El Ayuntamiento tapia la antigua fábrica de Luzuriaga por «seguridad»

El edificio, abandonado desde hace años, se había convertido en un foco de problemas

ESTRELLA VALLEJO

La antigua fábrica de Luzuriaga, situada en Pasai Antxo pero perteneciente al término municipal de Donostia, lleva años convertida en un foco de problemas. Personas sin hogar se valen de su estructura para cobijarse, pero las fogatas que realizan, en ocasiones, se convierten en incendios y las situaciones de «inseguridad» que generan a los vecinos que residen en frente, quienes dicen sentirse amedrentados y «asustados», sobre todo, cuando es de noche, han suscitado un buen número de quejas, avivadas después de que a comienzos de febrero, apareciera un cadáver en el interior de la fábrica.

El edificio, propiedad del gobierno central, ha sido tapiado por el Ayuntamiento donostiarra, a través de una ejecución subsidiaria, para evitar el acceso. En su interior, las distintas dependencias se encuentran repletas de muebles calcinados y restos de ropa y basura, lo que convierten este lugar, indicó el delegado de Urbanismo, Enrique Ramos, en una zona de «riesgo objetivo», además de insalubre e insegura.

Desarrollo de actividades

El vallado de los accesos hace un mes ha hecho alzar la voz del colectivo Luzuriaga Martxan que utilizaban parte del edificio para organizar «actividades culturales». Sin embargo, Ramos insistió en que «nadie se ha puesto en contacto con nosotros». En cualquier caso, añadió, que se muestran dispuestos a «escuchar y valorar una alternativa» y en tal caso acotar dicha zona. «No se trata de una medida irreversible», indicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos