Biotopo desprotegido

El surfista debarra Oier Bartolomé denuncia en un vídeo la acumulación de plásticos en el flysch de la costa guipuzcoana. «El problema y la responsabilidad es de todos»

Amaia Chico
AMAIA CHICO

Cada vez que Oier Bartolomé, o cualquiera de sus compañeros de ola, salen del agua de surfear vuelven a casa con cuatro o cinco plásticos que se encuentran por el camino. Pero ayer la acumulación de residuos era mayor. Vergonzante. Y este surfista debarra, amante de las olas y del extraordinario paraje natural que ofrece el Geoparque de la costa guipuzcoana, decidió grabar un pequeño vídeo de denuncia que en apenas unas horas se ha hecho viral. «La situación no es nueva», lamenta, pero no viene mal recordar que «el plástico no se degrada y que todos estos residuos que las olas y las corrientes llevan y traen se van acumulando» en zonas que 'oficialmente' se encuentran protegidas como este biotopo.

«El vídeo ha tenido mucho más eco del que pensaba», asegura. Un hecho que le «alegra» si sirve para remover conciencias y lograr que esta llamada de atención sirva para reducir los vertidos a los mares, pero que al mismo tiempo le «entristece» porque, pese a las campañas de sensibilización, se siga encontrando con esta basura en uno de los rincones naturales más impresionantes del territorio.

«Se suelen hacer campañas de recogida, pero la raíz del problema es que el mar está muy sucio por el uso indebido de los plásticos y el reciclaje penoso» que se realiza, constata. Oier Bartolomé recuerda que es «responsabilidad de todos» colaborar activamente para que los plásticos, que «no se degradan» -recalca- terminen en los fondos marinos o flotando y cubriendo las costas. «Hay otros sitios, como las playas, que se limpian más a menudo, pero el flysch es de difícil acceso» y la limpieza de estas hendiduras rocosas por donde se cuelan y se almacenan los restos de plástico es más compleja.

Geoparkea se hizo también eco del mensaje que Oier difundió a través de las redes sociales y, a través del mismo medio, le contestó que «desgraciadamente es un tema que no nos sorprende». «Hace tiempo que estamos preocupados. El mar nos ha dado una nueva lección y nos está devolviendo el daño que le hemos hecho con la misma moneda». La entidad que cuida y gestiona el flysch de la costa guipuzcoana que discurre entre Zumaia, Deba y Mutriku asegura que seguirá haciendo campañas de limpieza y, «sobre todo, acciones de concienciación ya que este es el origen del problema, la actuación del ser humano. Vivimos en un planeta increíble pero sus recursos no son ilimitados y todas las alertas han vuelto a saltar una vez más. No hay otra solución: cuidar nuestro entorno y seguir concienciándonos».

Oier Bartolomé seguirá participando en esas campañas de recogida de plásticos en el paraje en el que surfea cada vez que puede, y se seguirá llevando a casa las botellas y restos que encuentre entre las rocas, pero no es suficiente. «Estos es cosa de todos», insiste.

La Diputación llama a la concienciación

Las Direcciones de Medio Ambiente y de Turismo de la Diputación lamentan profundamente el estado lleno de plásticos en el que ha aparecido estos días el Flysch de la costa guipuzcoana. El ente foral asegura que seguirá trabajando en el programa Life Lema y la limpieza de playas para evitar que residuos como los que han aparecido en el Flysch lleguen a las costas guipuzcoanas.El programa Life es un proyecto piloto cofinanciado por la Comunidad Europea que proporcionará una guía metodológica a las autoridades locales para la gestión eficaz de las basuras marinas flotantes.