Humor y nostalgia para toda una generación con 'Espinete no existe'

Humor y nostalgia para toda una generación con 'Espinete no existe'

ROBERTO HERRERO SAN SEBASTIÁN.

El regreso a la infancia de la generación de los ochenta se da cita en el Teatro Principal desde hoy al domingo con una comedia para recordar con diversión y nostalgia un tiempo simbolizado por aquel personaje televisivo que tantos buenos momentos protagonizó en 'Barrio Sésamo'.

Eduardo Aldán, es el autor, intérprete y director de este monólogo con el que lleva más de diez años haciendo viajar con buen humor a los espectadores en un regreso en el tiempo repleto de música e imágenes de la época. Y avisa que no se ha olvidado de los sabores: «Por eso regalo una piruleta a la entrada, que es la mejor manera de situarnos rápidamente en la infancia». Durante 90 minutos el público se siente de nuevo en su niñez, «pero con una curiosa perspectiva, también descubro los aspectos más oscuros de nuestra infancia, sin salir nunca del tono de comedia».

Porque en esta función «se habla sobre todo de la infancia, que yo pensaba que podría ser solo la mía, pero haciendo el monólogo me he dado cuenta de que es también la de toda una generación que compartimos los mismos juguetes, las colecciones de cromos, las chucherías y, especialmente, los programas de la televisión, cuando había muy poco donde escoger y todos veíamos lo mismo». Como el 'Un, Dos, Tres', que a Eduardo Aldán le volvía loco. Aquel sueño se convirtió en realidad cuando Aldán trabajó como guionista y actor en el programa de Chico Ibáñez Serrador, convirtiéndose en una de las enseñanzas de la obra, «no hay que olvidar los sueños infantiles, puede que se cumplan si los llevamos con nosotros».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos