Decidido impulso al queso de montaña

Marino Lejarreta, Claudio Chiapucci y Txomin Perurena degustan diferentes quesos ante miembros de la Cofradía del Idiazabal. /MARÍN
Marino Lejarreta, Claudio Chiapucci y Txomin Perurena degustan diferentes quesos ante miembros de la Cofradía del Idiazabal. / MARÍN

Una veintena de pastores comercializan con la obligada etiqueta el queso elaborado en Aralar. Por segundo año consecutivo la localidad goierritarra ha celebrado las jornadas y la feria del queso de montaña

DV

A partir del próximo día 12, como fecha tradicional de referencia, pero siempre en función de las condiciones meteorológicas, las cerca de 17.000 ovejas que desde el pasado 1 de mayo acogen los pastos comunales de Aralar emprenderán el camino de vuelta al valle reeditando de esta manera ese ciclo y trasiego estacional por parte de los rebaños, en busca de alimento. Estancia en la sierra que como viene ocurriendo desde los primeros días en los que el pastoreo comenzó a ser un modo de vida, los pastores han aprovechado para seguir haciendo queso. Eso sí un queso que resulta diferente al del valle, con algo más de grasa y personalidad en el sabor. Y lo que son las cosas, tan antiguo como la noche de los tiempos, el queso de montaña se está poniendo de moda.

Hace ahora 7 años dos pastores comenzaban a comercializar esos quesos con la etiqueta ‘Mendiko gazta’. Hoy son ya una veintena. Una interesante iniciativa, que va a dar que hablar, que cuenta con el apoyo de la Diputación, la Denominación de Origen Idiazabal y del Ayuntamiento de Ordizia. Iniciativa que durante este fin de semana ha asistido, en Ordizia a las ‘II Jornadas del Queso de Montaña’ con la participación de 60 personas y a la correspondiente feria con elaboradores de León, Asturias, Iparralde, etc. La feria, además, contó con el espaldarazo del mito del ciclismo internacional, Claudio Chiappucci, concurrente en la villa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos