El Jazzaldia se deja ver

El Escenario Verde y las terrazas del Kursaal ultiman su equipamiento para la jornada inaugural, en la que recibirán a Rubén Blades y el Jazz Band Ball

Las principales estructuras del Jazzaldia ya están colocadas, con el gran Escenario Verde al fondo, sobre la arena de La Zurriola. /SARA SANTOS
Las principales estructuras del Jazzaldia ya están colocadas, con el gran Escenario Verde al fondo, sobre la arena de La Zurriola. / SARA SANTOS
Ricardo Aldarondo
RICARDO ALDARONDO

Después de seis días de intenso trabajo, ya están levantadas y casi preparadas todas las infraestructuras del Jazzaldia, y especialmente la del gran Escenario Verde de la playa de la Zurriola, donde mañana a las 21.00 horas actuará el maestro de la salsa Rubén Blades, como estrella principal de los ocho conciertos en los cuatro escenarios de la trasera del Kursaal que conforman el Jazz Band Ball.

En la mañana de hoy llega la última pero fundamental etapa para el Escenario Verde: el equipo de luz, que se probará esta noche para dejarlo todo a punto, y el de sonido. «Hemos tenido suerte con el tiempo, ha llovido», relataba ayer Jose Ignacio Abanda, director de producción de Donostia Kultura y responsable del montaje de todos los escenarios del Jazzaldia. Puede parecer contradictorio, pero los técnicos suspiran estos días por un tiempo nublado pero sin viento, para que no haya mucha gente en la playa, y así molestar lo menos posible. «Toda la zona del Kursaal es muy sensible, hay que mover mucho material y empezamos los trabajos a las siete de la mañana cada día para evitar en lo posible los cortes de circulación de la gente, y reducir las molestias a los bañistas con el ruido. Pero ha ido muy bien todo e incluso hemos ido con algún tiempo de adelanto», añadía Abanda.

El jueves pasado comenzaron los trabajos con la retirada de mobiliario urbano y el viernes ya se empezaron a ensamblar las primeras piezas. Hay que montar un escenario que ocupa 26 metros de anchura y doce de fondo, que está a una altura de doce metros sobre la arena y que tiene nueve metros entre el tablado y la cubierta. Y este año se ha reforzado toda la estructura con dos torres más, para ofrecer más posibilidades al equipo de iluminación. «Cada año se va incorporando algo, y veíamos que era conveniente aumentar la capacidad de carga de la cubierta, para ampliar el equipo de iluminación».

Cuatro escenarios se alternarán mañana desde las 19.30 en La Zurriola en la gran fiesta de apertura

La coreografía es milimétrica. El acceso para los vehículos del equipamiento es por el espigón, con dirección única: «Hay que coordinar la llegada y salida de los vehículos de las distintas empresas, porque no pueden pasar dos a la vez». Es solo una de las peculiaridades del recinto que conforman el Escenario Verde de la arena de La Zurriola, y los otros tres escenarios colocados en las terrazas del Kursaal y que van en los mismos emplazamientos de los últimos años, el espacio Frigo en la entrada general junto al río, la terraza Heineken en la zona superior, y el espacio Coca-Cola, en el paseo junto a la playa.

Comienzo a ritmo de salsa

En todo ese espacio tendrá lugar mañana a partir de las 19.30 horas la gran fiesta inaugural, y con entrada gratuita, que es el Jazz Band Ball, con sus ocho conciertos, hasta la una y media de la madrugada aproximadamente, sucediéndose entre los cuatro escenarios.

El punto álgido de la noche será a ritmo de salsa. La estrella en esta ocasión es Rubén Blades, maestro del género, y del jazz latino en general, compositor e intérprete que ha creado canciones tan legendarias como 'Pedro Navaja', 'Plástico', 'Ligia Elena', 'Buscando América' o 'María Lionza', algunas de ellas en su etapa junto a otro grande del género, Willie Colón. Juntos crearon un disco tan definitivo como 'Siembra' en 1978. Música latina en todo su esplendor, que también se deja llevar por el funk y el jazz y que en La Zurriola tendrá el apoyo de la Roberto Delgado Salsa Big Band, agrupación de trece músicos con refuerzo en los imprescindibles metales en la sección de viento.

Bladés emprendió esta gira como su despedida, al menos de su legendario repertorio de salsa

Tiene un componente emocional extra la visita de Rubén Blades al Jazzaldia: ya a comienzos de este año el panameño ha venido anunciando que esta es su gira de despedida, al menos en cuanto al repertorio de salsa que le ha caracterizado desde que comenzó a cantar profesionalmente en 1970. La semana pasada cumplió los 70 años, y en mayo publicó el álbum 'Medoro Madera', en el que se vuelca en recuperar algunos clásicos de la música afrocubana.

En la tarde noche de mañana habrá otras muchas posibilidades musicales. Lo más divertido y excitante puede ser Too Many Zooz, jazz callejero como segundo plato para el escenario Verde. Pero también estará el Bruce Barth Trio llevando al jazz la música de Grateful Dead; el jazz contemporáneo y fogoso de la escudería de John Zorn con Endangered Blood; Go Go Penguin como abanderados del nuevo jazz británico, o el virtuosismo del guitarrista Julian Lage.

También en Alderdi Eder

Pero el Jazz Band Ball se extenderá mañana también a Alderdi Eder, donde el Espacio Skoda ofrecerá dos conciertos con Old School Funky Family (19.30 horas) y Dick Oatts & Víctor de Diego Quintet (22.00).

Aunque mañana es un día de calentamiento, un tercer espacio pondrá las primeras notas jazzísticas por la mañana, en el Museo San Telmo, donde cada día a las 11.30 horas tendrá lugar una conferencia de Patri Goialde sobre uno de los grandes del jazz, seguida de un concierto, en este caso ofrecido por Conrad Hewig-Carlos Martín Quintet.

Llegan hoy los primeros músicos al Jazzaldia: Rubén Blades, que viaja en autobús con su banda de gira, Julian Lage y Bruce Barth que también estarán en el Jazz Band Ball, y una madrugadora Mary Stallings, que actúa el viernes en el Victoria Eugenia. Y mañana, muchos más.

Más sobre el Jazzaldia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos