Aires de revista en una «alocada» ópera

'La italiana en Argel', uno de los títulos más representativos de Rossini, llega mañana al Kursaal

Momento del ensayo general que tuvo lugar este jueves por la tarde. /Fotos: Usoz
Momento del ensayo general que tuvo lugar este jueves por la tarde. / Fotos: Usoz
Itziar Altuna
ITZIAR ALTUNA

La Quincena Musical acogerá mañana y el lunes su tradicional cita con la ópera representada, y lo hará con una propuesta «alocada», «llena de energía» y «fresca». Así definieron ayer algunos de sus protagonistas el montaje de 'La italiana en Argel' que llega a San Sebastián 26 años después de su última puesta en escena en la ciudad. Se trata de una de las grandes óperas de Rossini que en esta ocasión ha sido coproducida por la Quincena Musical, el Teatro Colón de Buenos Aires y el Festival de Verano de San Lorenzo de El Escorial.

El libreto cuenta las peripecias de Isabella, una dama italiana que al ir al rescate de su prometido Lindoro, preso por el rey Mustafá, naufraga en una playa de Argelia. La obra se estrenó en Venecia en 1813 y se convirtió en uno de los títulos más notables de la primera época de Rossini. La producción que llega a Donostia presentará una versión con aires de revista de los años 40, tal y como explicó el director de escena, Joan Anton Rechi. «Soy un gran amante de la música de Rossini y quería que el espectáculo transmitiera esas ganas de vivir, ese buen rollo que te da su música», admitió, y «se me ocurrió la idea de que fuera una compañía de revista la que representará 'La italiana en Argel».

La historia transcurre de una manera «trepidante», siempre «intentando que pasen muchas cosas y jugando con la dinámica de la música», explicó Rechi. En este punto, agradeció «la complicidad» del director musical y de los cantantes. «Veo que los intérpretes se divierten sobre el escenario, y eso se contagia al espectador». La producción se estrenó en el Teatro Colón de Buenos Aires en mayo y ahora se ha adaptado a los recursos técnicos del Kursaal. El director de escena ya había participado en la escenografía de otra ópera en este mismo escenario, ya que suya fue la versión de 'El barbero de Sevilla' que se presentó en la edición de 2011 de la Quincena Musical, y que trasladaba la acción a un plató de televisión.

DATOS

Título:
'La italiana en Argel'.
Director musical
Paolo Arrivabeni.
Director de escena
Joan Anton Rechi.
Intérpretes:
Mariana Pizzolato, Nahuel di Pierro, Santiago Ballerini, Joan Marín Royo, Sebastià Peris, Arantza Ezenarro y Alejandra Acuña. Junto a la Orquesta Sinfónica de Euskadi y el Coro Easo.
Lugar:
Auditorio Kursaal.
Fecha y hora:
Mañana y el lunes, a las 19.00 horas.
Precio:
Entre 11 y 94 euros.

La dirección musical de este montaje recae en el maestro Paolo Arrivabeni, uno de los grandes especialistas actuales en la dirección de óperas italianas del siglo XIX, y en concreto, del repertorio belcantista al que pertenece Rossini. El director italiano admitió que Rossini es un compositor «muy difícil» de interpretar, ya que sus obras requieren de una «gran precisión» y «perfecta coordinación» con la dirección artística, como ocurre en este montaje, dijo. Arrivabeni señaló que la estructura musical de esta obra funciona de forma «perfecta», lo que lo convierto en un espectáculo «fresco».

Una obra muy exigente

La mezzosoprano italiana Marianna Pizzolato encabeza el reparto vocal, en el rol de Isabella. Considerada una especialista en el repertorio rossiniano, así como en la época barroca y el siglo XVIII, la cantante italiana admitió que la de Isabella es uno de sus personajes favoritos para interpretar. Para Pizzolato es la segunda ocasión que participa en la Quincena Musical, ya que en 2015 actuó como solista en un concierto dedicado a la figura de Rossini junto al Orfeón Donostiarra y la Orquesta de Cadaqués. Una velada que guarda en su memoria, tal y como contó ayer, pues fue la última ocasión que se puso a las órdenes del recordado director Alberto Zedda.

Junto a la cantante italiana completan el elenco de solistas el bajo Nahuel Di Pierro (Mustafá), el tenor Santiago Ballerini (Lindoro), los barítonos Juan Martín-Royo (Taddeo) y Sebastià Peris (Haly), y las sopranos Alejandra Acuña (Zulma) y la donostiarra Arantza Ezenarro, que interpretará el papel de Elvira, la mujer de Mustafá, a la que el rey quiere reemplazar por Isabella, y a la que ésta última le enseñará cómo dominar a los hombres. «Vocalmente es un papel exigente, porque Elvira está en todos esos momentos caóticos», admitió la cantante donostiarra.

Fiel a su cita con la ópera en la Quincena, la Orquesta Sinfónica de Euskadi volverá a estar en el foso, en lo que supondrá su «arranque de temporada», tal y como señaló el director general de la OSE, Oriol Roch. Otro compañero de viaje habitual en estos montajes es el Coro Easo, que volverá a colaborar en esta ópera, tal y como lo hiciera en su representación de 1992, entonces en el Victoria Eugenia -uno de los participantes en aquella función, Félix García, volverá a formar parte del coro en esta producción-. Los dieciocho componentes del coro asumirán un papel «destacado» en la historia ya que su presencia será «constante», tal y como señaló su director, Sergio Pedrouso. «Es una obra muy exigente para nosotros, con muchos cambios de vestuario».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos