La Gipuzkoa más plural a través de sus familias

El modelo tradicional pierde peso en favor de otros como el monoparental, el homoparental o el adoptivo

La Gipuzkoa más plural a través de sus familias
Aiende S. Jiménez
AIENDE S. JIMÉNEZ

La RAE define la palabra familia como el 'grupo de personas emparentadas entre sí que viven juntas'. Sin embargo, por inercia o costumbre, en la cabeza de la mayoría esa palabra proyecta la imagen de un hogar formado por un padre, una madre y sus hijos, la conocida como familia tradicional. Un modelo que sigue siendo mayoritario pero que con el paso de los años ha ido perdiendo presencia en la sociedad en favor de nuevas formas familiares que se van consolidando. Parejas sin hijos, familias con hijos con dos madres o dos padres (homoparentales), familias de acogida o adoptivas, padres y madres solteros, personas que deciden vivir solas... en definitiva, tantos modelos como hogares existen.

Los últimos datos del Instituto Vasco de Estadística, Eustat, referentes al tipo y tamaño medio de las familias vascas, señalan que existen 892.100 núcleos familiares en Euskadi y que en Gipuzkoa viven 290.800 familias distintas. El tipo mayoritario, que supone más de un 30% del total, son las compuestas por una pareja con uno o más hijos, la tradicional. En segundo lugar se sitúan las personas que viven solas, en tercero las parejas sin descendencia, y en cuarto las familias monoparentales, formadas por un padre o madre que vive con su hijo o hijos.

Una de cada tres familias está formada por una pareja y sus hijos, y las compuestas por una madre o un padre solo con hijos ya suponen el 8,4%

Los datos del Eustat no revelan, sin embargo, las características de dichas familias ni distingue entre los distintos modelos existentes en la sociedad guipuzcoana, por lo que resulta complicado visualizar un mapa concreto de la diversidad familiar en el territorio.

Menos que en 1991

En Gipuzkoa, el 34,1% de las familias están compuestas por una pareja que tiene hijos, un tipo que ha ido perdido presencia en las últimas décadas en favor de otros modelos familiares. Así, en 1991 había en el territorio 101.703 familias de este tipo, mientras que en 2016 -último año del que el Eustat dispone de datos- eran 99.300, lo que supone 2.403 familias menos.

Familias en Gipuzkoa

290.800
familias viven en Gipuzkoa, según los últimos datos del Eustat. La mayoría, el 34,1%, son familias formadas por una pareja y sus hijos, la conocida como tradicional.
61.000
parejas viven sin hijos en Gipuzkoa lo que supone un 20,9% del total. Hace treinta años había 20.000 familias menos de este tipo en el territorio.

Uno de los datos más llamativos que arrojan las estadísticas es el gran aumento en los últimos años del número de núcleos familiares formados por una sola persona, que puede ser el caso de viudos, divorciados o bien de un soltero o soltera que vive solo por elección, una opción muy común actualmente pero no tanto hace 30 años. En este momento suponen casi el 28% del total de familias guipuzcoanas, mientras que hace tres décadas apenas eran el 11%.

En Gipuzkoa hay 2.403 familias tradicionales menos que hace 30 años, según datos del Eustat

Aumenta también sustancialmente el número de familias compuestas por parejas sin hijos, impulsado en parte por el retraso en la edad de la maternidad. De hecho, Gipuzkoa es el territorio vasco donde más ha caído la natalidad en el último año. Un total de 61.000 parejas guipuzcoanas no tienen hijos actualmente (el 20,9% del total), 20.000 más que en 2001. Respecto a las familias monoparentales, aquellas formadas por un padre o madre solo y sus hijos, son ya 24.600 en Gipuzkoa, el 8,4% del total. Si bien el aumento desde 1991 ha sido notable -entonces había 16.392 familias compuestas por un padre o madre solo-, desde 2001 el crecimiento de este modelo ha sido mínimo, de apenas 500 familias. En Euskadi viven 82.000 familias monoparentales, 30.000 más que hace 30 años.

Por la conciliación

Aunque las estadísticas aún no reflejan la realidad de la diversidad familiar existente en el territorio, las instituciones sí han empezado a reconocer su presencia y valor social. En su último Pacto por las familias y la infancia, cuyo proyecto estrella es la conciliación igualitaria entre padres y madres, a través de la ampliación del permiso de paternidad hasta 16 semanas, el Gobierno Vasco dedica un apartado al reconocimiento y el apoyo a la pluralidad familiar en Euskadi.

El nuevo Pacto vasco por las familias y la infancia dedica un apartado a la diversidad familiar

El texto señala que «hoy en día, la familia compuesta por una pareja casada con hijos biológicos ya no es la única estructura familiar en la que criarlos. Hay parejas que no tienen hijos. Otras que los adoptan. Hay familias formadas por parejas sin vínculo matrimonial o parejas del mismo sexo. Hay familias monoparentales y familias reconstituidas. Es decir, las familias vascas de hoy en día, como sucede en todas las sociedades avanzadas de nuestro entorno, son más plurales, más versátiles, más complejas y también más frágiles».

Una fragilidad que relacionan con el diferente grado de reconocimiento y protección social que reciben algunas formas familiares. «Uno de los motivos de esta mayor fragilidad es que existe una desigual distribución por estratos socioeconómicos en las distintas formas familiares, planteándose una clara asociación entre estructura familiar, (des)igualdad de oportunidades y bienestar infantil», cita el texto. Por ello, el objetivo de este Pacto es «reconocer el profundo proceso de cambio en el que se encuentran inmersas las estructuras familiares» y busca que todas ellas «cuenten con el mismo grado de reconocimiento y de protección social».

El 28% de los núcleos familiares son de una sola persona, como viudos, divorciados o solteros

El Pacto, suscrito por el Gobierno Vasco y las tres diputaciones, así como por las entidades privadas que conforman el Consejo Vasco de Familia, se compromete asimismo en su primer punto a «garantizar unos recursos económicos mínimos a todas las familias con hijos e hijas y prevenir la pobreza infantil, con respeto a la diversidad familiar», así como a «facilitar que los padres y las madres puedan dedicar a sus hijos e hijas todo el tiempo necesario».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos