San Telmo se asoma a Polloe

El museo inaugura una exposición protagonizada por la muerte y todo lo que hay a su alrededor

La muestra 'Heriotza. Ante la muerte', en imágenes. /USOZ
La muestra 'Heriotza. Ante la muerte', en imágenes. / USOZ
Borja Olaizola
BORJA OLAIZOLASan Sebastián

'Heriotza. Ante la muerte'. Así se titula la exposición que desde hoy se puede ver en el museo donostiarra de San Telmo, un completo recorrido por el capítulo final de la vida y todo lo que gira a su alrededor. La muestra, que permanecerá abierta hasta finales del mes de mayo, repasa las diferentes caras que la muerte adopta en la cultura universal, a la vez que invita a reflexionar sobre un tema con tantas perspectivas como seres humanos hay en el mundo. La exposición es el resultado de dos años de trabajo en el que han intervenido, además del personal del museo, especialistas en diferentes campos relacionados de una u otra forma con el fin de la vida: antropólogos, forenses, filósofos, académicos y un largo etcétera.

La directora de San Telmo, Susana Soto, ha recordado que la muestra empezó a fraguarse hace ya un par de años. «El propósito inicial era mostrar la riqueza de los fondos en torno a los rituales de la muerte que conservamos en el museo, aunque una vez que empezamos a trabajar vimos que se nos abría un camino mucho más amplio». Una de las claves del proyecto, añadió la responsable de San Telmo, fue la implicación del catedrático de la Universidad de Deusto José Ángel Achón, que se ha hecho cargo del comisariado de la exposición. «Fue a partir de una serie de reflexiones que compartimos con él cuando decidimos incorporar a la muestra aportaciones teóricas para intentar que fuese algo más que una simple exposición de objetos artísticos».

Alrededor de la exposición, en efecto, gravita una pequeña galaxia de actividades abiertas al público que tienen como objetivo suscitar una reflexión en torno a la muerte. Hay mesas redondas, charlas, conferencias, talleres, recitales y hasta un 'death cafe', «un encuentro para hablar libremente de la muerte y su proceso en compañía frente a un café y un bizcocho». Ese conjunto de iniciativas que se desarrollarán en paralelo a la exposición constituyen una de sus razones de ser, ha explicado el propio profesor Achón, que ha recordado que uno de los objetivos de 'Heriotza. Ante la muerte' es proporcionar el mayor volumen posible de información para que los visitantes tengan elementos de juicio suficientes para reflexionar sobre el fin de la vida. «Hemos evitado los dogmatismos y hemos hecho un planteamiento de máximo respeto huyendo de contenidos macabros o frívolos. La idea es que el visitante tenga un conocimiento del universo que gira en torno a la muerte y que se enfrente a un tema del que cuesta hablar para que saque sus propias conclusiones».

Nuevas perspectivas

Eneko Goia, el alcalde de Donostia, se ha felicitado por la oportunidad de una exposición «en torno a un tema de máxima actualidad como es el de la muerte». El mandatario municipal ha recordado las nuevas perspectivas en torno al fin de la vida que subyacen en los libros del escritor israelí Yuval Noah Harari, autor del fenómeno editorial 'Sapiens'. «En el segundo de sus libros, que se titula 'Homo Deus', el escritor afirma que el ser humano no solo ha matado a Dios, sino que ahora busca la inmortalidad a través de la biomedicina. Es una reflexión muy interesante porque hoy en día es cada vez más difícil afrontar la muerte, que está pasando de tener la consideración de fenómeno natural a convertirse en un fallo del sistema». Goia recordó que las sociedades modernas dan la espalda a la muerte y se alejan de ella como si fuese un tabú, algo parecido a lo que ocurrió durante siglos con el sexo.

La exposición está dividida en seis grandes áreas que exploran las actitudes que el ser humano ha tenido y tiene ante la muerte. En la parte inicial se exploran los miedos y los ritos que acompañan a la muerte en diferentes culturas. Hay espacio también para la trascendencia y la forma en que las religiones han abordado el fenómeno con la presencia en este apartado de un audiovisual en el que diferentes personas hablan sobre lo que supone para ellas la muerte. También hay un espacio para la fantasía, con todo lo que ha generado el fin de la vida en campos como el cine o los cómics. La exposición se cierra con un repaso a los avances tecnológicos y lo que representan en ese camino hacia una inmortalidad que algunos comienzan ya a dibujar en su imaginación.

A sus propio fondos artísticos el museo ha sumado préstamos y cesiones de un amplio elenco de instituciones y colecciones tanto públicas como privadas. En el catálogo que se ha publicado pueden verse textos del profesor José Ángel Achón, de Lourdes Herrasti y Francisco Etxeberria, además de Juanjo Madariaga, Iñaki Olaizola, Alfonso Pérez-Agote y Arantza Etxeberria.

Un gran armazón teórico

Pocas exposiciones tienen un armazón teórico tan sólido como la que acoge San Telmo. Basta con echar un vistazo a las actividades programadas para comprobar el esfuerzo que ha hecho el museo en el terreno de la construcción del relato. El programa se abre este mismo miércoles con una mesa redonda titulada 'Diálogo entre religiones', moderada por Gorka Urrutia, director del Instituto de Derechos Humanos, en la que intervendrán Maya Amrane (islam), Alistair Baird (budismo) y Marije Goikoetxea (catolicismo). Será a las 19.00 horas en el salón de actos del museo. La entrada será libre.

El viernes de esta misma semana se celebrará un 'death cafe', es decir, un encuentro con el propósito de hablar de la muerte frente a un café. Para participar en la actividad, que está organizada por la Asociación Bidegin, hay que apuntarse llamando al teléfono 943 481 561.

El filósofo Javier Sádaba será el protagonista de otro de los actos, una conferencia con el título 'Morirse y morir' que impartirá el 21 de marzo en el museo y que abordará asuntos como la inteligencia artificial, el dolor, la eutanasia o el miedo. Un día más tarde se proyectará el documental 'Aulki hutsak', dirigido por Iñaki Peña, que gira en torno a la muerte, el duelo y la esperanza. Después de la proyección tendrá lugar una tertulia en la que participarán el propio Peña e Izaskun Andonegi, de la Asociación Bidegin.

La programación completa puede consultarse en la web de San Telmo. A destacar entre las muchas actividades programadas un recital que se titula 'Canto, arpa y poesía para un epitafio incompleto', el 27 de abril, y un coloquio sobre 'Una realidad silenciada. El suicidio de los adolescentes', el 10 de mayo.