Alejandro Sanz, un chaval que pisaba fuerte

Con las fotos del artista madrileño, que despuntó con 'Viviendo deprisa', se forraron miles de carpetas a principios de los años 90

El artista, en una imagen de sus inicios./
El artista, en una imagen de sus inicios.
YOLANDA VEIGA

Los chavales ya no van al instituto con la carpeta bajo el brazo. Es que no van ni al instituto porque la ESO ha desdibujado la frontera entre ser un niño y hacerse mayor, que antes estaba fijada a los 14, cuando se acababa el cole y la merienda y empezabas el BUP. Entonces te compraban una carpeta, un clasificador decíamos, y era costumbre que se hizo ley forrarla con fotos de artistas. Principalmente cantantes, algunos actores y, en menor proporción, futbolista.

Tendrán muchos en casa todavía esa carpeta, porque además solía ser solo una, que iba envejeciendo durante los cuatro años, como recordatorio en fotos antiguas de la adolescencia que vivimos. No es el caso personal, pero muchas chicas (en femenino porque eran amplia mayoría) forraron la carpeta con fotos de Alejandro Sanz (Madrid, 1968). Las chicas que entonces tenían 14 ó 15 años y hoy tienen 40 porque el madrileño despuntó en 1991, con el álbum 'Viviendo deprisa' (su carrera había empezado en 1988). Él tenía ya 23 años, aunque el rostro aniñado, ni un pelo de barba y la gomina le hacía parecer más chaval de lo que ya era.

Más que el éxito de un álbum, aquello fue el fenómeno de una canción, 'Pisando fuerte' ('Son tan fuertes tus miradas / elegantes y estudiadas / yo soy solo un adolescente / pero entraré en tu mente / pisando fuerte / pisando fuerte...'. El título ni que pintado. Porque desde entonces todo ha sido crecer. Casi treinta años de carrera, once álbumes de estudio y varios pelotazos, entre ellos 'No es lo mismo' o 'Corazón Partío', que dejó casi pequeño el 'boom' de 'Pisando fuerte'. Los premios se cuentan por decenas y hace tres años fue investido doctor 'honoris causa' por la Universidad de Berklee.