Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
RSS | ed. impresa | Regístrate | Lunes, 1 septiembre 2014

San Sebastián

SAN SEBASTIÁN

No se puede garantizar su calidad al estar en contacto con el suelo Estos días se han recogido cerca de 3.000 m3 de hojas, que van al vertedero
14.12.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
DV. Crecen verdes, se caen de las ramas a los seis meses pero una vez tocan el suelo, su destino es el vertedero. Las hojas de los árboles que han cubierto calles y aceras estos días ya no sirven, como años atrás, para fabricar compost ya que al estar en contacto con la vía publica, su calidad «no es del 100%». Así, los restos recogidos van al carro de la limpieza y de ahí, a la planta de San Marcos. Si bien el Ayuntamiento lleva siete años realizando fertilizante natural con las ramas podadas para el abono de parques y jardines, el pasado año se quiso hacer lo mismo con las hojas caídas de los árboles pero el resultado no ha sido el esperado.
Según explica el concejal de Parques y Jardines, Alberto Rodríguez, «las hojas pueden estar contaminadas al haber estado en contacto con algún elemento del suelo, además se pueden mezclar con otros componentes no naturales como plásticos. Como la hoja no se recoge una por una es difícil detectarlos y separarlos. Por todo ello no podemos garantizar que la calidad del compost sea excelente». Se trata de un alimento rico en nutrientes, tanto para suelos como para plantas y por si fuera poco, supone un ahorro para las arcas municipales.
El parque de Aiete fue el escenario donde se realizó la primera experiencia piloto. Se recogieron las hojas caídas de los árboles de forma manual, casi una por una, y se fabricó compost para sus jardines. Pero la iniciativa no ha fructificado más allá de los límites del parque. Sin embargo, Rodríguez recuerda que las ramas de los árboles sí se aprovechan para este fin.
Durante estos meses, las máquinas podadoras, que coordina la empresa Pagola por encargo del departamento de Mantenimiento Urbano, retiran las ramas de más de 7.000 árboles repartidos por diferentes zonas. Una vez podadas las ramas, se apilan y se introducen en una máquina trituradora que las reduce al 10% de su volumen original. De esta manera, se trasladan a una planta en Urnieta donde los montones inician un proceso de descomposición, que culmina en la conversión de la madera en abono. El agua facilita la fermentación y la intervención de bacterias que se alimentan de la energía orgánica de las ramas contribuyen a que se pudran.
Después de este largo proceso, las ramas, convertidas en unos 2.000 m3 de fertilizante natural y de una calidad «excelente», se utilizan para abonar los jardines y parterres de la ciudad.
Aunque el compostaje se prepara fuera de Donostia, la parte fundamental del proceso, el triturado, se realiza en las mismas calles, junto con la recogida de hojas. El edil calcula que se acumulan entre 2.500 y 3.000 m3 de hojas, por lo que «le dedicamos un servicio especial de limpieza de la ciudad, teniendo en cuenta que la hoja está cayendo permanentemente durante un mes las 24 horas del día». En este sentido, explica que desde el departamento de Mantenimiento Urbano se está llevando a cabo un nuevo sistema de plantación de árboles en la ciudad, tomando como elemento fundamental floración y la salida de la hoja en diferente época y lograr así un equilibrio. De hecho, «ya podemos ver a principios de primavera la floración de los falsos cerezos o los almendros y sin embargo hay otros ejemplares que tienen la hoja mucho más tarde, como los olmos».
Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Vocento
SarenetRSS