La Eurocámara apuntala el Acuerdo de Retirada como «única garantía» de un 'brexit' ordenado

El Parlamento Europeo./Óscar Chamorro
El Parlamento Europeo. / Óscar Chamorro

Insiste en defender la salvaguarda para la Irlanda como clave hacia un divorcio amistoso que «redudará en beneficio de ambas partes»

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYOBruselas

El nuevo Parlamento Europeo condujo este miércoles su posición sobre el 'brexit' por la misma senda que el que le precedió. Con ese mensaje vertebral calcado que reafirma la defensa del Acuerdo de Retirada que los líderes de la UE pactaron con la ya 'expremier' Theresa May en noviembre del pasado año, el legislativo ofrece a Boris Johnson su compromiso de «trabajar de manera estrecha y constructiva» como un «socio abierto y efectivo». Pero superada la cortesía, también incide en que la única solución posible debería ser la salida ordenada; la única que «redundará en beneficio de ambas partes».

En un comunicado emitido tras la primera reunión del llamado Grupo de Seguimiento del 'brexit' en este ciclo político que la Eurocámara acaba de estrenar, se subraya que ese desenlace, el divorcio amistoso, solo es posible «si se garantizan los derechos de los ciudadanos, el acuerdo financiero (en alusión a los compromisos adquiridos por los británicos) y la solución de respaldo que en todas las circunstancias asegura que no habrá endurecimiento de la frontera en la isla, que se salvaguarda el Acuerdo de Viernes Santo y se protege la integridad del Mercado Único».

Y, lo dicho, eso «solo lo garantiza» el voluminoso pacto que Westminster ha tumbado ya en tres ocasiones. Los seis parlamentarios que integran el equipo ejecutivo de ese comité continúan encabezados por el belga Guy Verhofstadt. Un grupo al que se ha sumado el que fuera presidente de la Eurocámara, Antonio Tajani. Ayer se reunieron con Michel Barnier, negociador de la UE para el enredo británico, antes de fijar su posición tras la llegada de Johnson al 10 de Downing Street.

Y esa posición es igual de firme que en el pasado. El Acuerdo de Retirada no admite modificaciones, se insiste. Si acaso «se podrían considerar» cambios en la declaración política sobre la relación futura, «en especial si brindan mucho más detalle y una asociación más ambiciosa entre la UE y el Reino Unido, de manera que el despliegue del respaldo irlandés no se haga necesario».

Pero no se oculta inquietud. No porque durante la campaña realizada por los conservadores británicos, que han terminado entregando el liderato al controvertido ex alcalde de Londres, hubo declaraciones «que han aumentado considerablemente el riesgo de una salida desordenada» del Reino Unido. En este punto, la Eurocámara alerta de las consecuencias económicas, de mayor impacto al otro lado del Canal de la Mancha; elogia los planes de contingencia que la UE tiene preparados; y advierte que tiene la última palabra para validar cualquier compromiso entre Bruselas y Londres.

Dicho de otro modo, el vértigo de un final traumático no debería mitigarse «con acuerdos o mini acuerdos» señalando directamente a la posibilidad de establecer un periodo de interinidad. No se admitirán parches. «No hay periodo de transición sin Acuerdo de Retirada», asegura el Parlamento, al tiempo que persevera en la «determinación» de que los derechos de los ciudadanos de la UE y Reino Unido queden «garantizados sin interrupciones».

Desde el Consejo Europeo, la institución que coordina a los Estados miembros, su presidente, Donald Tusk, ha lanzado a través de Twitter un mensaje conciliador a Johnson que ha hecho coincidir con su toma de posesión efectiva como primer ministro. Tras felicitarle, asegura lo siguiente: «Espero con interés reunirme con usted para discutir en detalle nuestra cooperación».

Más información