Solo el PP vota en contra del nuevo peaje de la N-1

Arco de peaje en el N-1. /MICHELENA
Arco de peaje en el N-1. / MICHELENA

La nueva norma foral es aprobada en las Juntas Generales con la abstención de EH Bildu y Podemos

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

La norma foral que regula el peaje para camiones de la N-1 ha sido aprobada este miércoles por el Pleno de las Juntas Generales con 27 votos a favor (correspondiente a los grupos de PNV y PSE), 18 abstenciones (de los grupos de EH Bildu y Podemos) y el único voto contrario del PP. De esta forma, el canon a vehículos pesados en el eje de la N-1 ya tiene una nueva norma que sustituye a aquella otra que ha sido anulada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV) y está actualmente recurrida en casación al Tribunal Supremo.

Con la nueva norma aprobada, falta que la Diputación reciba el dictamen favorable de la Comisión Europea sobre su estructura de costes y que se construyan los arcos necesarios para la nueva tramificación del sistema: uno en Astigarraga (A-15) y otro en la salida de la N-1 a Andoain. Una vez que estas dos circunstancias estén solventadas, el Consejo de Gobierno podrá autorizar que entre en vigor la norma aprobada hoy.

En la justifiación del voto, el juntero del PP Juan Carlos Cano ha matizado que está «de acuerdo con la premisa del pago por uso», pero no con el hecho de que «el cambio normativo perjudica al transporte autóctono disminuyendo la carga a multinacionales internacionales». También se ha preguntado «si ha merecido todo este viaje si solo podemos utilizar el dinero en los tramos sujetos a peaje». En este sentido ha recordado que durante esta legislatura se han gastado 7,5 millones en mantenimiento de la N-1 cuando cada ejercicio el canon a camiones aportará unos 12 millones.

El juntero de Podemos Juantxo Iturria ha defendido su abstención «por coherencia con lo votado hasta ahora». Ha recordado que su grupo también se abstuvo en la votación de la anterior norma foral «porque había mejores alternativas». Ha lamentado que la norma se haya tramitado «con prisa y con poca humildad» y ha subrayado que la Diputación «no ha sido prudente» al seguir cobrando un peaje anulado en los tribunales «con el riesgo» de que haya que devolver después más dinero por parte de las arcas públicas.

Desde EH Bildu, Iban Asenjo ha recordado que su grupo presentó una enmienda a la totalidad a esta norma «para tomarnos el tiempo necesario para debatir y acordar», mientras que la Diputación ha preferido «tramitar una nueva norma con prisa» y «sin traer consigo el informe económico preceptivo». Ha señalado que aún no se ha respondido a la pregunta de «qué pasará si los tribunales anulan definitivamente la actual norma y cómo afectaría eso a los transportistas». Ha añadido que el nuevo reglamento «castiga al transporte local» y responde a una «norma discriminatoria y arbitraria» que no grava a «vehículos privados internacionales que cruzan el territorio». También ha destacado que esta norma «no impulsa la movilidad sostenible» y ha concluido que EH Bildu se abstiene «porque defendemos los intereses de los guipuzcoanos».

En cuanto a los grupos que han apoyado la norma foral, desde el PNV la juntera María Eugenia Arrizabalaga ha destacado que en la nueva norma «se han modificado los puntos que pudieron motivar la interpretación del TSJPV tras un análisis con expertos y basado en datos reales». Ha subrayado que «según todos los informes, la norma no incurre en ningún tipo de discriminación» y ha añadido que «el mantenimiento de parte de la N-1 ya no caerá solo bajo las espaldas de los guipuzcoanos».

El juntero socialista Julio Astudillo ha subrayado que la nueva norma «reitera la voluntad de asentar la cultura política de quien utiliza paga» y ha recordado que «tiene un efecto positivo en la economía al transferir a Bidegi el mantenimiento de parte de la N-1».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos