Mi museo favorito de Gipuzkoa

El viernes se celebra el Día Internacional de los Museos. Seis personajes eligen su preferido, en un sorprendente menú

Museo del ferrocarril de Azpeitia. /
Museo del ferrocarril de Azpeitia.
Mitxel Ezquiaga
MITXEL EZQUIAGASan Sebastián

Quizás no son los museos más importantes, pero sí los más queridos. El viernes se celebra el Día Internacional de los Museos y pedimos a seis guipuzcoanos que elijan su favorito dentro de nuestras mugas. El menú resulta tan variado como sorprendente, un puzzle con la oferta que hay en Gipuzkoa.

Santi Eraso tira hacia su Tolosa natal, el Topic y la confitería de Gorrotxategi. Mari Carmen Garmendia también elige su pueblo: el Zumalakarregi de Ormaiztegi. Fernando Golvano apuesta por uno aún cerrado: Chillida-Leku. Gabriella Rannelli selecciona Albaola, en Pasaia. Soco Romano pone el foco en el del Ferrocarril de Azpeitia y Pedro Astigarraga riza el rizo al destacar Aranzazu, que no es 'oficialmente' un museo pero supone, según destaca, la mejor muestra de la arquitectura y el arte contemporáneo vascos.

Es una elección que tiene algo de juego. Pedimos a nuestros consultados que obvien los 'grandes', como San Telmo o el Aquarium. Y aceptan. Santi Eraso, exdirector de Arteleku y 'cerebro' del programa de Donostia 2016, mira a su su pueblo. «Por aquello de tirar para casa y porque además es especial, tendría que empezar por el Topic, el museo del títere de Tolosa, pero también propongo el de la Confitería impulsado por el gran José María Gorrotxategi y que ahora a duras penas sobrevive. Tan solo por el reconocimiento que se merece su fundador las instituciones deberían prestarle más atención».

Santi Eraso se anima con las recomendaciones. «El Museo Zumalakarregi de Ormaztegi es fundamental para conocer el siglo XIX y el inicio de nuestra contemporaneidad. También me llamó mucho la atención el Museo de la Industria Armera de Eibar. Como sorprendente, curioso y algo kitsch, el de la Sokatira de Nuarbe. El Archivo de los Benedictinos en Lazkao tiene excelentes materiales para interpretar la historia del nacionalismo y, en concreto, de la banda terrorista que tanto dolor ha causado. Esa memoria, que por la dignidad de todas las víctimas sin excepción no debemos olvidar, tiene en este archivo una piedra angular fundamental para construir el futuro»

Trenes y carlistas

Soco Romano, exdirectora del Museo Naval de Donostia, mira a Azpeitia. «Elijo el Museo Vasco del Ferrocarril por el trabajo que ha ido realizando en torno al patrimonio ferroviario, y no siempre en condiciones fáciles. Posee la mejor colección de trenes de vía estrecha de la Península Ibérica y una de las mejores a nivel europeo. El patrimonio arquitectónico recuperado incluye la estación del tren del Urola de Azpeitia de 1924, las cocheras, los antiguos talleres y el taller mecánico, con su equipamiento de 1925, que ya en sí es una pieza de museo. De las 13 locomotoras de vapor recuperadas siete están en marcha». Romano destaca la posibilidad de viajar en trenes de vapor de verdad, «una experiencia única». Y destaca el papel de la Asociación de Amigos del Museo.

Imágenes de Albaola, Museo Zumalakarregi y el Topic de Tolosa. / DV

El arquitecto donostiarra Pedro Astigarraga, director de Mugak, la bienal de Arquitectura del País Vasco, propone Aranzazu, que no es un museo como tal «aunque para mí es el mejor. Por un lado es una obra arquitectónica única de la segunda mitad del siglo XX, construida por Sainz de Oiza, y además incluye aportaciones artísticas de todos nuestros grandes creadores del siglo XX, desde los apóstoles de Oteiza hasta las puertas de Chillida o la cripta de Basterretxea». Pero Astigarraga no olvida el Museum Cemento Rezola en Añorga, «una obra deliciosa del estudio de Peña Ganchegui en la vieja escuela y gestionada con gran talento en su política de exposiciones».

Gabriella Ranelli de Aguirre, neoyorquina afincada en Donostia hace años, especializada en turismo y gastronomía, elige Albaola, en Pasaia, sobre todo si se llega en barco. «Es fascinante cómo muestra la vinculación de los vascos con el mar y cómo construye el viejo galeón del siglo XVI que irá a Red Bay en un viaje al que me encantaría sumarme». Ranelli, experta en introducir al turista extranjero en la cultura vasca a través de su empresa Tenedor Tours, destaca también el Caserio Igartubeiti y la magia del Topic de Tolosa.

Mari Carmen Garmendia, exconsejera de Cultura, no duda: el Museo Zumalakarregi de Omatiztegi, su pueblo. «Es un museo pequeño, levantado en una vieja casa del centro del pueblo que los vecinos conocíamos bien. Aunque está monográficamente dedicado al siglo XIX, la figura de Zumalakarregi y las guerras carlistas, está gestionado con muchísima imaginación y talento».

El profesor y comisario artístico Fernando Golvano recuerda «el magnífico» Chillida-Leku. «Me alegra saber que tras años de acceso limitado pueda abrirse a todo el público. Es un patrimonio familiar, que con tanto ahínco defienden su hijos,pero la obra de Chillida es un patrimonio cultural que merece una apertura y una colaboración de las instituciones vascas. En el horizonte próximo está prevista una reapertura con una nueva gestión y con nuevas funciones y programas. Celebrémoslo».

Pero Golvano no olvida San Telmo. «Es valiosa su programación de exposiciones y ha crecido mucho en actividades. Pero su colección de arte contemporáneo necesitaría un impulso mayor».

Más información

 

Fotos

Vídeos