Arkaitz Mendoza (Pianista): «Me hace muchísima ilusión participar como solista en el concierto del Rotary»

El pianista Arkaitz Mendoza actúa mañana domingo en el Concierto Sinfónico Coral de Navidad.
/DV
El pianista Arkaitz Mendoza actúa mañana domingo en el Concierto Sinfónico Coral de Navidad. / DV

Mañana, en el Centro Cultural Amaia y a beneficio de Cruz Roja, interpretará la 'Fantasía Coral' de Beethoven

MARÍA JOSÉ ATIENZA IRUN.

Su trayectoria musical impresiona en un joven que sobrepasa por poco la treintena. Pianista y organista, ha recibido premios en concursos nacionales e internacionales y ofrecido numerosos recitales. La Joven Orquesta de Euskadi lo tuvo como titular y la OSE, como solista en sus Conciertos Didácticos. Ha formado parte del Orfeón Donostiarra, al que ha acompañado al piano en conciertos y grabaciones y ha cursado estudios superiores de Dirección de Orquesta, que le llevaron a debutar con la Asociación Lírica Sasibil, en el Victoria Eugenia donostiarra. Mañana actuará como solista de piano en el XXI Concierto Sinfónico-Coral de Navidad, organizado por el Rotary Club de Irun Bidasoa, el Coro Ametsa y el Ayuntamiento, a beneficio de Cruz Roja para un proyecto de soporte a niños en riesgo de la comarca.

-La 'Fantasía Coral Op.80' está considerada como la antesala de la 'Novena Sinfonía' de Beethoven, pero no es una obra muy conocida. ¿Puede hablarnos de ella?

Programa
'Liebeslieder walzer Op.52', de Brahms (Orquesta Ma non Troppo y Coro Ametsa); Arias de ópera, con la soprano Ainhoa Garmendia y orquesta; 'Fantasía Coral Op.80', de Beethoven, con Arkaitz Mendoza (piano), Elzbieta Podolak (flauta), orquesta y coro.
Escenario
Centro Cultural Amaia, mañana domingo, a las 19.00 horas.
Entradas
Oficina de Turismo, Amadeus Musika Etxea, kutxasarrerak.net y mañana en la taquilla del Amaia (15 euros).

-No es una obra fácil de interpretar, sobre todo porque aglutina a mucha gente: coro, orquesta y piano solista. Normalmente, los conciertos para piano de Beethoven tienen piano y orquesta, pero aquí se añade el coro. Es una obra preciosa, una gran obra que se interpreta poco, precisamente porque hace falta mucha gente. Empieza con una gran cadencia del piano de unos tres minutos. La verdad es que me hace muchísima ilusión interpretarla y participar como solista en el concierto del Rotary. Cuando me llamó el director, Fernando Etxepare, para hacerme esta propuesta, este reto, me llevé una alegría. He colaborado anteriormente en este concierto de Navidad, pero nunca como solista.

«Aprecio mucho a Ricardo Requejo. Sus palabras fueron muy importantes para mí»«Siempre que hay una causa solidaria de por medio, nuestra motivación es especial»

-El estreno de la 'Fantasía Coral', el 22 de diciembre de 1808, fue bastante caótico. Beethoven no tenía terminada la obra e improvisó sobre la marcha.

-Es una anécdota curiosa, pero no es tanto de extrañar en la época. Mozart también lo hacía con sus conciertos para piano. Cuando llegaba el momento de la cadencia, no la tenían escrita. Cada vez que la interpretaban, la improvisaban. Tenían una facultad de improvisación inmensa, increíble. En este caso, creo que Beethoven no tenía escrita la primera cadencia. Luego ya, cuando las editoriales le hicieron presión para que quedara constancia de la obra, la tuvo que escribir.

-Además de intérprete y director de orquesta, Arkaitz Mendoza ejerce como crítico musical. Es usted un valiente. ¿Cómo combina su profesión de músico con la de hacer pública su opinión sobre el trabajo de los colegas?

-No es fácil, sobre todo porque muchas veces me toca ir a conciertos de amistades. En esos casos, es un poco más comprometido. Si les pongo bien, dicen que es porque son amigos y si les pongo mal, me acusan de haberme pasado. Tengo fama de exigente. Yo creo que trato de ser sincero y decir lo que pienso, sin faltar al respeto, evidentemente. Creo que las críticas deben ser directas, aunque, al final, la opinión de uno es muy subjetiva. Hay muchas opiniones y a mí me toca escribir la mía. Lo mejor de las críticas es que me enseñan mucho y que a través de ellas he conocido a grandes músicos.

-¿Le han servido de escuela?

-Llevo más de diez años escribiendo críticas y una de las cosas por las que me animé en su día fue porque se aprende una barbaridad. No es lo mismo salir de un concierto y decir 'qué bonito ha sido' o 'qué bueno es el violinista' que ponerte a escribir y entrar en detalle. Tienes que ir preparado y analizarlo todo mucho. Para mí, la crítica ha sido, más que una formación literaria, que también, una formación musical que me ha permitido avanzar.

-Hoy mismo, en la Sala Capitular del Ayuntamiento, el pianista Ricardo Requejo recibirá la Medalla de Oro de Irun. ¿Ha coincido con él en algún momento de su carrera?

-Aprecio muchísimo a Ricardo Requejo y tengo con él alguno de los momentos importantes de mi vida. Ricardo estuvo en el jurado del concurso Marisa Montiel de Linares, donde me llevé el primer premio. Él no me conocía entonces. Después, estuvimos hablando y la verdad es que las palabras que me dedicó en aquel momento fueron muy importantes para mí. Luego me invitó a una clase y a un concierto suyo. Sé que él ha interpretado la 'Fantasía Coral' de Beethoven, así que si se acerca al concierto del Rotary, va a ser un auténtico lujo tocarla para él.

-Fernando Etxepare dijo la semana pasada, en la presentación del concierto, que los músicos tienen una motivación especial en los conciertos solidarios.

-La verdad es que sí. Siempre que hay una causa solidaria de por medio, la motivación es especial. En estas fechas, hay muchos actos solidarios, algunos muy bien organizados y otros más improvisados. En este caso, estamos hablando del Rotary y del Coro Ametsa, que llevan más de veinte años organizando este concierto y sabemos que es una cita musical importante en Irun. Creo que va a ser un bonito concierto. Espero que el público se anime, colabore con esta causa y llene el Amaia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos