Educación estrena curso escolar con su primer programa contra el acoso y un plan de lectura

Un grupo de niñas escogen material escolar en el Carrefour de Oiartzun para la vuelta al cole.Gráfico
Un grupo de niñas escogen material escolar en el Carrefour de Oiartzun para la vuelta al cole. / ARIZMENDI

Los sindicatos mantienen sus reivindicaciones y cuentan con un calendario de movilizaciones

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

La imagen volverá a repetirse. Las puertas de más de 500 centros de enseñanza no universitaria del País Vasco se abrirán, salvo algún caso puntual, el próximo jueves para iniciar el curso 2017-2018, aunque los profesores, al menos los de los centros públicos, ya se incorporaron el pasado viernes para tener todo listo. Serán unos 360.000 alumnos los que llenarán las aulas durante nueve meses y medio porque las actividades lectivas finalizarán el 22 de junio. Seguro que a muchos este tiempo se les hará eterno porque el número de días de asistencia será de 175 en todas las etapas. Sí cambia el número de horas impartidas, mientras en la Educación Infantil, Primaria y Especial ascenderán en total a 875, en la Educación Secundaria Obligatoria serán 1.050 las horas de clase. En Bachillerato y en Ciclos Formativos el curso escolar tendrá una duración también de 175 días, de los que 160 como mínimo se destinarán a la impartición efectiva de clases, mientras que el resto podrán disponerse para pruebas y evaluaciones finales.

Aunque no hay tantas incógnitas como en el curso 2016-2017, parece que el que ahora comienza va a ser un calco en algunos aspectos. Los inicios del curso pasado estuvieron marcados por la incertidumbre puesto que no se conocía qué iba a pasar con la controvertida Lomce, la ley aprobada por el Gobierno de Madrid y recurrida por varias autonomías, entre ellas la vasca. Finalmente, y ante las negociaciones entre los partidos que se iniciaron para llegar a un Pacto de Estado por la Educación, no se derogó, pero la reforma propuesta por el entonces ministro José Ignacio Wert sí ha quedado muy diluida. Por ejemplo, no se aplicó la necesidad de aprobar una reválida para poder obtener el título de Bachillerato. Se mantienen las controvertidas pruebas diagnósticas, que en principio las marcaba la nueva ley estatal, en 3º y 6º de Primaria y 4º de ESO, así como en 2º de Bachiller -y que también aparecen en el plan pedagógico Heziberri 2020-, para comprobar si los alumnos están cumpliendo los criterios fijados al final de cada etapa. El curso pasado se realizaron en una treintena de centros.

Incómodo invitado

En diciembre apareció en el panorama educativo un invitado, en principio no esperado, muy incómodo: el informe PISA, evaluación internacional del alumnado de 15 años que está a punto de concluir su educación obligatoria, con los resultados de la evaluación realizada en 2015. Los datos resultaron desalentadores, con un retroceso preocupante, colocando a Euskadi en los últimos puestos del ranking por autonomías en materias como matemáticas y lengua.

Para revertir esta situación, el departamento de Educación ha puesto en marcha el Plan Lector para mejorar la comprensión de los estudiantes. Los centros disponen de la guía 'Orientaciones en torno a la lectura', elaborada por el Berritzegune Nagusia, que incluye aspectos relacionados con la lectura como recurso de aprendizaje, porque entienden que es un aspecto básico para el desarrollo del resto de las competencias.

Entre otras actividades, los escolares deben leer media hora en voz alta, hacer una tertulia literaria por trimestre, ampliar el fondo de las bibliotecas, introducir en las reuniones de tutoría con las familias orientaciones sobre el desarrollo de la compresión lectora, acompañadas de propuestas y actividades concretas como encuentros con autores, cuentacuentos... Además, se ha reforzado el Plan de Lectura, que abarca hasta 2020, dotado con 76 millones de euros, con incidencia especial en los nuevos formatos digitales, mejora de las ayudas para la adquisición de libros, y la creación de bancos de libros en los centros concertados.

Además del de la lectura, Educación también está trabajando en un plan contra el acoso escolar, que se aplicará este mismo curso y que refuerza la guía de actuación de los centros educativos de la comunidad ante el acoso. El pasado marzo, la consejera Cristina Uriarte ya adelantó algunas de las claves para atajar un problema cada vez más visible. Escuelas e institutos del País Vasco crearán comisiones de alumnos a quienes se habrá formado en la detección y resolución de conflictos entre escolares. Los centros de enseñanza crearán vías, denominadas asequibles, para que los niños puedan comunicar de forma sencilla situaciones de bullying y ciberacoso que sufran o de las que hayan sido testigos. Además, los colegios dispondrán de una estructura organizativa que sea capaz de gestionar de modo eficaz estos casos. Otra de las principales acciones será la formación de la comunidad escolar, tanto de alumnos como de profesores y padres, para que sean capaces de prevenir y actuar ante un conflicto en la escuela. Para ello Educación llevará a cabo campañas de sensibilización y distribuirá una serie de materiales específicos.

Hacia una nueva ley

En la legislatura que comenzó el año pasado, el departamento de Cristina Uriarte se fijó buscar un pacto educativo que permita desarrollar una nueva Ley Vasca de Educación. En principio se plantea como una tarea complicada. Porque una de las claves del año pasado fue el desencuentro entre el departamento liderado por Cristina Uriarte y los sindicatos, con varias convocatorias de huelga y manifestaciones, el próximo también se presenta 'caliente'.

Los alumnos y profesores recibirán formación para ser capaces de prevenir y actuar ante un conflicto PROGRAMA CONTRA EL ACOSO

Los alumnos deberán leer media hora en voz alta, hacer tertulias literarias y se reforzarán las bibliotecas PLAN DE LECTURA

El departamento de Educación trabaja en un pacto educativo con todos los sectores implicados PACTO EDUCATIVO

Apuesta decidida del Gobierno Vasco por esta educación en colaboración con las empresas FORMACIÓN PROFESIONAL Y DUAL

En breve los representantes sindicales -ELA, LAB y Steilas- presentarán un calendario de movilizaciones, que ya tienen acordado, porque consideran que no han recibido ninguna respuesta por parte del Gobierno Vasco a las peticiones que plantearon el curso pasado. En la última jornada de paro que tuvo lugar el 23 de mayo ya anunciaron que «si no hay respuesta nos encontraran en las calles porque está en juego el presente y futuro de nuestros hijos». Es más, para este primer cuatrimestre tienen previstos dos días de huelga repartidos entre los diferentes colectivos de los trabajadores de la enseñanza pública no universitaria, haurreskolak, educación especial y limpieza. También convocarán manifestaciones donde las familias tendrán el protagonismo y realizarán encierros en centros de todo el territorio vasco para, como indican, socializar con los alumnos y profesores. Además, también impulsarán acciones para que no se realicen las pruebas diagnósticas en los centros elegidos.

Las centrales sindicales mantienen las reivindicaciones del curso pasado. Consideran que es necesario aumentar la inversión en educación. Los sindicatos aseguran que las cifras actuales sitúan al País Vasco a la cola en Europa, solo por delante de Irlanda y Rumanía. Recuerdan que la media europea es del 4,9% del PIB y que la comunidad autónoma, según sus datos, invierte 3,7%. Ese 1,2 de diferencia supone 968 millones de euros. Si la cifra se compara con la de la Unesco, que estima el mínimo que cada país debe invertir en Educación el 6% del PIB, se hablaría de 1.855 millones más. Ante esta reivindicación, el Gobierno Vasco ya señaló el pasado mayo que desde que empezó la crisis es uno de los pocos departamentos donde se ha incrementado todos los años el presupuesto. Para este ejercicio, Educación cuenta con 2.662 millones de euros, un 2,1% más que en el anterior. De la cantidad total, un 47,3% se destina a gasto de personal con 1.259 millones.

Otra de las reclamaciones se centra en la necesidad de incrementar al menos en 2.000 personas las plantillas y reducir la temporalidad actual, según los sindicatos del 40%, al 6% estabilizando más de 6.000 puestos de trabajo en los diferentes colectivos. La réplica del Ejecutivo vasco incidía en convocar a lo largo de esta legislatura, a través de diferentes OPE, más de 3.000 plazas. Además, aunque se reconoce que hay posibilidad de mejora en los porcentajes de estabilidad del profesorado de la Escuela Pública, desde el departamento de Educación se sitúa la interinidad en el 26,9%. Este año volverá a haber una oferta pública de empleo.

170 titulaciones

El jueves también comenzarán los centros donde se imparte Formación Profesional que, con una oferta de más de 170 titulaciones, sigue siendo uno de los estandartes del Gobierno Vasco en cuanto a titulación se refiere, con más de 36.000 alumnos matriculados. Recientemente, el Gobierno Vasco ha suscrito un acuerdo con las asociaciones de centros de FP, al que también se sumaron las tres universidades para financiar con 16 millones de euros hasta 2020 prácticas a recién titulados y apoyar 150 proyectos gestados en estos centros educativos.

En los últimos años se está impulsando la Formación Profesional Dual, una modalidad que combina la enseñanza en el centro educativo y el aprendizaje en la empresa que acuerdan cómo se repartirán los contenidos y el número de horas o días de estancia en cada uno, con el objetivo de garantizar que los aprendices adquieran los conocimientos y competencias necesarias para desarrollar su profesión en el mercado de trabajo.

Más

Fotos

Vídeos