Diario Vasco

«No sabía quién era Correa, jamás hablé con él»

Esperanza Aguirre, durante su declaración.
Esperanza Aguirre, durante su declaración. / Efe
  • Esperanza Aguirre saca pecho con su obra política para distanciarse de las actividades de su exconsejero López Viejo, juzgado en 'Gürtel'

Con voz apesadumbrada, Esperanza Aguirre ha declarado al tribunal que juzga la primera época del 'caso Gürtel' (1999-2005) que no conocía a Francisco Correa ni tenía conocimiento de las empresas de su grupo que contrataron con la Comunidad de Madrid, donde la red corrupta obtuvo pingües beneficios gracias a la influyente posición del exviceconsejero Alberto López Viejo, juzgado por estos hechos en la Audiencia Nacional.

"No sabía quién era Francisco Correa, jamás hablé con él. No tenía conocimiento de sus empresas. No era mi cometido contratar", ha asegurado la expresidenta de la Comunidad de Madrid a la fiscal anticorrupción Concepción Nicolás, encargada de interrogar a Aguirre, que comparece en la vista oral como testigo.

La actual portavoz del grupo municipal del PP en Madrid se ha distanciado de las actividades de López Viejo, entonces consejero de Deportes tras su paso por la concejalía de Limpieza y Medio Ambiente del consistorio madrileño. "No era una persona de mi confianza, pero sí era la persona que organizaba los actos", ha dicho. "¿Por qué le nombró entonces viceconsejero?", ha reiterado la fiscal. "No lo recuerdo", ha respondido Aguirre.

«Los regalos de valor los devuelvo»

La testigo ha detallado que se enteró a posteriori de las actuación de López Viejo, a quien la Fiscalía le reclama 46 años de prisión. "Si se cobró por demás a determinadas empresas que después he sabido que pertenecían a Correa, pues no le digo que no", ha reconocido. Y sobre los regalos que llegaba a su despacho ha remachado: "Yo llevo muchos años en esto y cuando hay regalos de valor los devuelvo, si son cosas como comida o chocolate se lo queda el personal de mi gabinete".

Cuando más incisiva eran las preguntas de la fiscal sobre López Viejo, acusado de trocear los contratos concedidos a Special Events, entre otras empresas del Grupo Correa, Aguirre ha sacado pecho con su obra política a lo largo de sus nueve años como presidenta de la Comunidad de Madrid.

"Tenía un programa muy ambicioso. 20.000 millones de euros de presupuesto. Cada kilómetro de metro costaba casi 100 millones de euros. Hicimos 100 kilómetros. Licitamos 12 hospitales públicos, algunos con gestión privada. Inauguramos un colegio nuevo cada semana. Pusimos la enseñanza bilingüe..." Entonces, el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, le ha cortado en seco. "Esto no es una declaración sobre su programa político. Por ahí no", le ha recordado. El interrogatorio de la fiscal ha durado 45 minutos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate