles a rebosar con presos políticos o tribunales de orden público.

Por obra y gracia del inventor del malhadado lema, los fabricantes de la serie han incluido 30 años de dictadura en el periodo de paz. Por añadidura, y dejando al margen la situación de España, es muy optimista pensar que el Viejo Continente ha sido durante los últimos 70 años un balneario, cuando Europa se ha desangrado en contiendas como las de Bosnia - Herzegovina y Ucrania, por poner solo dos ejemplos recientes. Además de que ese lema balsámico omite la ocupación soviética de los países de la Europa del Este.

Al margen de la ausencia de rigor histórico en la elección de la leyenda, las piezas no son ninguna ganga. La moneda de cuatro escudos y con un valor de 200 euros está hecha en oro y se vende por 675 euros sin IVA, mientras que la de ocho reales y un facial de 10 euros, realizada en plata, se comercializa por 45 euros. Los objetos pueden adquirirse de forma individual o en un estuche individual con las dos monedas. La tirada prevista para los cuatro escudos era de 2.500 ejemplares, mientras que para los ocho reales se han hecho 7.500 copias.

La polémica ha tardado algo en estallar, ya que la primera emisión de las monedas se puso a disposición de los coleccionistas el 26 de enero. No sabe muy bien por qué ahora y no antes se han caldeado los ánimos, sobre todo teniendo en cuenta que la orden se publicó en el Boletín Oficial del Estado el año pasado.

Con la irrupción de la noticia las redes sociales se han inundado de comentarios que echaban pestes por la acuñación. Unos lo ven como un ataque al sentimiento independentista que anida en Cataluña y otros como una afrenta a la memoria histórica. Compromís ha terciado en la controversia y ha asegurado que la edición conmemorativa es «vergonzosa». El diputado Joan Baldoví considera que la iniciativa «es un insulto a las personas que dieron su vida en la Guerra Civil para defender el Gobierno legalmente elegido por las urnas de la II República y que después fueron perseguidas durante más de 35 años por la dictadura y represión franquista».

Hay quien busca culpables, lo cual es complicado. No obstante, la orden oficial publicada en el BOE viene anunciada por el Ministerio de Economía y Competitividad, del que depende la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre. Si no son pocos los que consideran a Luis de Guindos un personaje poco simpático, ahora sus detractores tienen una razón más para la inquina.