Cuatro décadas de trabajo y originalidad

Irungo Euskal Jira nació «con el objeto de recordar aquellas costumbres y aficiones de los hombres y mujeres euskaldunes de antaño», según señala la organización de la fiesta vasca irundarra en su web. La documentación guardada en los archivos habla sobre una edición celebrada el 15 de agosto de 1928. Desde entonces hasta hoy, se puede decir que la Euskal Jira ha vivido tres etapas. La primera es la comprendida entre los años 1928 y 1935. Después, durante la Guerra Civil y años posteriores, la Euskal Jira estuvo prohibida. En los años 1951 y 1955 se celebraron dos ediciones, con motivo de unos campeonatos de regatas de bateles organizadas por la Sociedad Jostallu. Pero no fue hasta el año 1979 cuando volvió a celebrarse de forma ininterrumpida, gracias a la labor de varias personas y asociaciones culturales de la ciudad. Irungo Euskal Jira es una celebración singular, que se distingue del resto de fiestas euskaldunes por la presencia de las gurdias tiradas por bueyes, sobre las que se representan diferentes motivos originales trabajados por los miembros de las asociaciones y colectivos participantes. Labores cotidianas, oficios, herramientas, utensilios y vestimentas antiguas, así como edificios o situaciones conforman la larga lista de motivos representados en las gurdias durante cuatro décadas. No hay duda de que este año, los participantes en el desfile volverán a sorprendernos con la originalidad y el trabajo desplegados para que la fiesta esté a la altura de su 40 aniversario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos