El Ibex-35 se marea con el BCE, la investidura fallida y los resultados y pierde los 9.300 puntos

Bolsa de Madrid/EFE
Bolsa de Madrid / EFE

El euro se cambia por 1,158 unidades de dólar tras una fuerte revalorización

RAÚL POZA MARTÍNMadrid

El indicador madrileño vuelve al nivel de los 9.200 puntos, pese a superar los 9.400 enteros en la sesión de hoy, abrumado por la reunión del Banco Central Europeo, la falta de Gobierno y un disgusto con los resultados empresariales, con Telefónica a la cabeza.

El principal indicador de la Bolsa española, el Ibex-35, ha perdido un 0,43% y pierde los 9.200 puntos, dando un último cambio en los 9.289,9 enteros, en una jornada marcada por la reunión del Banco Central Europeo (BCE), la sesión de investidura y un nuevo aluvión de resultados empresariales.

El selectivo madrileño comenzó la sesión, en línea con Europa, sin gran empuje inversor y manteniendo la compostura del cierre de ayer hasta conocer los movimientos del BCE tras su reunión. A las dos menos cuarto se conocía que el organismo europeo emplazaba a septiembre la rebaja de tipos de interés y la nueva batería de estímulos económicos. La primera impresión del Ibex-35 ante la decisión fue de un fulgurante ascenso del 1% que le hizo superar la cota de los 9.400 puntos de la mano de los bancos, que celebraran el retraso del organismo de activar su versión más acomodaticia.

Pero la alegría cambió a las dos y media de la tarde cuando el presidente de la entidad, Mario Draghi, se mostró realmente pesimista con el futuro de la economía de la zona euro. Además de la propia dificultad que el banquero italiano ve para reactivar el crecimiento estimado para este segunda parte del año, la desaceleración de la economía china, la guerra comercial o el Brexit son factores añadidos que lastrarán a la zona euro, considera Draghi.

Con todo, el BCE ha terminado de dibujar su nuevo perfil ultra 'dovish' y ya queda abierta la opción de bajada de tipos, un nuevo programa de compra de deuda y la rebaja en la facilidad de depósito desde el -0,40% actual al -0,50%. Pero ha preferido darle dos meses más de confianza y espera a la economía hasta lanzar las primeras medidas de estímulo.

Daños en el Congreso y en los resultados

En clave nacional, no ha prosperado en el Congreso la investidura del candidato del Partido Socialista y presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, tras romperse las negociaciones con Unidas Podemos instantes antes de comenzar la votación en el hemiciclo, misma hora que la intervención de Mario Draghi. Una combinación que ha sentado mal al Ibex-35 y le ha mareado hasta tal punto de borrar de un plumazo, no solo los 9.400 puntos, sino también los 9.300 enteros.

Al igual que en las dos jornadas anteriores los resultados habían sido un buen acicate para apoyar al selectivo, hoy no ha sido así por, principalmente, Telefónica.

La teleco es uno de los pesos pesados del Ibex-35 y un retroceso de calado, como el de hoy, hace mucha mella en el indicador. Así, la compañía se ha colocado como el segundo peor valor de la sesión al caer un 2,93% tras presentar unas cuentas que no han sido del agrado del mercado. Ganar un 2,8% más en los primeros seis meses del año comparado con el mismo periodo del ejercicio anterior, 1,878 millones de euros, aumentar levemente los ingresos, un 0,9%, y reducir la deuda (uno de sus grandes lastres) por noveno trimestre consecutivo, esta vez un 5,7% hasta 40.230 millones, no ha sido suficiente para los inversores.

Las caídas las encabezó Mapfre, que perdió un 2,98% y tampoco convenció con sus cifras. Tras Telefónica se situó IAG, que cayó un 2,53%; Acerinox, un 239%, y Más Móvil, un 1,65% al presentar una fuerte caída del beneficio pese a crecer con fuerzas en el resto de principales partidas de la cuenta de resultados.

Por el lado de las ganancias se colocó como líder indiscutible Indra, con un 6,01% de subida. Y es que la tecnológica ha anunciado que ha roto las negociaciones con la británica Roll-Royce para comprar una participación de control en Industria de Turbopropulsores, aunque ha añadido que seguirá explorando oportunidades de inversión que se le presenten siempre que tengan encaje con su plan estratégico que finaliza el año que viene. El mercado ha aplaudido con mucha fuerza la decisión.

El resto de principales ascensos fueron para Repsol, un 1,75%; Bankinter, un 1,47% con unos resultados muy aplaudidos y escapando del resto del sector; Cellnex, un 1,44%, y Siemens Gamesa, un 1,09%.

Los principales parqués del Viejo Continente también terminaron con pérdidas encabezadas por Fráncfort, que retrocedió un 1,28%; Milán, un 0,8%; París, un 0,5%, y Londres, un 0,17%.

Las divisas buscan el equilibrio

Tras la decisión del BCE y con el nuevo premier británico, Boris Johnson, tomando sus primeras medidas, las divisas buscan su encuadre en el nuevo escenario. Así, la comunitaria, el euro, se cambiaba por 1,158 unidades de dólar con los mercados europeos cerrados, tras una fuerte revalorización al comparecer Draghi, y la libra por 1,248 billetes verdes en ese mismo momento.

En el mercado de materias primas, la onza de oro se pagaba por 1.419 dólares y el barril de crudo de Brent, de referencia para Europa, por 63,77 dólares al subir casi un 1%.

Con la investidura pendiente hasta septiembre y la incertidumbre política en alto, el riesgo país aguanta estable en los 74 puntos básicos con la rentabilidad del bono español a diez años en el 0,348%.

Claves de la jornada

- El BCE enciende aún más las alarmas sobre la desaceleración económica

- Los resultados no han apoyado hoy al Ibex-35

- Mapfre y Telefónica, que presentaron sus cuentas, fueron los peores de la sesión.