El PNV ganaría en votos las elecciones vascas pero empataría a escaños con el PSE

El PP perdería fuerza aunque retendría entre 13 y 15 diputados y Eusko Altartasuna podría bajar a dos

VASCO PRESS |BILBAO
Los datos de la encuesta confirman la posibilidad real de que el PSE gane las elecciones y pueda haber un cambio político si el PP vota la investidura de Patxi López. Ibarretxe quedaría apartado del poder. / Archivo/
Los datos de la encuesta confirman la posibilidad real de que el PSE gane las elecciones y pueda haber un cambio político si el PP vota la investidura de Patxi López. Ibarretxe quedaría apartado del poder. / Archivo

PNV y PSE mantienen un empate técnico en intención de voto a tres meses de las elecciones vascas. Nacionalistas y socialistas se disputarían así ser el primer partido del País Vasco y la primera fuerza parlamentaria, aunque cabe la posibilidad de que los peneuvistas ganen en votos, pero sean superados en escaños por la formación de Patxi López.

Esta es una de las principales conclusiones de la oleada de otoño del Euskobarómetro, un estudio sociológico que realiza periódicamente un equipo del Departamento de Ciencia Política de la Universidad del País Vasco (UPV) bajo la dirección del catedrático de Ciencia Política y de la Administración Francisco José Llera.

El estudio señala que resultaría "muy improbable" la posilidad de que la actual coalición tripartita (PNV, EA y Aralar) pueda obtener la mayoría necesaria para formar Gobierno. Además, apunta que sería "muy difícil" que Juan José Ibarretxe lograra ser investido como lehendakari, mientras que hay "posibilidades claras" para el PSE-EE de formar Gobierno con Patxi López a la cabeza.

Los datos de esta encuesta confirman la posibilidad real de que el PSE gane las elecciones y pueda haber un cambio político si el PP vota la investidura de Patxi López, pero la sociedad no percibe este escenario como el más probable y tres de cada cuatro ciudadanos cree que la victoria caerá del lado del PNV. Sólo el 14% otorga a los socialistas el papel de vencedor.

La opinión varía cuando se pregunta a los vascos por sus preferencias, ya que entonces el 33% dice que quiere que gane el PNV y el 20% se inclina por el PSE. Casi la mitad está a favor de un cambio de lehendakari, aunque Ibarretxe sigue teniendo más simpatía ciudadana que López: el 50% prefiere al actual lehendakari y el 23% al candidato socialista. Pese a concurrir en solitario, o precisamente por eso, el PNV volvería a ser el ganador electoral en unas hipotéticas elecciones al Parlamento Vasco celebradas en ese momento: obtendría el 34% de los votos y entre 26 y 28 escaños. En Vizcaya sumaría 10-11 escaños, entre 9 y 10 en Guipúzcoa y 7 u 8 en Álava.

El PSE sube, el PP baja

El PSE-EE confirmaría su ciclo ascendente, hasta el punto de estar en condiciones disputarle al PNV la primera posición como en 1986. Los socialistas recibirían el 32% de los votos y lograrían entre 25 y 27 escaños. El sondeo contempla la posibildiad de que el PSE quede en segunda posición en sufragios y en primer lugar por escaños. El partido de Patxi López conseguiría el mejor resultado en Álava, donde sería la fuerza más votada con el 33% de los votos y 9 escaños; le disputaría al PNV el liderazgo en Guipúzcoa, con entre 8 y 9 escaños y el 32% de los apoyos, y quedaría como segundo partido en Vizcaya, a siete puntos de los nacionalistas y con otros 8 ó 9 escaños.

El PP perdería fuerza, pero lograría mantener en términos generales su posición en todas las provincias con un resultado global de 13 ó 15 escaños y el 16% de los votos. El mejor resultado lo obtendría en Álava con entre 6 y 7 escaños. En Guipúzcoa obtendría tres asientos en el Parlamento y en Vizcaya entre 4 y 5 escaños. Los partidos más pequeños sufrían un retroceso, aunque en algunos casos conseguirían mantener su posición gracias a la previsible ausencia de los partidos del entorno de ETA en las elecciones. Eusko Alkartasuna sería el principal damnificado, ya que pasaría de los actuales siete parlamentarios a un máximo de cuatro. La encuesta deja abierta la posibilidad de que baje incluso a dos escaños.

Ezker Batua (Izquierda Unida en el País Vasco) y Aralar se quedarían prácticamente igual. La coalición de Javier Madrazo obtendría el 4 % de los votos y tres parlamentarios. La de Patxi Zabaleta conservaría el asiento que tiene ahora en la Cámara de Vitoria. La nueva formación de Rosa Díez, UPD, con alrededor del 2% de los votos, se quedaría sin representación.

La encuesta electoral del Euskobarómetro prevé que la participación media, bajo el supuesto de que la izquierda abertzale no participará con candidaturas legales y promoverá la abstención, se situará en torno al 70%. El sondo está basado en 1.200 entrevistas a ciudadanos vascos mayores de edad realizadas entre el 15 de octubre y el 7 de noviembre.