San Juan 2019: Purificación y esperanza al calor del fuego

Gipuzkoa celebra el solsticio de verano con cientos de hogueras que dan el pistoletazo de salida para las fiestas locales de muchos municipios

Hoguera de Sagüés 2019. /Jose Mari López
Hoguera de Sagüés 2019. / Jose Mari López
Jorge F. Mendiola
JORGE F. MENDIOLA

La noche más corta del año se viste de fuego y magia. Cientos de hogueras repartidas en playas, plazas y barrios de las diferentes localidades guipuzcoanas animan la víspera de San Juan y atraen a los locales a disfrutar de una de las tradiciones más ancestrales.

En la capital, los festejos han arrancado antes del ocaso en la plaza de la Constitución, donde el alcalde, Eneko Goia, y concejales de casi todos los grupos de la corporación municipal bailaron alrededor del fresno, símbolo de protección frente a los rayos y las tormentas. Tras una semana de ensayos y repeticiones, el regidor jeltzale ha abierto la Esku Dantza de autoridades acompañado por sus compañeros de partido Jon Insausti, Pilar Arana, Aitziber San Román y Jaime Dominguez-Macaya. También han participado representantes de EH Bildu como Olaia Duarte o Amaia Almirall y Naiara Sampedro, esta dos últimas ya fuera de la corporación.

Los dantzaris del grupo Goizaldi han liderado los pasos de los políticos en el fandango y el arin arin y se han lucido con la Pordon Dantza, arrancando los aplausos de la plaza, que asimismo ha valorado y ha premiado el esfuerzo de los responsables públicos. Goia, animado entre bambalinas por su mujer, Leire Caridad, y dos de sus hijos, ha acaparado la mayor ovación de la tarde con su ejecución de la Axeri Dantza.

Al ser domingo, este año como novedad el fresno se ha levantado a pulso –tal como se hacía en el siglo XIX–, con la ayuda de cuerdas pero sin la presencia de grúas mecánicas, como en anteriores ocasiones. Han hecho falta siete personas para poner el tronco en vertical, pero tras varios intentos fallidos se ha optado por talar el tercio inferior para facilitar la tarea.

Lezama, el concejal más joven del Ayuntamiento, se ha estrenado en estas lides y a él correspondió el honor de bendecir el árbol de San Juan, función que hasta 2016 recaía en el párroco de San Vicente y que los últimos años ha desempeñado el jeltzale Insausti. Sobre la música de la Banda Municipal de Txistularis, el edil del PP, una de las caras nuevas del consistorio donostiarra, ha disertado sobre el cambio de estación y la necesidad de proteger a la Madre Tierra. «Estamos en el solsticio de verano. El día es más largo que la noche. Esto nos trae la esperanza de una nueva vida y este fresno es el símbolo de esa vida. Junto a él queremos sentir que somos parte de la Naturaleza. Prometer que la cuidaremos. Y como muestra de ello, lo rociaremos con el agua de la vida y encenderemos el fuego purificador. ¡Que disfruten de un buen verano!», ha deseado al público que ha llenado la plaza, entre los que ha habido no pocos turistas curiosos a los que los festejos sorprendieron entre pintxo y selfi.

Tras la Esku Dantza, una tradición recuperada en 2011 por el entonces alcalde, el abertzale Juan Karlos Izagirre, y a la que Goia no ha faltado ni una sola vez, los dantzaris han ejecutado la Soka Dantza, pieza de menor dificultad y exigencia. En total, diecisiete de los veintisiete miembros de la corporación municipal han dado la bienvenida al estío con una vuelta completa alrededor del árbol de San Juan. Por seguridad, el fresno solo ha ardido en la base, una norma establecida hace más de un siglo para proteger del fuego a los edificios de viviendas cercanos.

Aunque las emociones se han desbordado sobre todo por la noche, la fiesta ha durado todo el día. A las 11.15 de la mañana, una comitiva partió desde Sagüés con la Banda Municipal de Txistularis, dantzaris y un carro tirado por bueyes que transportaba el fresno que después sería protagonista en la plaza de la Constitución, adonde llegó a mediodía.

Arden los barrios

Ya cayendo el sol, el fuego ha tomado el relevo y se ha erigido en protagonista de las celebraciones. Hasta dieciocho hogueras se encendieron en casi todos los barrios de Donostia, siendo Txomin el más madrugador. Le siguieron Amara Berri (frente al estadio de Anoeta), Aiete (Jolastoki), Riberas de Loyola (Giusseppe Verdi), Martutene (Okendotegi), Morlans (en el parking bajo el vial), Lorea (avenida de Zarautz), Parte Vieja (Paseo Nuevo), Herrera (San Luis), Amara Viejo (Easo), Intxaurrondo (Beñat Etxepare), Antiguo (Gaskuña), San Roque, Igeldo, Oleta, Bidebieta... Muchos de estos barrios han incluido el fuego en sus programas de fiestas por San Juan.

La gran hoguera se ha prendido en Sagüés, cuya explanada Tomás Alba ha congregado a cientos de personas ávidas del calor purificador del fuego. La jornada ha calentadomotores desde el mediodía con la sardinada ofrecida por la comisión de fiestas de Gros y la kantujira desde la plaza Nafarroa Behera. A las 20 horas se ha degustado una queimada de la mano de Casa de Galicia y después Bagera Elkartea repartió flores. Una hora antes del encendido oficial, el grupo Eskola ha deleitado al público con una exhibición de bailes vascos. Con las llamas ya en su punto álgido, Iratzar se ha encargado de poner música a la romería.

Otras localidades

El calor purificador de San Juan se ha extendido por toda Gipuzkoa. Por citar algunos, en Lasarte-Oria la plaza Andatza ha sido el epicentro de los festejos con la orquesta de acordeones Zero Sette, Alboka Abesbatza y el grupo de txistularis de Erketz. En el kiosco, miembros de la corporación local se han unido a los dantzaris en la Soka Dantza antes de que el alcalde, Jesús Zaballos, procediera al encendido de la hoguera.

En Mendaro, el akelarre ha vuelto a reunir a los vecinos alrededor del fuego con tambores, antorchas y la llamada del cuerno. La magia de San Juan también ha llenado Beasain con la recogida de flores para las coronas que lucieron las participantes en la Esku Dantza, el izado del chopo y los sonidos de la 'Marcha de San Juan'. Y en Oiartzun, el barrio de Elizalde ha disfrutado de la adaptación de Mixel Etxekopar añadida a la Soka Dantza y la kutxa ha ardido con todo lo malo que allí quisieron dejar atrás.

En algunas localidades, las hogueras se convierten en el pistoletazo de salido de las fiestas patronales. Por ello, la plaza San Juan es el lugar de reunión de cientos de iruneses que han esperado la llegada de las fiestas de San Pedro y San Marcial 2019. El saludo oficial de las fiestas ha tenido lugar a las 21.30 desde el balcón del Ayuntamiento. Acto que ha sido presidido por Leire Baños, Sara Olaizola y Erkuden Lasa, jugadoras de la Real Sociedad, y que «Con un Gora Irun! Gora San Marcial!», han inaudurago las fiestas.

Tras ellos, se ha procedido a la colocación del tradicional árbol de San Juan, izado con el acompañamiento musical de la Banda de Txistularis. Jose Antonio Santano, alcalde de la localidad, ha sido el encargado de prender la hoguera de la plaza Consistorial, con la participación de la banda de txistularis.

También en Eibar arrancan sus Sanjuanes, con actividades a lo largo de todo el día, incluido el txupinazo que ha dado comienzo a las fiestas. Tras ese momento, muchos vecinos se han colocado el pañuelo festivo al cuello, de color azul, para seguir a los dulzaineros. El pasacalles de los txistularis, de la Banda Usartza, con el 'Zortziko' de San Juan, ha sido el mejor presagio de un inicio festivo muy brillante. Tras los dulzaineros han partido 56 cuadrillas que han agrupado a 1.000 jóvenes en un inicio de fiestas apoteósico. Como culminación, después del baile en la plaza de Unzaga se ha encendido la hoguera de San Juan con la participación de los homenajeados de este año.

Con la llegada del día de San Juan, Hernani afronta sus días más especiales del año. La celebración comienza con el akelarre, la ronda de San Juan y, por supuesto, la Tamborrada de Adultos. Los hernaniarras podrán disfrutar hasta el próximo jueves de la gran variedad de actividades que hay programadas.

Por su parte, Tolosa continúa con las celebraciones, que comenzaron el pasado viernes con integrantes de la Banda de Txistularis, una formación indispensable en los festejos tolosarras. Ellos fueron los encargados de encender la mecha del cohete anunciado las fiestas patronales de San Juan en Tolosa. También han sido de los primeros en encender las hogueras, primero para los más pequeños y después para los adultos.