Una manifestación reclama una salida a los residuos «mejor que la incineradora»

La cabeza de la manifestación, por el paseo de La Concha camino del Ayuntamiento./J.M.LÓPEZ
La cabeza de la manifestación, por el paseo de La Concha camino del Ayuntamiento. / J.M.LÓPEZ

Piden a la Diputación y a las Juntas Generales que estudien los resultados del proceso Hitzartu

TERESA FLAÑO

Varios miles de personas respondieron a la llamada de Gurasos que, bajo el lema 'Esan Baietz Adotasunari. La gestión de los residuos es cosa de todos', convocó una manifestación en Donostia para solicitar que se paralice el debate y aprobación en las Juntas Generales del Plan de Residuos Urbanos. Consideran que «la sociedad no acepta el riesgo que para la salud y el medio ambiente supone la puesta en marcha de una incineradora en Zubieta», cuya construcción está a apunto de finalizar y entrará en funcionamiento en otoño. La marcha se inicio en el túnel del Antiguo y concluyó junto al Ayuntamiento.

«La mayoría política no coincide con lo que piensa mayoría social», comentaba este sábado Joseba Belaustegi, portavoz de Gurasos, antes del inicio de la marcha. «Hay estudios, concretamente uno de Biodonostia y del Departamento vasco de Salud, 'Percepción del riesgo de la incineradora', en el que se concluye que la sociedad considera que la incineradora supone demasiado riesgo y por lo tanto no la aprueba», añadía.

Para el portavoz de Gurasos, esa diferencia de criterios «es sana, no pasa nada porque eso es la democracia y tiene una solución: llegar a un acuerdo, mejorar el proyecto foral y alcanzar una solución de confluencia entre la representación política y la sociedad. Eso es bueno, es posible y creemos que va a ser el futuro, sobre todo en un momento como este, crítico para el planeta, en el que los intereses económicos lo han llevado a un caos insostenible. Entre todos tenemos que superarlo».

Durante la marcha se vendían unas cajas de metal «protectoras del medio ambiente en Gipuzkoa», al precio de diez euros. «Todo el proceso de intervención social Hitzartu ha costado 80.000 euros, que se han sufragado con las aportaciones de la ciudadanía, fundamentalmente con la compra de estas 'kutxas'. Se han sacado a la venta 7.000 y esperamos terminar hoy con el stock, nos quedan algo más de mil». En su interior hay galletas realizadas por el taller de Gureak en Errenteria y una postal y «sobre todo mucha ilusión para llegar a un acuerdo para una solución mejor desde el punto de vista medio ambiental y sanitario».

Entre los asistentes se encontraban representantes de LAB, EH-Bildu, y de colectivos como Greenpeace, cuya portavoz, Lorea Flores, señalaba que «hemos venido a prestar apoyo al colectivo Gurasos y al proceso Hitzartu, en el que llevamos participando desde hace unos años. Es necesario un diálogo».

Gurasos, a través del proceso de intervención social Hitzartu, ha llevado a cabo «un debate colectivo sobre una gestión sostenible y saludable de los residuos sobre las mejores medidas políticas a aplicar». De ahí surgió el denominado Plan de Gestión de Residuos Municipales de impulso ciudadano 2019-2030 que recoge «una alternativa técnica y económicamente viable que responde al criterio de precaución establecido por la sociedad».

Gurasos considera que «el diálogo y la colaboración entre la sociedad civil organizada y las instituciones a través de acuerdo es la única solución definitiva al conflicto de los residuos que viene marcando la agenda ciudadana de los últimos doce años» y entiende que «la solución unilateral de puesta en marcha de la incineradora ni soluciona ni cierra el conflicto, todo lo contrario, lo encona y cronifica para otros 35 años». La plataforma solicita una reunión con los distintos grupos con representación en las Juntas Generales y con el diputado general para analizar el proceso desarrollado a través de Hitzartu y abran vías de trabajo conjunto con el objetivo de una gestión sostenible y saludable de los residuos, basada en un amplio acuerdo social».