El bidegorri de Aiete estará ejecutado para finales de año

Los ciclistas tendrán su propio carril de circulación en el paseo de Aiete. / USOZ
Los ciclistas tendrán su propio carril de circulación en el paseo de Aiete. / USOZ

Goia explica que los cambios solicitados por los vecinos e introducidos en el proyecto lo harán «más seguro y ágil»

Aingeru Munguía
AINGERU MUNGUÍA SAN SEBASTIÁN.

El bidegorri de Aiete, por fin, se aprueba en el Ayuntamiento. La Junta de Gobierno ha dado este martes el visto bueno al proyecto que en las próximas semanas saldrá a licitación de obra con un presupuesto de 669.217 euros (IVA incluido) y seis meses de plazo de ejecución. El trazado permitirá a los ciclistas de este barrio enlazar de forma segura con los ascensores que les conectarán con el Centro de la ciudad.

Tras varios retrasos y modificaciones, el proyecto para hacer realidad un trazado ciclista seguro en el barrio de Aiete se ha aprobado en el Ayuntamiento. El documento oficialmente se denomina como «Proyecto actualizado para la mejora de la seguridad vial, calmado de tráfico y creación de una vía ciclista en el paseo de Aiete y en el paseo de Oriamendi» lo que da medida de su ambición y extensión, que sobrepasa lo que se va a ejecutar en los próximos meses.

Tras haberse redactado hace un año el proyecto técnico de la fase I (el trayecto principal por el paseo de Aiete que unirá la rotonda de Jesuitinas con el nuevo ambulatorio), la propuesta fue sometida a un proceso de participación con los vecinos que ha servido para introducir algunos cambios.

La recuperación de las tierras contaminadas en Altza, para junio

Las obras de neutralización ambiental de las tierras contaminadas con amianto en las parcelas alrededor del polideportivo de Altza finalizarán en «la primera quincena de junio», según aseguró ayer en comisión el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, a preguntas de Irabazi. Este grupo se interesó por los supuestos «retrasos» en los que incurría esta obra. Ramos explicó que en los primeros «test de vigilancia ambiental» que se realizaron en la zona durante la obra se detectó presencia de amianto en uno de ellos «sin llegar a los umbrales» establecidos en la legislación como límite. Este hecho llevó al Gobierno Vasco a parar un mes la obra antes de decidir hacer test diarios en vez de semanales. «Desde octubre no se ha vuelto a detectar amianto».

El trazado ciclista discurrirá por la acera derecha en sentido Hernani. El problema más grave que encontraron los vecinos era el sinuoso discurrir que debían realizar tanto los peatones como los ciclistas al llegar al caserío Munto. En este punto hay un cruce en pendiente que permite a los vehículos que circulan por el paseo de Aiete dirigirse hacia el Antiguo por el paseo Doctor Marañón. Esta circunstancia y la presencia de un árbol de porte en el lugar llevaron a los técnicos de Movilidad a desviar la circulación peatonal y ciclista de la línea recta, lo que obligaba a hacer un requiebro, subir una cuesta para luego volver a bajar a la acera. La asociación de vecinos Lantxabe llegó a proponer que los coches dieran la vuelta en la glorieta de La Cumbre para restar conflictividad a este cruce, algo que no convenció a Movilidad. Los técnicos municipales encontraron otra fórmula que finalmente ha satisfecho a todos. La alternativa consiste en cambiar la dirección de la circulación del conjunto de la manzana en la que se ubicaba el antiguo caserío Munto, de tal forma que para ir desde el paseo de Aiete al Antiguo el acceso se realice desde el cruce con la calle Munto. Esta solución permite que el trazado peatonal y ciclista discurra en línea recta y pegado a la calzada en el cruce con Doctor Marañón, lo que ahorra tiempo y una cuesta a todos los que circulan por este eje viario.

El bidegorri seguirá por un carril propio señalizado en la acera hasta las inmediaciones de la iglesia parroquial donde desaparecerán las señales y se formará un zona de coexistencia en la que los ciclistas deberán bajarse de la bici si hay peatones, una situación que volverá a reproducirse a la altura del Jolastoki. A partir de esta cancha deportiva, el bidegorri ocupará la banda de aparcamiento existente frente a los jardines del Palacio de Aiete. Ya cerca de la glorieta de Jesuitinas se eliminará el quiebro a la acera que hace la parada de autobús. El transporte público parará, entre dos pasos de cebra, en el mismo carril de circulación, lo que permitirá que el bidegorri discurra sin provocar un estrangulamiento de la acera y, por tanto, dotará de mayor comodidad a peatones y ciclistas. El alcalde, Eneko Goia, se felicitó de que el proyecto «integre las peticiones de los vecinos, permita resolver algunos problemas y dote de seguridad a la circulación de bicicletas y peatones en el paseo de Aiete».

En el futuro se trazará la fase II de este trazado ciclista, que enlazará la glorieta de Jesuitinas con el bidegorri del paseo de Oriamendi. En las próximas semanas saldrán a licitación las obras de la fase I. Los trabajos podrían comenzar a principios de verano y concluir a finales de año.