«Claro que he metido horas, pero bien repartidas durante las últimas semanas»

Ane Varela afronta con una sonrisa su paso a la universidad tras obtener la nota más alta de la Selectividad en Gipuzkoa ./LUSA
Ane Varela afronta con una sonrisa su paso a la universidad tras obtener la nota más alta de la Selectividad en Gipuzkoa . / LUSA

Ane Varela, de San Sebastián, ha obtenido la nota más alta de Gipuzkoa de la Selectividad, un 9,77, y se decanta por la Física

Gaizka Lasa
GAIZKA LASASAN SEBASTIÁN.

Si la Selectividad fuera una competición, hubiera ganado ella. La bordó. No bajó del 9,00 en ninguna asignatura y la media obtenida -no la mejor puntuación, sino el promedio entre los ejercicios realizados- ha sido de 9,77. Ane Varela Etxeberria, donostiarra del barrio de Intxaurrondo, ostenta el honor -simbólico, pero honor a fin de cuentas- de presentar la nota más alta de Gipuzkoa en la llamada Evaluación para el Acceso a la Universidad (EAU).

Siguiendo con el símil deportivo, se podría decir que más que hacer un entrenamiento específico para esta prueba, se presentó a la misma con una buena base, obtenida con el tiempo. «Sí que preparé los exámenes, pero la verdad es que durante el curso también me ha ido bien. Entre el final del cole y la selectividad hemos tenido un mes de tiempo, suficiente para hacer un buen repaso».

6,71
es la nota media
6,71
obtenida por todos los estudiantes presentados a la Selectividad en Euskadi, donde el porcentaje de aprobados ha sido del 98,19%.
6,71
Resultados
6,71
Por territorios Gipuzkoa obtiene el porcentaje más alto de aprobados (98,99%) seguido por Bizkaia (98,15%) y Álava (97,59%).
Por idiomas
7.292 estudiantes han hecho los exámenes en euskera, con un porcentaje de aprobados del 98,98%. 3.087 alumnos han preferido el castellano, aprobando el 96,33%.

Pueden los futuros aspirantes a entrar en la universidad apuntar cuál ha sido, en opinión de Ane, la clave del éxito. No niega lo evidente. «Claro que he metido horas». Pero matiza. «Hay muchos que han estudiado mucho durante los últimos días y yo he repartido las horas de manera más homogénea durante esas cuatro semanas de preparación».

Tampoco se quiere olvidar de «la buena formación» que ha recibido en La Salle Donostia, centro en el que ha estudiado desde que salió de Salesianos, donde permaneció hasta la Educación Secundaria Obligatoria (ESO). A sus educadores les atribuye parte del éxito, asumiendo que «hay un porcentaje que depende del trabajo personal». De otra manera, no se puede sacar un 10 redondo en Matemáticas y Física. La nota más baja ha 'caído' hasta el 9,00 en Biología, asignatura en la que «tampoco me esmeré mucho».

Futuro incierto

Los resultados le permiten hacer lo que desee, aunque no es tan fácil saber lo que se quiere a los 18 años. De momento, la alumna guipuzcoana más brillante de la Selectividad se decanta por la Física. Si sus exámenes denotan inteligencia, su reflexión acerca de la imporante decisión que tiene que tomar ahora transmite naturalidad y sinceridad. Huye de tópicos como que es «una vocación» o «un sueño» para confesar que «me inclino por esta carrera por descarte. No lo tengo tan claro».

La Física nuclear o la Astrofísica tientan a Ane, que tampoco ha descartado del todo la Ingeniería Química. Lo que tiene más claro es que «me gustaría dedicarme sobre todo al ámbito de la investigación».

Si se termina por animar con la Física, acudirá al campus de Leioa de la UPV. De hecho, ayer ya se trasladó al territorio vecino para visitar una residencia. «Sí que me apetece cambiar de aires y vivir fuera de casa», vuelve a delatar su transparencia, al margen de lo que pueda opinar sobre ello su entorno más cercano de Donostia.

Su modus vivendi desmonta la relación entre las notas estratosféricas y una existencia ascética dedicada en exclusiva al estudio. Ane participa en un grupo de teatro y toca la flauta, actividades a las que dedica su tiempo. Hace incluso voluntariado en Salesianos, en un centro juvenil donde «tratamos de educar en valores a los niños y niñas».

Aunque le haya ido sobre ruedas hasta el momento, no está exenta de sentir la inquietante incertidumbre que presenta el futuro profesional y laboral. «Está lejos, pero todos pensamos en ello en estas épocas. Sobre todo cuando no lo tienes tan claro con la carrera, miras qué posibles salidas te puede dar una u otra. Que al menos te guste algo a lo que te puedas dedicar y te puedas ver feliz ahí», piensa.

Esta donostiarra representa la punta de lanza de un alumnado que ha superado con creces el temido pero inofensivo trámite de la Selectividad. En toda Euskadi, el 98,19% de los presentados la han aprobado, porcentaje que crece hasta el 98,99% en Gipuzkoa, tal y como reflejan los datos dados a conocer ayer por la UPV.

Según los primeros resultados provisionales, previos a la fase de revisión, de los 10.379 estudiantes de Bachiller -además de los 777 de Ciclos Formativos que realizan materias para la fase de admisión- que se han presentado a los ejercicios de la Evaluación para el Acceso a la Universidad en la UPV, 10.192 han aprobado. La nota media de esta fase de acceso roza el notable. Se ha quedado en un 6,71, mejorando levemente el 6,68 del año pasado.

El plazo para solicitar revisión se abrió ayer y durará hasta el próximo martes, día 19. Los resultados definitivos de las pruebas se publicarán el 26 de junio. La convocatoria extraordinaria, para aprobar o mejorar nota,tendrá lugar los próximos días 4, 5 y 6 de julio.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos