CC OO y UGT piden «dejar de lado la resignación» y dicen que «es la hora» de repartir el dinero

Los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez. / Efe I EP

Aseguran que el 1 de mayo supone «un hito», que va a ir acompañado de más movilizaciones

EUROPA PRESSMadrid

El secretario general de CC OO, Unai Sordo, y el de UGT, Pepe Álvarez, han asegurado que el Gobierno y la patronal deben de ser conscientes de que este país ha dejado de lado la «resignación de la crisis», que sabe que «ahora se puede, que ahora hay dinero, que les estaban engañando y que se puede repartir el dinero que se está generando».

En la rueda de prensa previa al arranque de la manifestación, Sordo y Álvarez han dejado claro que esperan que este 1 de mayo sea una puesta en escena de hacia dónde la sociedad tiene que ir. Así, han resaltado que «hay que mejorar la recaudación de impuestos y repartir la riqueza que se genera a través de políticas sociales».

De hecho, han hecho hincapié en que si no hay un cambio en las políticas de redistribución de la riqueza de la mayoría social, van a seguir con las reivindicaciones, porque «quieren que los sindicatos sean un factor que impulse este proceso de movilización».

El representante de CC OO, por su parte, ha señalado que, en materia salarial, es imprescindible que los salarios se recuperen de forma generalizada para el conjunto de la clase trabajadora de España, especialmente para los trabajadores con salarios más bajos, donde están instalados los jóvenes y las mujeres.

«El sindicato ha hecho una propuesta del 3/3,1%, pero estamos dispuestos a hablar de esta medida teniendo en cuenta que los salarios más bajos tienen que subir de forma muy importante», ha subrayado Sordo, tras asegurar que este año la negociación colectiva no va a acabar sin acuerdo como en 2017, porque lo que se está negociando es el Acuerdo para la Negociación Colectiva y el Empleo (AENC) para los próximos años.

En esta línea, Álvarez ha afirmado que «hubiese sido muy importante» conseguir la derogación de la reforma laboral, pero que en todo caso la patronal tiene que ser consciente de que «o deja de dilatar y jugar en la negociación del acuerdo de salarios o, con toda seguridad, este año no va a pasar como en 2017».

«No vamos a levantarnos de la mesa sin más, habrá movilizaciones crecientes, tantas como los trabajadores crean que son necesarias para que se pueda repartir la riqueza que se está generando en las empresas», ha añadido el líder de UGT, tras destacar que es imposible seguir con el desajuste que hay entre lo que ganan las empresas y lo que reciben los trabajadores.

Sobre el acuerdo del PNV y el PP de pensiones, Sordo y Álvarez creen que lo único que hace es congelar la reforma de 2013, pero que «el problema sigue siendo el mismo». «Instamos a recuperar el Pacto de Estado por las pensiones para garantizar que son suficientes ahora y dentro de tres décadas», ha Sordo.

Álvarez también ha afirmado que este acuerdo, que no les sirve porque «criogeniza las pensiones», ha llegado «simple y llanamente como respuesta a una enorme movilización social».

«Nadie nos ha comido la merienda, le hemos dicho al Gobierno que para llegar a un acuerdo necesita mejorar la estructura de los ingresos del sistema y modificar los aspectos centrales de la reforma de 2013», ha apostillado. Además, ha asegurado que lo que ha puesto de manifiesto el PNV es que «a los señores de Ciudadanos no les interesan los pensionistas o les queda mucho que aprender».

De morado

Los dos representantes, que han asistido a este encuentro con los medios y que participarán en la concentración con prendas moradas para resaltar las reivindicaciones del movimiento feminista, estuvieron acompañados por los líderes sindicales de Madrid de CC OO, Jaime Cedrún y de UGT, Luis Miguel López Reillo.

Los líderes sindicales de ambos sindicatos en la Comunidad de Madrid han dejado claro que el 1 de mayo tiene un contexto «especial». «Este primero de mayo queremos darle un color especial, un color violeta», ha señalado Cedrún, tras afirmar que los sindicatos quieren mandar un mensaje «claro», porque el 8 de marzo no ha tenido respuesta, «a no ser que se entienda como respuesta la sentencia de La Manada'.

Por su parte, Reíllo ha asegurado que UGT quiere que «de una vez por todas» haya una ley de igualdad salarial, «a igual empleo, igual salario». Bajo el lema 'Tiempo de ganar. Igualdad. Mejor empleo. Mayores salarios. Pensiones dignas'. Ambas centrales sindicales han convocado más de 70 movilizaciones por toda España.

Más información

 

Fotos

Vídeos