Urkullu agradece el «tesón» de la familia Chillida

Acto institucional en Chillida Leku/Usoz
Acto institucional en Chillida Leku / Usoz

El caserío Zabalaga ha acogido el acto institucional de la reapertura del museo, en una mañana lluviosa y con una amplia representación de la sociedad

Alberto Moyano
ALBERTO MOYANO

Chillida Leku ha sido este miércoles el escenario de la reconciliación entre las instituciones y la familia del escultor, tras largos años de desencuentros a cuenta de las negociaciones frustradas para la reapertura del museo. En un acto con amplia representación institucional, política y cultural, los responsables del centro hernaniarra han ejercido de anfitriones del lehendakari, Iñigo Urkullu, y el ministro de Cultura, José Guirao.

El buen tiempo de la víspera ha brillado por su ausencia y bajo una intensa lluvia, los invitados han recorrido el camino que conduce desde la remozada entrada de Chillida Leku hasta el caserío Zabalaga. En un discurso de agradecimiento, salpicado por algunas citas del propio artista donostiarra, Urkullu ha elogiado «la trayectoria y tesón» de Chillida y su familia. Guirao, por su parte, ha rememorado la visita privada que realizó en su etapa al frente del Reina Sofía de la mano del escultor y de Pilar Belzunce, antes de calificar la reapertura del museo como «la más importante noticia cultural de este periódo».

El caserío Zabalaga, que acoge la exposición inaugural 'Ecos', ha sido el escenario del acto institucional cuyo arranque ha corrido a cargo de Kukai Dantza Taldea. A los sones de un aurresku interpretado a la txalaparta, el bailarín Jon Maya ha hecho los honores en el recibimiento a los invitados. «La imagen que Euskadi Basque Country proyecta al mundo se ha transformado profundamente a lo largo de los últimos años. Buena parte de esta transformación se la debemos a la cultura y el arte. Buena parte se la debemos a la trayectoria y tesón de Eduardo Chillida y al compromiso de su familia», ha señalado Urkullu, que se ha sumado a la celebración de «la recuperación de este espacio único. Soñado, ideado y creado por un artista excepcional de talla universal». El lehendakari se remitió al anhelo de Eduardo Chillida: «Un día soñé una utopía: encontrar un espacio donde pudieran descansar mis esculturas y que la gente caminara entre ellas como por un bosque». Se ha felicitado por la realización de esa utopía en Chillida Leku, que «abre sus puertas para contemplar, caminar y sentir la obra de Eduardo Chillida (...) gracias a la alianza con la Galería Hauser & Wirth».

El ministro Guirao, por su parte, ha destacado que «para el Gobierno la apertura es la gran noticia cultural de este período», antes de admitir que «quizás me esté dejando llevar por el recuerdo» de aquella lejana visita en la que el propio Chillida y Pilar Belzunce le explicaron cómo el caserío del siglo XVI era considerado una obra escultórica en sí mismo. «Uno de las peores noticias de mi vida como gestor cultural –ha comentado Guirao– fue el cierre de Chillida Leku, así que una de las mejores es la de su reapertura». El ministro de Cultura ha dicho que «pocos lugares reflejan (como Chillida Leku) el espíritu de un artista» y ha celebrado la recuperación de «un lugar sagrado para los amantes del arte», un centro que ha calificado de «extraordinario y único en el mundo».

Antes de las intervenciones de los representantes institucionales que han precedido al recorrido por el remodelado museo, el anterior director del centro, Luis Chillida, y su sucesora, Cristina Massagué, han agradecido la colaboración de las instituciones en este nuevo «Chillida Leku del siglo XXI». Luis Chillida se ha mostrado convencido de que en esta nueva etapa el centro «va a dar u n paso más para convertirse en un museo de primera categoría» y de que «el futuro nos va a sorprender a todos, a los primeros, a nosotros mismos», ha dicho en referencia a los herederos del artista. Massagué ha agradecido la acogida de la sociedad vasca desde su llegada a Chillida Leku y, en especial, la de la familia.

La recepción, que ha comenzado bajo un intenso aguacero, ha contado con una notable presencia institucional, política y cultural. El consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria, y el viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, han asistido al acto, en el que también han estado la consejera de Educación, Cristina Uriarte, la presidenta del Parlamento Vasco, Bakartxo Tejeria, y la de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Eider Mendoza, al igual que el diputado general, Markel Olano, y el diputado foral de Cultura, Denis Itxaso. Los alcaldes de Donostia y Hernani, Eneko Goia y Luis Intxauspe, respectivamente, tampoco han faltado al encuentro, en el que se ha podido ver a representantes a la directora de San Telmo, Susana Soto; al director del Bellas Artes bilbaíno, Miguel Zugaza, el responsable de Donostia Kultura, Jaime Otamendi; y la directora de Tabakalera, Edurne Ormazabal.

Ocho años y cuatro meses después de su cierre formal a causa de los problemas económicos, Chillida Leku, que este fin de semana celebrará dos jornadas de puertas abiertas para los 1.200 ganadores del sorteo de invitaciones, volverá a estar a disposición del público a partir del próximo miércoles.

Más