El Real Unión empieza el año con otro empate que sabe a poco

Orbegozo, que lleva once goles, volvió a ver puerta en el partido ante el Tudelano.
/F. DE LA HERA
Orbegozo, que lleva once goles, volvió a ver puerta en el partido ante el Tudelano. / F. DE LA HERA

La Copa Federación vuelve mañana a escena con la ida de los octavos de final ante la Peña Sport en Tafalla Los irundarras no pudieron pasar del 2-2 contra el Tudelano

Borja Olazabal
BORJA OLAZABALIRUN.

El 2019, por el momento, ha comenzado de manera similar a como acabó el 2018. Bien es cierto que la trayectoria de los últimos encuentros no se puede considerar negativa, pero tampoco faltamos a la verdad si decimos que sumar un solo punto en casa de un equipo que está en puestos de descenso, sabe a poco. Más aun cuando uno espera que el Real Unión corté de manera definitiva con la zona peligrosa de la clasificación y se asiente en la parte media de la tabla. Al menos, para no pasar apuros durante la segunda vuelta del campeonato.

El duelo ante el Tudelano, que terminó con el 2-2 en el marcador, sirvió para llegar al ecuador de la competición. Los números no engañan y los unionistas no pueden pasar del aprobado. En diecinueve jornadas, los de Irun solo han conseguido cuatro victorias. En su favor se podría decir que solo han perdido cinco partidos, pero es que los diez empates que aparecen en su casillero impiden estar más arriba en la clasificación.

Los de Juan Domínguez, que han sumado hasta el momento veintidós puntos, ocupan la decimotercera posición. La renta con los puestos de descenso, aunque considerable, no permite ningún tipo de relajación. El equipo que marca el puesto de promoción es el Gernika, con dieciséis puntos, es decir, seis menos. La misma puntuación ha conseguido el Tudelano, que siendo cuarto por la cola sería el primer equipo que descendería.

Uno de los alicientes de cara a la segunda vuelta sería acercarse, al menos, a la zona media de la tabla. A tres puntos está el Calahorra, undécimo, y décima es la Real B con cuatro más. Echar la vista a los siempre deseados puestos de play-off duele, ya que el cuarto clasificado, el Oviedo B, tiene 35 puntos, trece más que el Real Unión.

Pocas son las cosas positivas que se pueden sacar de esta primera vuelta del Real Unión. Nos podríamos agarrar a que la plantilla cuenta con tres irundarras, Javier Garrido, Mario Capelete y Alex Letamendia, una cifra elevada teniendo en cuenta lo visto en los últimos años. Y también podríamos mirar a la lista de goleadores, en la que Mikel Orbegozo, con once tantos, encabeza la lucha por el pichichi junto a Villalibre, jugador del Athletic B.

Reto atractivo

Antes de que comience la segunda vuelta, que lo hará este mismo fin de semana, el conjunto irundarra afrontará uno de los pocos retos atractivos que le quedan esta campaña, la Copa Federación. Este torneo ya ha llegado a eliminatorias más o menos interesantes y el equipo sueña con hacer algo importante en la competición.

El Real Unión se medirá mañana mismo, a partir de las siete y media en el campo de San Francisco, a la Peña Sport en el partido de ida de los octavos de final. El conjunto navarro milita en Tercera División, pero es el líder de su grupo con quince victorias, dos empates y dos derrotas. Seguro que no pone las cosas fáciles a los unionistas.

El resto de las eliminatorias las jugarán: Internacional-Bergantiños; Navalcarnero-Pontevedra; Ceuta-Real Betis B; Mirandés-Barakaldo; Conquense-Llagostera; Poblense-Cornellá; Socuéllamos-Talavera de la Reina.

Tras el partido copero volverá la liga con otro duelo a domicilio, ya que el Real Unión visitará a la Gimnástica de Torrelavega. El siguiente partido en Gal será el 20 de enero contra el Amorebieta.

 

Fotos

Vídeos