Diario Vasco

Méndez de Vigo, dispuesto a «darle una vuelta» a la reválida de la ESO

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo.
El ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo. / Efe
  • El sindicato ANPE afirma que el ministro se muestra "receptivo" para que la evaluación final de Secundaria no condicione la obtención del título a los alumnos

El presidente nacional del sindicato ANPE, Nicolás Fernández Guisado, ha afirmado este lunes que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, se ha mostrado "receptivo" y "dispuesto" a "darle una vuelta" a la evaluación final de la ESO de la LOMCE para que ésta no tenga efectos académicos y no condicione la obtención del título a los alumnos que hayan aprobado 4º de la ESO, tal y como le ha planteado esta organización.

En declaraciones a los medios, a la salida del encuentro con el titular de Educación para hablar de un futuro pacto, Fernández Guisado le ha explicado el "problema" con el que se encuentran los alumnos que aprueban 4º de la ESO y suspenden la prueba porque "se quedan un año o dos en el limbo" al no poder matricularse en Bachillerato ni en Formación Profesional de grado medio, sino sólo en FP Básica.

"El ministro se ha dado cuenta de que eso es así y de que hay que darle una vuelta a esta 'reválida'", ha subrayado Fernández, que también ha pedido a Méndez de Vigo que la evaluación final de Bachillerato "sea lo más parecida posible a la PAU" y que conste de una "única prueba" tanto para obtener el título como para acceder a la Universidad, a pesar de que la LOMCE deja abierta la posibilidad de que las universidades hagan además sus propias pruebas de selección.

El presidente de ANPE cree que aunque los reales decretos que regulan estas pruebas ya están aprobados, aún falta la orden que establezca la s características de estas "controvertidas" 'reválidas', y el ministro podría estar a tiempo de cambiar la de 4º de la ESO para que no deje atrás a los alumnos que, habiendo aprobado todo, suspendan estos exámenes y queden en el "limbo".

"El ministro ha sido receptivo a la propuesta y le va a dar una vuelta. Le hemos explicado el alcance que tiene, el problema es que los alumnos que hayan aprobado cuarto y suspendan la prueba se quedan un año o dos en limbo. Él se ha dado cuenta de que eso es así y de que hay que darle una vuelta", ha asegurado.