La Capadocia de Treviño

Ruta por las cuevas artificiales que los visigodos abrieron en Álava y que se convirtieron en necrópolis medievales con tumbas antropomorphas

La Capadocia de Treviño
DV

Al igual que en las llanuras de Anatolia, Turquía, los primeros cristianos excavaron en Treviño ermitas rupestres y viviendas troglodíticas cuya visión resulta inquietante. Laño, un pequeño pueblo de este enclave burgalés en el corazón de Álava, es el mejor lugar para disfrutar de estas cuevas artificiales. Conocidas como Gobas, fueron abiertas a pico por los visigodos para establecer en ellas sus viviendas y sus templos. Siglos después de que los eremitas las abandonaran, fueron convertidas en una necrópolis medieval, por lo que se hallan horadadas por decenas de tumbas antropomorfas.

Ficha técnica

Provincia:
Álava
Dificultad:
Fácil
Modo:
A pie
Temporada:
Otoño
Duración:
2 h
Distancia:
6,92 km

Laño

Una ruta fascinante en torno a Laño nos lleva al encuentro de dos conjuntos de cuevas muy interesantes, el de Laño y el de Santorkaria. Por si fuera poco, el paseo nos regala una caminata inolvidable por un hayedo donde el silencio sólo se ve roto por nuestras pisadas en la hojarasca. Comenzamos a caminar desde la plaza de Laño, en cuya fuente generosa podemos llenar la cantimplora. Seguimos las señales del GR-38 que indican hacia las Gobas y Albaina. Cinco minutos por carretera nos llevan hasta una pista donde las señales corroboran el buen rumbo. No tardamos en llegar a unos escalones y una bifurcación. La ruta sigue por la derecha, pero antes giramos a la izquierda para visitar las Gobas de Laño.

Cómo terminar el día

Las iglesias más antiguas, Faido

En plena época visigoda, los parajes de Kruzia y San Miguel fueron habitados por eremitas. Eran comunidades cristianas que hablaban en latín y vivían de forma sencilla, alejadas de los lujos de la jerarquía de la iglesia de la época. Excavaron grutas artificiales para habitarlas y convertirlas en templos y lugares de culto. Algunas de las cuevas presentan varias estancias, con puertas y ventanas, y en sus paredes se conservan representaciones y grabados de simbología cristiana. En Faido, un breve paseo, perfectamente señalizado con postes y paneles informativos, nos acerca a la ermita rupestre de laVirgen de la Peña. Aferrada a un risco, la iglesia más antigua de Euskal Herria fue excavada inicialmente en el siglo IX, añadiéndose la construcción exterior, de estilo románico, en el XII. En su interior, la excavación original creció hasta llegar a tres plantas e incluyó un coro. El templo posee algunas pinturas murales de bellísima factura y sus remodelaciones finalizaron en el siglo XVIII con la sustitución del retablo original por uno neoclásico tallado en la roca viva. Para visitar el interior de la ermita, es preciso solicitar la llave a los vecinos de Faido.

El valle del río Ayuda

Como un auténtico tesoro perdido en el Condado de Treviño, encontramos el valle del río Ayuda, un soberbio paraje natural esculpido por las aguas del río, que ha abierto en los materiales terciarios de la zona un hermoso cañón que se cuenta entre los más bellos de Euskal Herria. A diferencia de otros desfiladeros, el del río Ayuda carece de grandes paredes verticales y de escarpes rocosos, por lo que el excursionista no se siente atrapado por la garganta, como ocurre en la mayoría de los cañones. Las suaves laderas que cierran el estrecho valle están pobladas por una exuberante vegetación que constituye todo un oasis en las ásperas llanuras de Treviño. Hayas, robles, encinas, fresnos y boj cubren las orillas del río, cuyas aguas cristalinas son una constante invitación al baño, para el que existen varias pozas. Los cercanos tejos de Arangachi, árboles milenarios ocultos en las profundidades del barranco de Arrola, son un encanto añadido a un paisaje que nos sumerge en entornos vírgenes, nunca humillados por la mano del hombre. El pequeño pueblo de Sáseta, apenas a 9 kilómetros al norte de Laño, es la puerta de acceso a los senderos que se adentran en el curioso valle del río Ayuda.

 

Fotos

Vídeos