Torra está inquieto por los pasos iniciales de Sánchez

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado por la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, antes de la reunión del Gobierno catalán./EFE
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, acompañado por la consellera de Presidencia, Meritxell Budó, antes de la reunión del Gobierno catalán. / EFE

El presidente catalán insiste en crear una mesa de diálogo en la que se aborde el derecho de autodeterminación

CRISTIAN REINOBarcelona

A los independentistas no les gusta ser segundo plato. El Gobierno catalán mostró este martes públicamente su «preocupación» por los primeros pasos que está dando Pedro Sánchez tras las elecciones generales, en los que ha priorizado los contactos con los grupos de ámbito estatal y ha dejado en un segundo plano a los secesionistas, con quienes impulsó la moción contra Rajoy. «Si PP y PSOE se han puesto de acuerdo sobre Cataluña, seguro que no será bueno para Cataluña», dijo la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó. No consta este pacto entre Sánchez y Casado, aunque éste último tendiera puentes en su reunión del lunes en la Moncloa, pero la intención del Ejecutivo catalán era hacer público su malestar con el presidente del Gobierno.

Un sentimiento que es común en todos los frentes del secesionismo. Fuentes de ERC apuntaron también que se sienten «menospreciados» por el líder socialista, por no haber sido aún llamados a consultas a la Moncloa. En el fondo, subyace la inquietud de las fuerzas soberanistas por quedarse fuera de juego en la recién estrenada legislatura española, pues sus votos ya no son decisivos como sí lo eran hasta hace bien poco. Esta menor capacidad de incidir en la gobernabilidad española impacienta a los independentistas, que ansiaban poder empezar a negociar con el Gobierno la búsqueda de alguna salida al pleito catalán.

La portavoz de la Generalitat criticó también que Sánchez se haya mostrado favorable a impulsar el diálogo con el Gobierno catalán tras unas nuevas elecciones autonómicas, negando la interlocución a la administración actual. «El señor Sánchez debe reducir tensiones y abrir puentes de diálogo», según el Govern, que insiste en una mesa de diálogo, sin condiciones ni exclusiones, en la que se pueda hablar de todo, incluido el derecho de autodeterminación.