Covite denuncia el 'ongi etorri' celebrado en Hernani al exjefe de ETA 'Baldo'

Recibimiento a 'Baldo', en Hernani. / COVITE
Recibimiento a 'Baldo', en Hernani. / COVITE

Fue condenado por el atentado cometido en un bar de Zarautz en 1980 en el que murieron cuatro guardias civiles y un vecino que se encontraba en el lugar

AGENCIASSAN SEBASTIAN.

La presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, denunció ayer el acto de homenaje «por todo lo grande» que se celebró en Hernani al exjefe de ETA José Javier Zabaleta, 'Baldo', que ha sido excarcelado tras 29 años en prisión. Decenas de personas, que portaban ikurriñas, banderas a favor del acercamiento de presos y que han lanzado algunos cohetes pirotécnicos, hicieron un pasillo para recibir a Zabaleta en las calles del municipio, según informa Europa Press.

A través de Twitter, Ordóñez criticó que se homenajee «por todo lo grande al sanguinario etarra 'Baldo'», cuyos «méritos, entre otros, han sido los de asesinar el 3 de noviembre de 1980 a cuatro guardias civiles, que se encontraban fuera de servicio, y a un civil en el bar Haizea de Zarautz». La presidenta del Covite reprobó «la normalización de lo anormal en Euskadi», como son «la exaltación del asesino, sus fines y medios». Ordóñez presentará mañana una denuncia ante la Audiencia Nacional por enaltecimiento y humillación a las víctimas.

El preso José Javier Zabaleta quedó ayer en libertad tras haber pasado 29 años en prisión. Natural de Hernani, abandonó el centro penitenciario de Zuera, en Zaragoza, donde ha pasado los últimos años. Detenido en Francia en 1990, quien fuera número dos de ETA entre 1989 y 1990, cumplió una primera condena de ocho años por asociación de malhechores en Francia, que autorizó después su extradición a España, donde tenía varias causas pendientes.

Ordóñez llevará los hechos a la Audiencia Nacional por enaltecer el terrorismo

La Audiencia Nacional le condenó a 12 años de prisión en 1999 por tenencia de explosivos y un año después a 24 años por facilitar armas y explosivos a un comando de ETA y a otros 57 por disparar contra tres guardias civiles. En diciembre de 2001 fue también condenado a 200 años de prisión por el atentado cometido en un bar de Zarautz en 1980, en el que murieron cuatro guardias civiles y un vecino del municipio que estaba en el lugar.

El departamento vasco de Seguridad indicó, según informó EFE, de que se ha celebrado «una concentración» en la calle Nafarroa de Hernani, pero explicó que la Ertzaintza no ha abierto ningún atestado por estos hechos al no apreciar enaltecimiento del terrorismo en el recibimiento al miembro de ETA.