El nuevo Plan de Residuos de Gipuzkoa recoge unas 200 mejoras de 164 agentes

El nuevo Plan de Residuos de Gipuzkoa recoge unas 200 mejoras de 164 agentes

Asensio ha destacado «la alta participación» de la sociedad guipuzcoana, en especial la de entidades vinculadas al sector de la reutilización y reciclaje

AGENCIAS

El departamento de Medio Ambiente de la Diputación de Gipuzkoa ha incorporado unas 200 aportaciones y alegaciones, de 164 instituciones y agentes económicos y sociales, que «enriquecen y mejoran» su nuevo Plan Integral de Gestión de Residuos Urbanos (Pigrug) para el periodo 2019-2030.

Así lo ha considerado este miércoles el diputado foral José Ignacio Asensio, quien ha presentado en San Sebastián, junto a la directora Mónica Pedreira, el resultado del «proceso de deliberación participativa» y exposición pública del anteproyecto de la norma foral que recoge la nueva planificación y será aprobada por las Juntas Generales el próximo febrero.

Iniciado el pasado 10 de septiembre, el proceso se ha desarrollado en tres fases -una informativa, otra deliberativa y la última destinada a «la devolución de resultados» que aún está en marcha-, a las que han sido invitados un total de 250 agentes, de los que finalmente han participado 164, distribuidos en seis grupos sectoriales.

Asensio ha destacado «la alta participación» de la sociedad guipuzcoana, en especial la de entidades vinculadas al sector de la reutilización y reciclaje, representadas a través del clúster «GK Recycling», que han supuesto más de un tercio de la asistencia a las sesiones de trabajo.

Miembros del Consorcio de Residuos (GHK) y las mancomunidades, técnicos municipales, el clúster de moda «GK Green Fashion», asociaciones de hostelería y consumidores, Banco de Alimentos, centros comerciales, grupos ecologistas, sindicatos y plataformas ciudadanas -entre las que también ha estado GuraSOS-, han tomado parte también en el proceso, que ha recibido además propuestas de particulares a través de una plataforma en Internet.

Los responsables de Medio Ambiente han mantenido asimismo reuniones con la Comisión de Medio Ambiente de las Juntas Generales y los partidos políticos, aunque estos últimos cursarán sus aportaciones como enmiendas durante el periodo de tramitación parlamentaria, que arrancará a principios de diciembre una vez que la Diputación apruebe el proyecto de norma foral.

Aportaciones

En total, el proceso se ha saldado con 173 aportaciones sectoriales y 9 vinculadas a la perspectiva de género, recibidas y aceptadas durante la deliberación participativa, así como 19 alegaciones al documento en la fase de exposición pública.

Según ha explicado Pedreira, las propuestas «más comunes y reiteradas» que se han recogido en el borrador foral se han referido a aspectos como «la caracterización» de los residuos urbanos, un testeo de la composición de las distintas fracciones que se hará como mínimo cada dos años en vez de cada cuatro.

Un mayor control y más coordinado entre ayuntamientos y empresas gestoras para los residuos comerciales, industriales y de construcción y demolición, los denominados RICIA y RCD, que en la actualidad «desbordan a veces los 'garbigunes' que dan servicio a los ciudadanos», ha indicado, son otras de las aportaciones incluidas.

Las empresas del «GK Recycling» han hecho 87 contribuciones, entre las que destacan la creación de un grupo de trabajo de «compra pública verde» para potenciar el uso de proveedores cercanos; el análisis conjunto de la acción fiscal con otros departamentos forales para discriminar positivamente el uso de materiales reciclados; y el impulso de los productos reutilizados a través de un porcentaje obligatorio que se incluirá en los contratos públicos de obras y servicios.

El nuevo Pigrug, que dará continuidad al actual modelo de gestión definido en el anterior, vigente desde 2005, se fundamenta en «la prevención y la recogida selectiva y el reciclaje», «la valorización» o aprovechamiento energético mediante incineración de los desechos que no se puedan recuperar y «el vertido cero de residuos primarios».

Entre los objetivos concretos que establece, sitúa la tasa general de reciclaje en el 70 % para 2030.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos