«No hemos ido por delante de la sociedad, pero sí a la par»

Ponentes. Amelia Ariño y Ana Gaspar relataron ayer en Portalea la experiencia de Zaragoza. /  MORQUECHO
Ponentes. Amelia Ariño y Ana Gaspar relataron ayer en Portalea la experiencia de Zaragoza. / MORQUECHO

Portalea acogió ayer una jornada de reflexión sobre las experiencias de distintas casas de las mujeres

Félix Morquecho
FÉLIX MORQUECHO EIBAR.

La casa de la mujer Andretxea cumplirá quince años en 2019 y es momento de redefinir su futuro. Con ese motivo Portalea acogió ayer una jornada con experiencias de distintas casas de las mujeres, de cara a conocer la actividad que vienen desarrollando en otros lugares. Hubo testimonios de Basauri y Donostia, pero las que más kilómetros recorrieron hasta Eibar fueron Ana Gaspar, jefa del servicio de Igualdad, y Amelia Ariño, directora de la casa de acogida para mujeres maltratadas, ambas desde Zaragoza.

La veteranía es un grado y de ahí la presencia de las responsables aragonesas en la sesión de ayer. «Fue en los años 80 cuando desde el área de bienestar social se buscaba dinamizar a las mujeres, que pudieran salir de casa mediante talleres» recuerda Gaspar. En la siguiente década las políticas sobre igualdad encontraron acomodo en una de las casas de mujeres más veteranas en España. «Comenzó a funcionar en una localización muy céntrica, que ya es una referencia para todas las mujeres de la ciudad y para toda la ciudadanía. Todavía se sigue nombrando el taller de promoción de la mujer, de alguna manera fue algo que caló en los años 80».

Aquellas primeras iniciativas de empoderamiento de las mujeres fueron abriendo su abanico hacia otros servicios, que hoy en día se extienden entre otros a los casos de violencia de género. En este terreno sus responsables destacan la gestión municipal de los recursos en Zaragoza como «una apuesta muy importante de responsabilidad pública con el colectivo más vulnerable». Ahí se enmarcan servicios como «la atención integral y multidisciplinar a las mujeres víctimas de violencia de género, o supervivientes de esa violencia, casa de acogida, pisos tutelados, pisos de emergencia de un año y el acceso extraordinario a pisos de alquiler social».

«Hicimos una apuesta de responsabilidad pública con el colectivo más vulnerable»

El paso de los años ha llevado a que la atención de emergencia de una casa de acogida que se prepara para cumplir treinta años haya derivado hacia una especialización, con servicios como asesoría jurídica, orientación laboral y áreas formativas. Otro aspecto que destacaron las responsables zaragozanas fue la puesta en marcha del segundo Plan de Igualdad que introduce como novedades una línea LGTBIQ para tratar las discriminaciones por razón de género o identidad, la introducción de la perspectiva de género en vivienda y espacio urbano, y una línea sobre hombres. «Queremos afrontar acciones conjuntas por la igualdad, ese es nuestro nuevo reto» señaló Ana Gaspar.

Las líneas de trabajo que presentaron ayer en Eibar tienen en cuenta también la puesta en marcha de un Consejo sectorial de Igualdad, que deberá hacer seguimiento de las iniciativas, además de promover mesas de trabajo donde las asociaciones y colectivos puedan hacer sus aportaciones.

Incorporación de hombres

A la hora de hablar de la transformación de una casa de la mujer con cerca de tres décadas de trayectoria sus responsables hablan de «apuesta política y técnica» en la que ha sido imprescindible la coparticipación de los distintos grupos políticos. «No diríamos que hemos ido por delante de la sociedad, pero sí a la par» señala Ariño. La calle tampoco vive el mismo ambiente que décadas atrás y en ese sentido Ana Gaspar apuntaba ayer que «se está escuchando el movimiento social, hay una respuesta».

La jornada de ayer servía para hacer una reflexión sobre los retos a los que se enfrenta este tipo de servicio en los próximos años. «Queremos seguir trabajando desde la igualdad para la igualdad» señalaron. «Está todo el tema de atención a las víctimas de violencia machista, de prevención, cultura para la igualdad, la incorporación de los hombres a este tema... Es todo un abanico».

Responsables de colectivos e instituciones implicadas desgranaron ayer las acciones que se llevan a cabo en distintas localidades. Ya por la tarde se celebró una dinámica de trabajo de cara a rediseñar lo que será Andretxea en el futuro. La casa de la mujer en Eibar afronta a medio plazo un cambio de ubicación que permitirá introducir novedades en los servicios que ya viene ofreciendo hasta ahora en Zezenbide.

 

Fotos

Vídeos