La asamblea aprobó las cuentas y la gestión de 2018

Repaso a 2018. Ortzi Alonso en primer plano y José Antonio Santano y Txomin Sagarzazu al fondo. /  F. DE LA HERA
Repaso a 2018. Ortzi Alonso en primer plano y José Antonio Santano y Txomin Sagarzazu al fondo. / F. DE LA HERA

I.M. IRUN.

La información sobre Urune se dio a conocer en el contexto de una asamblea de la Mancomunidad de Servicios de Txingudi en la que se aprobó la cuenta de resultados y la memoria de actividad de 2018. Socialistas de Irun, EAJ-PNV Irun y EAJ-PNV Hondarribia sumaron un 60% de votos a favor frente al 30% que representaron EH Bildu Irun, Sí se Puede Irun y el grupo hondarribiarra Abotsanitz. Precisamente, el concejal de este grupo, Ortzi Alonso, se mostró, como durante todo el mandato, el más incisivo en el control de la gestión de la Mancomunidad. Ayer, entre otras cuestiones, cuando la gerencia volvió a recordar que en 2018, con un 51,26% se superó el 50% de tasa de reciclaje (objetivo que la Unión Europea marcó para 2020) Alonso pidió una reflexión porque «los datos no son buenos. Podemos estar contentos por cumplir con adelanto el objetivo europeo», admitió, «pero no vamos a un buen ritmo. En Gipuzkoa van más rápido y creo que debemos darle otra velocidad», dijo aportando algunas propuestas.

Se dieron ayer datos de consumo de agua (destaca un 5% más en 'no doméstico' en Irun tras años de bajadas) y otros complementarios, como que en 2018 cayeron en la comarca 2.975 litros de lluvia por m2, «la cifra más alta de los últimos 4 años, 200 litros por encima de la media de los últimos 20, pese a la sensación de que llovió poco». Con esas cifras, el embalse de Endara no bajó del 80% en ningún momento y no hubo que realizar bombeos desde Jaizkibel.