El admirador de Buñuel que nunca recibió a Jack Lemmon

M. E. SAN SEBASTIÁN.

Visto desde Donostia, Diego Galán siempre será el hombre que llegó a San Sebastián para ayudar al Festival en años difíciles. En su primer etapa dirigió el Zinemaldia de 1986 a 1989, y después de 1995 a 2000, pero fueron muchos más los años de vinculación como asesor o parte del comité de dirección. En su libro 'Jack Lemmon nunca cenó aquí', publicado en 2001, contó con humor los secretos de ese tiempo. Lemmon fue el Premio Donostia que siempre soñó dar, pero el actor murió sin visitar San Sebastián.

Galán hizo muchas cosas más, como recordaba la Academia de Cine en la concesión de la Medalla de Honor. «Su admirable trayectoria y su apoyo constante al cine español» son las causas principales del reconocimiento a un Galán nacido en Tánger en 1946, afincado en Madrid desde los 20 años, columnista de la legendaria 'Triunfo' junto a su amigo Fernando Lara, crítico de 'El País', autor de las series de TVE 'Cómicos' y 'Memorias del cine español', director de las películas 'Con la pata quebrada' y 'Manda huevos' y enciclopedia viva del séptimo arte. El otro día le preguntaron cuál es el fotograma que nunca le abandona. Y respondió: «Siempre me sacuden imágenes de 'Las Hurdes, tierra sin pan', de Luis Buñuel». Su admirado Buñuel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos