Empresas de Gipuzkoa asumen pagar el coste del peaje de la N-1 a sus transportistas

Empresas de Gipuzkoa asumen pagar el coste del peaje de la N-1 a sus transportistas

El Comité Nacional comunica a las asociaciones europeas que no transiten por el territorio del 2 al 5

GAIZKA LASA

Una cosa es comulgar con la reivindicación y otra, diferente, sumarse a la medida de presión elegida para socializarla. El sector del transporte en Gipuzkoa rechaza el peaje para vehículos pesados de la N-1 que entrará en vigor en enero, pero analiza desde ayer los pros y contras de la convocatoria de paro lanzada el miércoles desde el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC).

El llamamiento del organismo que engloba a las principales asociaciones del Estado implica la suspensión del tránsito de camiones de ámbito nacional e internacional por Gipuzkoa y la anulación de las operaciones de carga y descarga dentro del territorio entre el 2 y el 5 de enero. Un gesto, asumible, para quienes están de paso. ¿Y para los locales cuya clientela es eminentemente guipuzcoana? Ni la patronal Guitrans -presente en el Comité Nacioinal a través de la federación interregional Fitrans-, ni el sindicato Hiru se han apresurado a adherirse a la huelga. Stop. Prudencia.

Ante la irremediable llegada del repudiado canon para camiones de la N-1, los transportistas del territorio han buscado la adaptación que les facilite la supervivencia. Así lo explica Esteban Muruamendiaraz, secretario técnico del sindicato Hiru. «Hace tiempo que venimos sosteniendo que los transportistas no pueden soportar el coste del peaje», reitera. Ante tal premisa, algunos transportistas ya han arrancado a sus empresas cargadoras un acuerdo para que sean ellas, como dueñas de las mercancías, quienes sufraguen el gasto añadido que supondrá al transporte el nuevo canon.

Las cifras

6,89
euros será el importe máximo del peaje: el que paguen los vehículos de más de 12 toneladas por el tramo completo Irun-Etzegarate
12.000
vehículos pesados transitan a diario por la N-1, de los cuales el 56% son extranjeros y el 44% corresponde a matrículas estatales.
-
Convocatoria de paro
Llamamiento
Suspender el servicio de transporte de mercancías en Gipuzkoa entre el 2 y el 5 de enero (tanto el tránsito como el suministro)
Alcance
El Comité Nacional apela al transporte nacional e internacional.
Sector local
El sindicato Hiru tomará una decisión en su asamblea de mañana y Guitrans analizará la convocatoria en próximos días.

La implicación que puedan tener estos pactos en el paro convocado por el Comité Nacional será analizada mañana en una asamblea en la que Hiru tomará una decisión sobre respaldar o no la huelga. Muruamendiaraz expone que «tenemos casos muy diferentes y trabajadores con condiciones muy dispares. Habrá que escuchar a todos antes de tomar una postura. Podíamos decir que ‘sí’ al paro a ciegas, pero hay que valorarlo todo y no es una decisión fácil».

Además de quienes han apalabrado la repercusión del canon al cargador, están «los que trabajan sobre todo hacia fuera», a quienes la protesta apenas influiría. Por todo ello, el secretario técnico del sindicato concluye que «decidiremos teniendo en cuenta todo». Entre los posibles resultados de la asamblea de mañana se encuentran el adherirse al paro, el no hacerlo y también anunciar otro tipo de convocatorias. Lo que en Hiru tienen claro es que «con esta medida se hace daño al cargador y a la sociedad, no a la Diputación».

En la asociación empresarial Guitrans también abordarán en las próximas horas el análisis y debate sobre las circunstancias del paro planteado. Su presidente, Mario Palacios, manifestaba tras conocer la convocatoria un mensaje de cautela hasta saber «cómo» se va a ejercer en la práctica la suspensión de las operaciones de carga y descarga así como del tránsito por las vías guipuzcoanas, y recordaba que «cada asociación tienen sus órganos de decisión».

Navarra se adhiere

La comedida reacción no ha pillado por sorpresa al propio Comité Nacional. Fuentes de este órgano señalaban ayer que «ha sido una medida acordada a nivel nacional y ahora las federaciones regionales tienen que explicarla a sus socios». Entre tanto, el propio Comité comunicaba ayer a las asociaciones europeas de transportistas el anuncio del paro. Espera «recibir su apoyo y solidaridad. Supongo que buscarán vías alternativas a Gipuzkoa durante esos días».

Las mismas fuentes reconocían que «no nos gusta tener que organizar este paro, pero nos vemos obligados por la falta de voluntad negociadora de la Diputación de Gipuzkoa. El peaje de la N-1 es un precedente que no nos podemos permitir. En Navarra ya están estudiando hacer algo similar y desde el ministerio de Fomento siempre ha estado latente esa amenaza. Es una forma fácil de obtener recursos para poder hacer más infraestructuras y satisfacer a grandes constructoras».

El Comité Nacional ya ha empezado a recibir mensajes de adhesión, una de las cuales ha llegado precisamente desde asociaciones de transportistas de Navarra, que han puesto sus barbas a remojar tras ver las del vecino cortar. El Gobierno de Navarra ha dejado recientemente la puerta abierta a la creación de un peaje en la N-121, así como a cualquier otra forma de obtener recursos, lo que ha sido percibido por los transportistas como una amenaza.

Mientras tanto, el CNTC reitera que mantiene «la mano tendida para alcanzar una solución pactada con las autoridades de Gipuzkoa». El Gobierno foral no ha valorado de momento la convocatoria de paro y anunciará el martes, en el último consejo de diputados del año, la fecha concreta en la que entrará en vigor el cobro a vehículos pesados en la N-1. La pretensión inicial era que fuera el 1 de enero aunque, si no puede ser, se retrasaría pocos días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos