Diario Vasco

PELOTA

El Ogueta casi se viene abajo

Juan Martínez de Irujo, sonriente junto a 'Latu'.
Juan Martínez de Irujo, sonriente junto a 'Latu'. / ARIZMENDI
  • El histórico frontón gasteiztarra acogió una grandísima final a la que no faltó ni emoción ni colorido en las repletas gradas

El Ogueta volvió a ser el escenario de la final del Campeonato del Cuatro y Medio tres años después. La txapela fue para Oinatz Bengoetxea, pero también ganaron los pelotazales. Los que estuvieron presentes en el histórico frontón gasteiztarra y quienes lo vieron por televisión. Fue un espectáculo precioso, un partido de los que no se veían hace tiempo.

Los seguidores de los finalistas no cesaron de animar a sus pelotaris durante todo el partido. Las palmas echaban humo con cada tanto. No hubo el más mínimo enfrentamiento, salvo el dialéctico. El «Oinatz, Oinatz» encontraba rápida réplica de los «Jokin, Jokin, Jokin» procedentes de los más de 200 amezketarras desplazados ex profeso en cuatro autobuses y coches particulares para animar al nuevo hijo predilecto del pueblo. Las camisetas azules con el nombre de Altuna III en la espalda eran mayoría en las gradas. También las había de Saralegi, su botillero. Desplegaron en el rebote una pancarta de considerables dimensiones en la que se podía leer 'Txokon, Zabalen, Bajun ta Altun (A), Jokin Txapeldun (A). Al frente de las operaciones, el incansable Joseba Larreta 'Latu' con su inconfundible txapela.

La familia Altuna no quiso perderse el acontecimiento. Encabezada por el abuelo de Jokin, Joxe Altuna Garmendia, de 86 años, acompañado por su hijo Imanol, exremontista profesional y tío del pelotari. Su hermano Garikoitz, también remontista profesional en su día y retirado por culpa de un pelotazo en el ojo, ejercía junto a su mujer Nekane y sus hijos Illargi y Unax, de guardaespaldas de Lide, novia de Jokin Altuna. Cerca andaban Andrés, Dolores e Izaskun Altuna Goñi, tíos también del pelotari, pero por parte paterna. Y Xalton Zabala, alma máter del club Zazpi Iturri y descubridor del pelotari guipuzcoano.

También se acercaron al Ogueta pelotaris en activo como Andoni Aretxabaleta, convaleciente de su lesión en el hombro, y Miguel Merino. Llegaron juntos el trío guipuzcoano formado por Iker Irribarria, Erik Jaka y Julen Urruzola. En cambio, Iñaki Artola lo hizo acompañado por su hermano Mikel, botillero y bertsolari, a quien vimos conversar con su colega Anjel Mari Peñagarikano, seguidor acérrimo de Altuna III. Más precavido fue Jon Erasun. Llegó con tiempo suficiente para recoger sus entradas de la taquilla junto a su padre, el exaizkolari y segalari Juan Manuel Erasun.

La representación de los que ya no están ligados a la pelota profesional fue igualmente numerosa. Vimos a Alberto Beloki, Asier Berasaluze, Oier Zearra, Iñaki Iza, Mikel Idoate, Pedro Martínez de Eulate y Oreja II. Juan Mari Juaristi 'Atano XIII' compartía conversación con Kepa Peñagarikano, su sucesor en el cargo de seleccionador de material. Y Juan Martínez de Irujo, que sigue sin vestirse de blanco por culpa de su dolencia cardiaca. Asistieron, asimismo, pelotaris del campo aficionado como los astigartarras Barandiaran y Santxez. Menos kilómetros recorrieron los alaveses Mikel Rafael y Unai Alvarado.

No todos eran gentes de la pelota. El mundo del fútbol estuvo representado por José Luis Mendilibar, entrenador del Eibar. Y en butaca de cancha, sus jugadores del equipo armero Fran Rico y Arbilla. Quien no se pierde una final es José María Arrate, expresidente del Athletic. Sorprendió la presencia de los exrealistas Mikel Aranburu y Joseba Irazusta. No tanto la del ciclista Mikel Landa, del equipo Sky, habitual de los frontones, o la del exremontista Gorka Urtasun. Tampoco faltaron los remeros zarauztarras Bersaitz Azkue y Gorka Aranberri, ganadores de La Concha con Urdaibai y fichados por Orio.

Karlos Arguiñano puso el perejil de los restauradores. Javier Bereziartua y su hijo Borja, del Portuetxe, llegaron junto a Patxi Aranburu, gran pelotazale que disfruta de su jubilación tras el cierre del Aldanondo. Cerca, Igor Arregi, del Kaia de Getaria. Otro asiduo, Mikel Arregi, expresidente de la Guipuzcoana, junto a Iraitz Olaetxea, seleccionador de mano. Y los Vidarte al completo. Fernando y su hermana Isabel, junto a José Antonio Fernández, de Hierros Servando, y Enrique Artamendi. Y otro eibarrés, Patxi Mutiloa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate