Diario Vasco

El «Goya agridulce» de ‘La Novia’

vídeo

Natalia de Molina. / Foto: Reuters | Vídeo: J.R. Ladra y V. Carrasco

  • Natalia de Molina se llevó el Goya a la mejor actriz por ‘Techo y comida’, mientras el de reparto fue para Luisa Gavasa por ‘La Novia’, que solo convirtió en premio dos de las doce nominaciones

Natalia de Molina hizo historia la noche del sábado con el premio Goya a la mejor actriz protagonista por ‘Techo y comida’, al sumarlo con el Goya a la mejor actriz revelación que obtuvo en 2013 por ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’. No es la primera en obtener el premio en las dos categorías de interpretación –ya lo consiguió Laia Marull en 2003, e incluso sumó un tercer Goya como mejor actriz de reparto en 2010-, pero sí es la actriz más joven en lograrlo, con 25 años recién cumplidos el pasado diciembre.

No lo tenía fácil en una noche en la que compartía nominación con actrices como Penélope Cruz por ‘Ma ma’; Inma Cuesta, por ‘La Novia’ o la actriz francesa Juliette Binoche, nominada por ‘Nadie quiere la noche’. Los premios y nominaciones acumulados hasta el momento la hacían partir como una de las favoritas pero nada estaba escrito, más aún teniendo en cuenta que logró imponerse a Cruz y a Binoche en los Premio Forqué pero no en los Feroz, donde fue Inma Cuesta quien se llevó el gato al agua.

“Podía haber pasado cualquier cosa porque este año ha habido papelazos de mujeres, muy complejas, muy ricas y alejadas del cliché, ojalá fuera así siempre”, declaraba la actriz tras recoger el Goya. De ahí que su primera reacción en el escenario fuera inclinarse en una reverencia ante las actrices con las que compartió nominación. “Hemos ganado todas con los personajes que hemos hecho y creo que el cine también gana cuando se le da más espacio a las mujeres, que somos muchas”, reivindicó la actriz.

‘Techo y comida’, debut del director Juan Miguel del Castillo, cuenta la historia de Rocío, una joven madre soltera en paro que trata de salir adelante sin recursos. Natalia de Molina encarna a esta superviviente que pone rostro al drama que en los últimos años ha ocupado demasiadas portadas en España, el de los desahucios. Una historia de ficción demasiado real para la que el director se inspiró en una vecina suya de Jerez y que consiguió levantar con grandes dificultades de producción, sin subvenciones ni ayudas, gracias al micromecenazgo y al empeño del equipo implicado en la película.

Tampoco fue fácil para la actriz dar vida a un personaje que refleja una realidad tan delicada de abordar. “Rocío me daba miedo, era un reto muy grande y me producía respeto”, admitió De Molina. “Era mi primer papel protagonista y el personaje tenía unos arcos tremendos; no se trataba solo de entenderla sino de saber transmitirlo pero tener miedo a lo que te enfrentas te ayuda a crecer como actriz”, añade De Molina, que trató de investigar por su cuenta acudiendo a un comedor social cercano a su casa en Madrid y observando a la gente del barrio de La Granja, en Jerez, epicentro de la película. Lo que tuvo claro desde el principio es que esa historia “había que contarla”, mejor aún de la manera en la que la aborda Del Castillo, “sin sensacionalismo y sin edulcorarla”, explica. “Llega porque es muy crudo y es muy real, es una película que está muy desnuda y yo me he abierto en canal. Estamos muy anestesiados como sociedad y esta película te hace sentir”.

La madre de ‘La Novia’

Luisa Gavasa fue la otra protagonista de la noche al alzarse con el premio a la mejor actriz de reparto por ‘La Novia’, película que partía como la gran favorita con doce candidaturas de las que sin embargo solo logró convertir dos en premio. “Este Goya llega agridulce”, admitió la actriz tras recoger el galardón. “No vas a pensar que de las doce nominaciones te vas a llevar todas, el nivel era muy fuerte y los premios están repartidos porque había películas muy valiosas, pero sí me hubira gustado que ‘La Novia’ se hubiera llevado dos o tres más”, añadió la actriz zaragozana.

Antes de irrumpir con tan buena estrella en el mundo del cine, Gavasa había acumulado décadas de trabajo en el teatro. La oportunidad de entrar en el nuevo medio le llegó de la mano de Paula Ortiz, la directora de ‘La Novia’, que le brindó el personaje de La Madre en esta adaptación de las ‘Bodas de sangre’ de Lorca. Gavasa espera que el premio sirva para que “directores de cine que no me conocían sepan ahora que Luisa Gavasa está en el panorama, aunque no se si habrá muchos papeles de mi edad”, se sinceró la actriz.

De momento, con ella no se cumple aquella máxima que rezaba ‘actor premiado, actor parado’ y Gavasa tiene en cartera dos proyectos. Uno es la ópera prima del director Hugo Ruíz y el otro, una colaboración en la película ‘Incierta gloria’ de Agustín Villaronga, un viejo conocido de esta actriz que incluso llegó a compartir piso con el cineasta en los tiempos en los que vivía en Barcelona.