Diario Vasco

El litigio ha conllevado intereses por préstamos no usados y subidas de tarifas

  • Gipuzkoako Hondakinen Kontsortzioa ha acumulado pérdidas de 40 millones y ha elevado un 20% las tasas

El diputado foral de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, encontró ayer el contexto propicio para recordar las «nefastas» consecuencias de la paralización de la incineradora, hito al que atribuye el principio de los problemas económicos de GHK. Además de las indemnizaciones cuestionadas en la sentencia -cuantificadas en 11 millones-, citó «la pérdida de financiación» de 195 millones lograda con el Banco Europeo de Inversiones, así como «una deuda acumulada de cerca de 40 millones de euros en GHK». Lo cierto es que la paralización de la infraestructura de Zubieta dejó sin validez los préstamos asumidos para pagar la obra pero no eliminó la obligatoriedad de pagar un interés por la cobertura de los tipos de interés acordados que ha costado a Gipuzkoa 600.000 euros al mes. Los famosos swaps han sido el arma arrojadiza de EH Bildu contra el Gobierno del PNV que contrató aquellos créditos, mientras que el actual bipartito PNV-PSE responde que esos intereses no serían dañinos si hubieran permitido la construcción de la planta, que debiera estar terminada para 2014.

Dichos costes, más los acarreados de tener que buscar soluciones alternativas fuera del territorio han metido a GHK en números rojos y la necesidad de equilibrar gastos e ingresos en la sociedad foral llevó a su asamblea a aprobar, en di ciembre de 2015, una subida del 20% de la tasa que deben pagar las mancomunidades por la gestión en alta de los residuos. En la práctica, este incremento se trasladará a las tarifas de la basura que los municipios cobran a los vecinos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate