Diario Vasco

La defensa de Pablo Ibar tiene dudas sobre la nueva prueba de ADN presentada

La defensa de Pablo Ibar tiene dudas sobre la nueva prueba de ADN presentada
  • «Le hemos enseñado este análisis a expertos en ADN en España y nos han asegurado que aquí esa prueba no sería incriminatoria», relata el portavoz de la asociación que defiende la libertad de Ibar

La defensa del preso de origen vasco, Pablo Ibar, encarcelado en Florida desde hace 22 años y que estuvo 16 condenado a muerte por un triple asesinato, cree que la nueva prueba de ADN entregada por la Fiscalía "presenta muchas dudas" para resultar inculpatoria en el proceso.

Así lo ha explicado a Efe en Logroño el portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, Andrés Krakenberger, quien, junto al padre del encarcelado, Cándido Ibar, ha visitado La Rioja dentro de una campaña de recaudación de fondos para su defensa.

Pablo Ibar fue condenado a muerte en agosto de 2000 como autor, junto a su amigo Seth Peñalver, del asesinato de Casimir Sucharski, dueño de un local nocturno, y de dos bailarinas que actuaban en él, Sharon Anderson y Marie Rogers, el 26 de junio de 1994.

En 2006, el Tribunal Supremo de Florida anuló la condena a muerte del otro enjuiciado, Seth Peñalver; mientras que, semanas después, confirmó la condena a muerte de Ibar.

En febrero de 2016 se anuló la condena a muerte de Ibar, a la espera de un nuevo juicio y, dentro del proceso previo a ese juicio, hace una semana, la acusación registró una nueva prueba de ADN que culparía al español.

Este análisis de ADN, ha indicado el portavoz de la Asociación, es el quinto que se efectúa en 22 años, realizado "en una camiseta que se encontró en el lugar de los hechos" y "en los cuatro análisis anteriores no se había encontrado nada", mientras que "ahora, con medios tecnológicos más precisos, ha aparecido una mancha minúscula en el pecho de esa camiseta".

La defensa tiene "dudas" sobre esta prueba porque, "en primer lugar, es minúscula y si Pablo hubiera llevado esa prenda en la cabeza durante 22 minutos -como se observa en un vídeo del asesinato, donde el autor lleva cubierta la cabeza con una prenda similar- la muestra sería mucho mayor", ha subrayado.

Además, ha detallado, de quince indicadores posibles de ADN, "solo coinciden con Pablo cinco y, de ellos, solo plenamente uno", ha afirmado el portavoz, quien ha recalcado que "la camiseta tiene mucho más ADN de otros dos sujetos no identificados".

"Le hemos enseñado este análisis a expertos en ADN en España y nos han asegurado que aquí esa prueba no sería incriminatoria e, incluso, les sorprende que se tenga en cuenta", ha relatado.

Una explicación a la aparición de ese ADN ahora en la camiseta "podría estar en la cadena de custodia de la prueba" porque, ha dicho, "hace 22 años pasaban cosas, incluso accidentalmente, que no llamaban la atención, pero que ahora harían que algo no se admitiera".

Por todo ello y "porque ni siquiera sabemos porqué se ha hecho ahora esa prueba", dudan de que la Fiscalía tenga la intención de presentarla de forman oficial, lo que sabrán antes del juicio, según Krakenberger.

De forma paralela al proceso judicial en Fort Lauderdale, la Asociación Pablo Ibar y su familia tratan de lograr apoyo económico, ya que estiman que el proceso judicial tendrá un coste de 1,3 millones de dólares.

"De momento, podemos trabajar porque se ha logrado ya más de la mitad de esa cantidad", ha detallado, "pero está claro que con menos recursos hay menos posibilidades".

Cándido Ibar ha subrayado que está dispuesto a "luchar" por la libertad de su hijo "hasta lo que haga falta, no queda otro camino"; y ha admitido que, "por momentos", se siente "un poco desesperado".

Entiende que "la Fiscalía trata de retrasar el proceso", aunque espera que en 2017 se produzca el nuevo juicio y "llegue la tranquilidad que merecemos" con la libertad de Pablo Ibar.