La niña a la que Santiago Segura asesinó para promocionar la Semana de terror

Ainara Rubio tenía 12 años cuando Juanma Bajo Ulloa la vio desde un balcón y le propuso participar en un cortometraje. Hoy, más de dos décadas después, recuerda la anécdota y cuenta qué ha sido de aquella cría

Ainara Rubio, frente a la fachada del Principal de San Sebastián, decorada con motivo de la Semana de Cine de Terror./ MIKEL FRAILE
Ainara Rubio, frente a la fachada del Principal de San Sebastián, decorada con motivo de la Semana de Cine de Terror. / MIKEL FRAILE
Ainhoa Iglesias
AINHOA IGLESIASSAN SEBASTIÁN

Es menuda, de tez pálida e impresionante melena natural de color platino. Ainara Rubio conserva la misma belleza hipnótica que hace 24 años provocó que Juanma Bajo Ulloa la convirtiera en actriz por unos días para uno de sus cortometajes. «Una experiencia divertidísima», recuerda.

Corría el año 1994 cuando la Semana de Cine Fantástico y de Terror encargó al cineasta vitoriano que recogiera el ambiente del certamen en una cinta. A Bajo Ulloa le habían pedido un reportaje, pero tal como recogió entonces en un artículo de El Diario Vasco el periodista Ricardo Aldarondo, «él se entregó a fondo e inventó y planeó como si escribiera un guion de cine». Justo en ese momento apareció ella. «Estaba paseando con mis amigas cerca del Principal. De pronto unas personas me llamaron: '¡eh, niña, espera!' Me dijeron que Juanma me había visto desde un balcón y que quería conocerme porque encajaba a la perfección en un proyecto que tenía entre manos. Yo era muy responsable pero también tenía mucha cara, así que les respondí que llamaba a mi madre y nos plantábamos donde nos dijeran».

Dicho y hecho. Ainara conoció a Bajo Ulloa en una fiesta - «me llevé a todas mis amigas»- y unos días después estaba frente a una claqueta esperando a que gritaran ¡acción! Tenía 12 años. «No me costó nada meterme en el papel. A esa edad todo es un juego. Recuerdo que me pidieron que fuera vestida como el día en que me vieron en la Parte Vieja, es decir, con un pichi de cuadros y una camiseta de canalé de color gris. ¡Muy de los noventa!», se ríe. Un 'look' muy diferente al que hoy, 24 años después, luce frente al Principal. «Me encanta recordar aquella anécdota, Karra Elejalde y Santiago Segura se portaron de maravilla conmigo. Me reí mucho. También Juanma Bajo Ulloa y José Luis Rebordinos fueron fantásticos. Eran los primeros años de la Semana de Cine de Terror y todo el mundo se implicaba muchísimo. Todo era un poco loco. Recuerdo que hasta el público acabó gaseado en el teatro».

El argumento del vídeo, que se proyectó en la Semana de Terror de 1995, gira en torno al director de un cortometraje, Santiago Segura, que anhela erigirse en vencedor del festival. Trata de convencer al público para que le vote, pero al darse cuenta de que ha obtenido un cero, termina con todos los espectadores de la sala y con la extravagante directora a la que da vida Ainara Rubio. La única persona que sobrevive es el personaje de Karra Elejalde, al que Santiago aprecia porque con su cine-club parroquial ayuda a los jóvenes a alejarse de la droga.

Una vida alejada del cine

A pesar del cariño con el que guarda aquella experiencia cinematográfica en la memoria, Ainara Rubio solo conserva una cinta de VHS y la «preciosa casualidad» de su primera y única vivencia como actriz. «Mi vida no tiene mucho que ver con la niña que interpretó a una directora de cine y que acabó asesinada e introducida en el retrete», informa. De hecho ya no camina con la despreocupación de entonces. «¡Hoy voy acelerada! Tengo un montón de cosas que hacer antes de recoger a mi hija en el colegio».

Dos décadas son mucho tiempo. Ainara Rubio lo ha invertido en labrarse una sólida carrera profesional relacionada con la banca, en formar una familia y en continuar cultivando una de sus grandes pasiones: la danza. Reconoce que alguna vez han vuelto a llamarla para ofrecerle participar en proyectos relacionados con el cine, mas no ha encontrardo la manera de hacer cuadrar sus objetivos personales con la exingencia de disponibilidad que requiere un rodaje.

Aunque de momento no es una opción que le «apetezca priorizar», Rubio asegura que no descarta decir que sí algún día. «Siempre he sido muy blanca, muy como la niña de 'Poltergeist' o la de 'El pueblo de los malditos'. Seguro que si en algún momento me entra el gusanillo alguien me puede hacer un hueco», bromea.

Noticia de 1994 en la que se menciona a Ainara Rubio.
Noticia de 1994 en la que se menciona a Ainara Rubio.

Le hace una ilusión tremenda leer la noticia de 1994 en la que el compañerto de El Diario Vasco Ricardo Aldarondo resumió su periplo. «Tengo el recorte en casa pero alguna vez me he empeñado en buscarlo y no lo encuento», dice. «Ya no lo pierdo», promete.

Echa un vistazo al móvil y se disculpa, tiene que ultimar los detalles de Halloween. «No voy a pasarlo en el cine, me toca ejercer de madre y organizar una fiesta para mi hija y sus amigos», concluye.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos